la unica diferencia entre la realidad y la ficción es que la ficción debe ser verosímil .- mark twain


mis padres fueron radicales, yo soy peronista, lo de progre vino por default. no entiendo la gracia de guardar secretos, nunca pude hacerlo; siempre lloro en todas las sesiones con mi analista así no siento que desperdicio 300 pé.

dos referencias básicas a la
hora de leer el blog: isidora es mi gata e inés mi psicóloga. con ellas conformamos el triángulo isóceles que perpetúa mi desequilibrio interior. y mis amigos, claro, protagonistas estelares de los numerosos diálogos que rellenan este blog. y mi mamá y mi papá que son los culpables de todos mis problemas emocionales (gracias freud).
que les sea leve, pues.


la vida no es como uno quiere. es como es (mirta legrand)

Buscar este blog

dijo de belén el caricaturista historiador bobrow: "el idiolecto de la autora de este blog asume todos los tópicos culturales más políticamente incorrectos de occidente sin por ello asumir su carga ideológica".

viernes, 22 de junio de 2012

hola, vengo por el aviso

me llamaron para hacerme una entrevista para laburar en un colegio privado muy top.
estuve una hora viendo que ropa de la que tengo parece no tan zaparrastrosa. me puse hasta perfume, porque mi vieja siempre decía que la alcurnia primero que todo se huele (?).
llegué y hablé con la mesa de entrada. ah, si, belén, la estabamos esperando.
el guardia de seguridad me abre la puerta y me escolta hasta la oficina del director.
la oficina, llena de muebles de madera antiguos con pinta de caros me amedrenta. los carteles en inglés y el color verde oscuro y azul que engalanan el despacho también. siento todo muy british y tengo ganas de confesarle al director que no se bien inglés. por suerte mi instinto de supervivencia y mi cerebro me aconsejan no decir pavadas.
d.- sientese por favor señorita.
belén.- si, gracias (me llevo por delante una planta) jaja, ay que bruta.
d.- ...
belén.- ...
d.- bueno, por favor. cuenteme.
belén.- eh... que querés, quiere, que te cuente, que le cuente quiero decir. o sea, de que...
d.- (sonrie) de su vida personal no.
belén.- ah, je, no, si claro, que tonta.
d.- ...
belén.- ...
d.- ¿cuantos años tiene? parece muy joven
belén.- 25... no, no, en realidad 24, o sea, ya voy a tener 25 ahora... bha, todavía no, en septiembre...
d.- parece menos.
belén.- ah. y, debe ser porque mido metro y medio, je.
d.- ..., ejem, bueno, cuenteme
belén.- bueno, estem... no hay mucho que contar. me queda una materia para recibirme y... mmm... soy adscripta de una materia y estem... doy clases en otro colegio y...
d.- está bien. cuenteme como da clases.
belén.- y... normal.
d.- sea un poco mas específica.
belén.- no se, preparo una clase expositiva y después los hago trabajar al respecto de eso... y los hago hacer tps... y, mmm...
d.- está bien. cuenteme su experiencia.
belén.- bueno, vos sabés porque... o sea, usted, ay, perdón.
d.- ...
belén.- digo, igual es lo que puse en el CV y... son todas suplencias ¿no? no quiero tampoco decirte algo que no es. DECIRLE, DECIRLE.
d.- (larga una carcajada) tampoco es para que la pase mal. tranquila.
belén.- ay, gracias. es que es cosa de personalidad.
d.- no se preocupe, digame como quiera.
(pegame y decime marta no belén, controlate)
belén.- gracias.
d.- bueno señorita, está bien. estamos entrevistando, si queda la contactamos la semana que viene.
belén.- genial. no, digo, gracias. genial no porque es como demasiado, o sea...
d.- relajese más, le va a venir bien.
belén.- posta.

me moví como para darle un beso pero por suerte mi radar vio que empezaba a movilizar la mano derecha para saludarme con un apretón asique me evité el papelón.

formalidad 1, belén 0.

de más está decir que nunca me llamaron.


2 comentarios:

  1. Me sentí algo identificado con la intención de darle un beso: la semana pasada salgo del trabajo y me cruzo con una profe. La saludo sin contacto físico, hablamos unos segundos sobre dónde vive uno y el otro y porqué estábamos tan lejos de la facu (nos encontramos a dos cuadras del Obelisco, pero asistimos a la UNLP). Bien, me pregunta sobre cómo venía para el parcial de la semana siguiente, zaraza de mi parte, etc. Y podés creer que cuando ella me saluda y empieza a caminar para el lado contrario del mío, la agarro del hombre (como hace uno cuando saluda a alguien) y le doy un beso. Dios, me puse de todos colores. De más está decir que el día del parcial ni la miré a los ojos. Todavía no sé si aprobé.

    ResponderEliminar
  2. Historia real:
    Voy a San Martín a una entrevista para entrar a una mesa de entrada de un juzgado de familia. Me reciben el Juez (J) y su secretario (S). El tipo lo único que tenía de mí era mi número y la constancia de que hube aprobado el examen de idoneidad del poder judicial. Por eso le lleve un CV.
    J: ¿Cómo le va? Tome asiento.
    Yo: Muchas gracias. (Le doy el CV)
    J: Déjeme ver (se pone los lentes). Aquí dice que estudia profesorado de filosofía. ¿Y cómo es eso?
    Quise largar una carcajada, pero me contuve. Entiendo que hay carreras medio bizarras que a uno le comentan y no sabe qué salida laboral tienen, qué necesidad de la sociedad van a cubrir... ¿pero un profesorado en filosofía? ¿No es acaso demasiado claro?
    Yo: ¿Me pregunta por los profesorados en general o el de filosofía en particular?
    J: Usted explíqueme.
    Más o menos traté de explicar qué era un profesorado y qué era la filosofía... y cómo se combinaban ambas cosas en un profesorado de filosofía.
    J: Bueno, bueno... Usted estaría entrando a la mesa de entrada. ¿Sabe lo que es la mesa de entrada y las funciones que debe allí desempeñar?
    Yo: Sí, básicamente recibir a la gente y hacer correo.
    J: Exacto. Para eso, le anticipo, necesitamos gente que sea MUY RESPONSABLE. Gente competente. Gente responsable.
    El tipo se me quedó mirandome. "¿Acaso pretende que le diga que yo soy, efectivamente, un tipo respondable?"
    Yo: Usted me está poniendo en una situación incómoda.
    J: ¿Por qué?
    Yo: Porque no sé qué responderle. Si le digo que no soy responsable me señalará la puerta; y si le digo que sí lo soy, puede que asuma que estoy pecando de cierto narcisismo.
    J: ...Muy buena respuesta.
    Yo: ...
    J: ... ¿Querés preguntarle algo al chico?
    S: No, está todo bien.
    J: Perfectamente. En ese caso, acabadas las entrevistas, seguramente lo llamaremos.
    Entonces el juez me guiñó el ojo cómplicemente. Se levantó, me dio la mano con fuerza y me despidió de la oficina.
    Nunca más me llamaron.

    ResponderEliminar

comentame toda