la unica diferencia entre la realidad y la ficción es que la ficción debe ser verosímil .- mark twain


mis padres fueron radicales, yo soy peronista, lo de progre vino por default. no entiendo la gracia de guardar secretos, nunca pude hacerlo; siempre lloro en todas las sesiones con mi analista así no siento que desperdicio 300 pé.

dos referencias básicas a la
hora de leer el blog: isidora es mi gata e inés mi psicóloga. con ellas conformamos el triángulo isóceles que perpetúa mi desequilibrio interior. y mis amigos, claro, protagonistas estelares de los numerosos diálogos que rellenan este blog. y mi mamá y mi papá que son los culpables de todos mis problemas emocionales (gracias freud).
que les sea leve, pues.


la vida no es como uno quiere. es como es (mirta legrand)

Buscar este blog

dijo de belén el caricaturista historiador bobrow: "el idiolecto de la autora de este blog asume todos los tópicos culturales más políticamente incorrectos de occidente sin por ello asumir su carga ideológica".

domingo, 16 de noviembre de 2014

alguien espera

aire y silencio.
cuando uno nace en el mar, entre vientos y arena
el paso al cemento, al ahogo del calor, a la nada enorme
complica las percepciones.

año tras año vuelvo al mar.
es un mes solitario y mio.
lejos del cemento.
calculo que tiene que ver con la necesidad de respirar.

irse. alejarse. desprenderse.
los escucho hablar, lamentarse, decir.
hablo, me lamento, digo.
me quejo. me enojo. me enrosco.

de pronto me siento acá.
abro la ventana. cierro los ojos.
la brisa me recuerda que ya casi.
inhalo mucho, todo.

me sonrío.
porque pronto, nada de cemento. nada de enrosques. nada de ahogos.

el mar me espera.
siempre.
pero yo soy tonta. y a veces me olvido.
de respirar.

miércoles, 29 de octubre de 2014

facundo, el latinoamericano/2

la primera parte de esta historia se lee acá

un mes después, facundo reapareció. yo ya estaba muriendo lentamente de calor en buenos aires, pero no importaba, porque tenía internet.

facundo.- genial lo de la variabilidad
belén.- hola de nuevo.
facundo.- claro. eso iba antes. hola. genial lo de la variabilidad.
belén.- gracias. tengo hambre de panqueques con dulce de leche
facundo.- yo tengo hambre de lo que sea. estuve 15 días sin gas, viví a ensaladas.
belén.- bueno, te pusiste flaca. eso es lo importante.
facundo.- flaco en todo caso.
belén.- no me digas que tengo que explicarte los chistes.
facundo.- yo soy re de comer.
belén.- ay, soy re flaco y como un montón y no engordo. matate, gil.
facundo.- es genético, no me envidies.
belén.- claro que si,
facundo.- volviendo al blog...
belén.- pedo, nadie quiere volver al blog.
facundo.- yo estoy buscando exactamente lo mismo. o sea, no una pija linda, sino un ph con terraza.
belén.- bueno. podemos jugar a quién lo encuentra primero.
facundo.- dale. que apostamos?
belén.- panqueques.
facundo.- jaja, bueno, dale. apostemos panqueques.
belén.- ¿por qué zona buscas?
facundo.- igual. cerca de rivadavia.
belén.- ah, sos mi competencia directa. voy a tener que matarte.
facundo.- si tenés garantía estás muy por encima mio.
belén.- bueno, pero vos sos flaco. no podés tener todo en la vida facundo. basta.
facundo.- jaja. en algo tenía que ceder decís?
belén.- yo prefiero ser flaca a tener garantía toda la vida. no se de que te quejas.
facundo.- bueno, voy a llamar a la inmobiliaria y decir: soy extranjero y sin garantía, pero flaco. después te cuento como me va.
belén.- encima que venís a robarnos nuestro trabajo...
facundo.- y me pagan la educación con sus impuestos...
belén.- y usufructuas nuestras universidades públicas... ah jajaja. me cagaste. de donde sos.
facundo.- ja, pusimos lo mismo. de nicaragua.
belén.- ¿cuántos años tenés?
facundo.- 23
belén.- ah, sos joven.
facundo.- y flaco. no hay forma de que no me alquilen un ph.
belén.- odio a la gente mas joven y flaca que yo.
facundo.- soy un desconsiderado. debería invitarte unos panqueques.
belén.- encima que te pago los estudios... es lo minimo que podés hacer. según la wiki tu pais es el mejor del mundo, no se por qué te viniste.
facundo.- creo que de eso se trataba todo. te invito unos panqueques y cerveza. por separado. ¿por qué el mejor?
belén.- son el país mas seguro.
facundo.- y mirá. prohibimos la caceria deportiva. gran país.
belén.- eso no es todo. chan chan: Nicaragua ocupa el primer lugar en el índice del Planeta Feliz (HPI). explicame que carajo hacés acá.
facundo.- jajaja.
belén.- en fin.
facundo.- ¿y cuál es tu historia?
belén.- ¿mi historia sobre qué, exactamente?
facundo.- en general... alguna vez viste seinfeld?
belén.- lo he visto. un toque, me aburrió.
facundo.- toda la serie, el personaje principal, trata de cómo conoce a alguien y la comedia está en que siempre encuetra un detalle que no le gusta y echa a perder la relación por eso. desde que colecciona juguetes hasta que tiene manos de hombre...
belén.- mas bien me parece que se centra en la obsesividad por las boludeces cotidianas. pero puede ser, si. ¿entonces?
facundo.- lo poco que te leí, me hiciste acordar a eso.
belén.- ah... igual no es un problema de los tipos, no se. debe ser un tema mio.
facundo.- el de seinfeld también.
belén.- si bueno, no soy seinfeld. soy mas linda y no uso zapatillas deportivas blancas.
facundo.- no sabría decirte. bien podrías serlo. no te conozco.
belén.- tengo tetas. dos.
facundo.- si, veo la caricatura. ¿la cara de mala onda la tenés también?
belén.- si.
facundo.- ah
belén.- ¿te espanté?
facundo.- no.
belén.- espanta el blog, jaja.
facundo.- no se. ¿espanta el blog?
belén.- mirá... me comentan en general minas que se identifican viste. pero los que me hablan por acá, por msj privado, en general son tipos.
facundo.- las minas se sienten identificadas y los tipos les llama la atención y quisieran ser una de las historias del blog. yo diría eso.
belén.- ¿si? ¿vos decís? no quedan muy bien parados... ¿y vos, por qué me hablas?
facundo.- yo me siento identificado con los tipos. y con la búsqueda del ph.
belén.- ¿te sentís identificado con los pelotudos?
facundo.- jajaa, ehh... no todos eran tan pelotudos. y bueno, todos hemos hecho alguna vez alguna pelotudez, que se yo... o sea, no con todos...
belén.- entiendo.
facundo.- o sea, me siento identificado con algunos....
belén.- entendí.
facundo.- ah creí que no se entendía.
belén.- se entendió.





no volvió a contestar.

sábado, 25 de octubre de 2014

facundo, el latinoamericano/1

era enero.
estaba tirada en la cama, en mi casa de madryn.
el ventilador de techo se movía con pereza, en cámara lenta.
pensé que esa forma de bambolearse no podía ser normal e imaginé que se desprendía, y se me caía encima y me despedazaba como en un cuento de elsa bornemann que había leído de chiquita.
igual, razoné aburrida, anda tan lento que no podría despedazarme la verdad. tal vez me dejaría algunos moretones, no se. me desfiguraría un toque la cara.
de pronto el ruido de una ventanita de chat del face me desconcentró.
me levanté, incredula, y miré a la pc derruida desde la cual desde fines de diciembre intentaba conectarme a redes de wi fi sin clave sin ningún tipo de éxito. cuando lograba conectarme al face, la conexión duraba, fácil, 30 segundos. para una adicta como yo, el sobrevivir durante un mes sin ningún tipo de conexión era jodido.
el sonidito del chat, entonces, en medio del oasis sin tecnologías y calor de la hora de la siesta madrynense me sonó a señal divina.
me acerqué y mi entusiasmo se diluyó cuando vi que estaba conectado el face del blog. no eran amigos ni ningún chongo ocasional de los que habían quedado en la city porteña. no eran chismes ni noticias de la civilización.
me hablaba un tal facundo, al que no conocía.
"me enganché con los relatos del equipo de fútbol, belén"
volví a tirarme en la cama, frustrada y centré mis pensamientos mas profundos en el ventilador. que mugre tenía, algún día de estos me iba a tener que subir a una escalera a limpiarlo. ¿tenía una escalera?
la ventanita del chat insistió. o facundo, era lo mismo.
intrigada por los diez minutos de conexión ininterrumpidas que parecía estar brindandome la computadora por primera vez, me acerqué de nuevo.
"yo le había puesto mis fichas a que le entrabas al entrenador, eso sí. el entrenador en el equipo que juego ha intentado, mas de una vez, ligarse a alguna de las amigas que nos han ido a ver. sin éxito, claro".
me resultó simpático el comentario y medio aparato que utilizara la palabra "ligar". estaba mortalmente aburrida y a punto de ser descuartizada por un ventilador; la verdad no tenía absolutamente nada mejor que hacer, asique le contesté:
¿vos también llevás a tus amigas a verte jugar? ¿les querés dar?
facundo vió el mensaje pero no me contestó.  
abrí entonces su foto de perfil, para interiorizarme al respecto de si valía la pena insistir. alto, morocho, un tanto flaco. una sonrisa preciosa, blanquisima. no estaba mal. fui hacia la parte de información: era de nicaragua, con razón lo de ligar.
preferible extranjero a aparato, pensé. 
dado que no contestaba, insistí: 
??
facundo: jajaja, no, amigas mías no, de los compañeros de equipo. igual es mala jugada esa. tenés docenas de buitres alrededor.
belén: posta. es p``ara lucirse viste. pero los tippoos no tienen en cuenta las otras variabnles, son unidireccionales viste.
facundo: que se potencian en el vestuario.
belén: disculpá que escriba como mogólica, es que estoy en un tyeclado re viejo que anda para el orto y trenes que hasçdcer re fuerza para que salgan las letras, cuano salen.
facundo: tranqui, no pasa nada.
belén: estoy muy tranqui.
facundo: me enganché con el blog a partir de la del equipo de futbol y comencé a leer.
belén: ah, si. hay algunas buenas y otras no tanto... estudiás en sociales.
facundo: si. ¿vos en puan?
belén: ya terminé yo. estoy vieja. que cosa sociales eh.
facundo: ¿por?
belén: la pasan mejor. estudian menos, promocionan todo.
facundo: ehh.
belén: ¿te enojaste? es verdad igual.
facundo: no me enojé. nosotros también tenemos pica con filo.
belén: me imagino. no se deben bancar que seamos mas inteligentes y sepamos más.
facundo: debe ser eso.
belén: somos mas lindos, también.


no volvió a contestarme.
me pregunté, mal humorada, para que carajo me escribía si no iba a responder,
algo que (aunque yo todavía  no lo sabía) sería una constante en nuestro accidentado interaccionar.

pensé que no todo estaba perdido: tenía internet. emocionada, intenté abrir mi perfil de facebook, pero la conexión se perdió.
esto es todo culpa de facundo, pensé. boludo, ya vas a volver.

satisfecha con mi descarga de odio kármika, me volví a acostar, olvidándome de facundo inmediatamente. tal vez tendría que cambiar ese ventilador, pensé. o hacerlo arreglar, llamar a un electricista. ¿los electricistas arreglan ventiladores?, ese aparato no se movía de forma normal, eso era seguro.

domingo, 12 de octubre de 2014

1+1 = 1

la fantasía es estar acompañado.

como si la soledad inherente a un ser humano que se entiende a si mismo desde el yo, desde la psicología, desde el individualismo, desde el liberalismo, tan hijos del capitalismo, pudiese combinarse con un otro, mágicamente.

el individuo es uno, solitario, único,  indiviso.

uno crece con la fantasía de ser un ser que debe complementarse, mágicamente, con un otro, que deberá llenarnos. conformarnos. hacernos felices.

extraño este mundo individual que busca desenfrenadamente un otro con el cual compartirse.

leemos en el otro lo que queremos leer. entendemos e interpretamos lo que nos sirve, lo que nuestro inconciente quiere que esté, lo que nuestra neurosis proyecta. negamos lo que no nos gusta. obviamos actitudes, inventamos otras.

si yo no se lo que quiero, ¿cómo podría trasmitirtelo?. esas palabras que digo, lejos están de lo que pienso, y a su vez poco tiene que ver con lo que siento. te lleno de palabras que vos significás según lo que vos entendés, querés, necesitás.

acá estamos, diciéndonos cosas que no queremos decir, entendiendo cosas que el otro no dijo.

vos nada tenés que ver conmigo. no podés entenderme. te lleno de palabras y vos me ensordecés con silencios sin sonidos.

somos uno y uno. ni siquiera dos.

lo que es es. no hace falta construirlo.
nunca fuiste para mi.

a veces la individualidad pesa tanto que nos inventamos una ficción. creer que allá afuera hay alguien que nos quiere tal como somos. que nos quiere siempre, pese a todo. pese a todos. que va a estar.

lo cierto es que nunca estuviste. probablemente no lo notes, porque estás demasiado pendiente de vos, sintiendo lástima por tus laberintos internos que no querés resolver para seguir siendo chiquito para siempre.

la verdad no me importa.
no me importa nosotros.
no me importa la ficción de ser dos si ni siquiera pudimos ser uno y uno.

el acto comunicativo no existe.
nosotros tampoco.
solo estoy yo.
a vos ya no te veo.

sábado, 11 de octubre de 2014

no es tan trágico, mi amor

mi vida con vos es como vivir en las horas de la siesta.
la quietud espasmosa de que nada va a pasar, nunca.
nunca nada va a cambiar. nunca me vas a sorprender.
las horas se transforman en días y luego en meses.
nada nos pasó, juntos.
estar con vos es la comodidad pasmosa de que todo va a ser igual siempre.
la zona de confort.
vos sos vos, y vas a seguir siendo vos. yo soy yo, o lo que queda de mi, después de esta nada gigante en la cual estuvimos inmersos.

las peleas constantes eran una forma de sentir que no estaba completamente muerta. de que algo reaccionaba.
de que todavía
yo
latía.


no es tan trágico, mi amor.
solo es como es.
igualito a siempre.
hasta acá.

jueves, 2 de octubre de 2014

el faux pas, o el final de pedro, el que ya no espera/17

esta historia tiene varios capítulos previos:
primer capítulo
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16


subió. estaba lindo, lindisimo.
no lo dejé decir nada, lo empujé contra la pared y lo besé.
me siguió, lentamente. a medida que entraba en calor, nuestras bocas se acompasaban.
lo senté en la silla y me subí encima, quedamos frente a frente.
yo jadeaba. sentía una excitación total. única.
me movía a tono de la música, despacito, mientras lo besaba.
me frenó y me preguntó si era todo preparado, la música, la escena.
me le quedé mirando extrañada. la pregunta boluda me sacó un poco de situación. decidí ignorarlo y seguí.
me sacó la remera y me desabrochó el corpiño. estaba nerviosísimo, cortado.
son hermosas, me dijo.
lo llevé, despacio, hacia ellas.
si bien yo estaba a punto, empecé a sentir que la situación no fluía.
el no avanzaba, y me empecé a poner nerviosa yo. ¿no le gustaba?, ¿qué estaba pasando?
me levanté y lo lleve a la habitación. le saqué la remera y se cubrió, como un nene.
más pasaba los minutos, más incómoda me sentía.
toda la calentura previa se esfumaba, a pasos agigantados.
me llevó la cabeza hacia su pene y noté que estaba pequeño y flácido.
no tenía ganas de chuparselo, asique lo bese alrededor, un poco, y lo toquetié, pero la no reacción del susodicho me sacaron las pocas ganas que tenía.
la situación se tornó tensa, volvió a bajarme la cabeza, esta vez con un mohín un tanto mas brusco, que me molestó. ¿qué le pasaba, pensaba acaso que yo era un perro?
cerré los ojos e inhalé profundo.
bueno bueno, dije, retobada y ya bastante molesta. vení, vení a la cama.
se tiró, junto a mi, bastante ofuscado él, por la situación.
dale, belén, ayudame un poquito, dale, imploró.
apagué la luz, sintiendo que había pasado de una película porno a una de esas yanquies berretas onda american pie 35 en tres minutos, y me dispuse a masturbarlo. sabía que él quería que se la chupe, pero yo quería cualquier cosa en mi boca menos esa pequeña cosa flácida. sabía que si me lo metía en la boca mi vagina se cerraría para siempre al mero tacto.
mientras, probaba besándolo por el resto de su cuerpo, pero su malestar era cada vez mayor.
de pronto, lo comprendí: había esperado casi dos años para cojerme a este tipo y estaba teniendo el peor polvo de mi vida. no lo podía creer. dios me odiaba.
molesto, me sacó la mano y comenzó a masturbarse él, con furia.
yo solo escuchaba la situación, en penumbras, y quería estar a 1500 km del sujeto. mientras pensaba en lo desgraciada que era mi existencia, pedro logró que su miembro reaccionara mínimamente, se puso el forro y se subió encima mío. pensé que debido a mi estrechez y mi estado de total enfriamiento (solía estar mas excitada cuando miraba los paquetes de gomitas billiken en la góndola de supermercado) no iba a poder, menos con el miembro semi rígido, pero pedro pudo. no sentí nada, pero cerré los ojos e intenté volver a la situación y recordar cuánto me gustaba, cuanto había añorado tenerlo adentro. no habrían pasado ni cuatro minutos de mi esfuerzo intelectual cuando tras dos sonidos entrecortados salió y se tiró al lado mio.

¿ya estaba?
me mordí los labios y agradecí la penumbra. estuvimos en silencio como veinte minutos, conscientes del fracaso del cual habíamos sido partícipes necesarios.
me levanté y se levantó atrás mio.
¿me puedo bañar?, me dijo. tengo que volver a casa.

asentí, pensando en lo caradura que era que después del pésimo polvo, hiciera tan explícito que volvía con su mujer. me vestí rápidamente, con un mal humor creciente. mientras escuchaba el agua caer me preguntaba qué era lo que había salido tan mal. tal vez si se la hubiese chupado... ¿era que yo no le había gustado desnuda?

salió de bañarse y se cambió, en silencio. y ahí hice lo que mi amiga p.- llama el "faux pas". pegunté lo que nunca hay que preguntar después de una mala relación sexual, pero que me quemaba en la garganta. en un hilito de voz, lo saqué:
- pedro... ¿que nos pasó?

una de las normas básicas que toda mujer aprende luego de tener algunos encuentros íntimos con los hombres es que, luego de un terrible faux pas, lo mejor es no hablar de la situación. ignorarla. el hombre quiere imaginar que mágicamente la mujer perdió la memoria completamente y que la situación nunca sucedió.

por supuesto no es algo que, belén, que siempre tiene que saber todo, pueda poner en práctica.
pedro me miró tranquilamente y me soltó, muy seriamente:
- es que estuviste muy timidita y yo así no puedo excitarme.

mi primera reacción fue de vergüenza. obviamente yo había sido un desastre, ese era el problema. obvio que no le gusté.
pero luego de 20 segundos reaccioné. ¿mi culpa? ¿que le pasaba a este imbécil? ¿a él no se le paraba el pito y la culpable era yo???
abrí la boca, pero pedro ya había salido por la puerta, con apenas un mohín como saludo.

me senté y escribí esto. mi versión de cómo debería haber sido esa noche.


nunca más lo volví a ver.


lunes, 15 de septiembre de 2014

miércoles a las 7.23 o pedro, el que ya no espera/16

primer capitulo
segundo
tercero
cuarto
quinto
sexto
7mo
8vo
9no
10
11
12
13
14
15



no volvimos a hablar.
el lunes y el martes pasaron lentos, lentísimos.
las horas, pegajosas, no parecían querer terminarse.
la ansiedad me consumía.
cada tanto me acordaba del miércoles a las 7 y el corazón me latía rápido, desbocado, porque sí.

el miércoles me desperte a las 6 am, sin sueño.
miré el celular, esperando, ridículamente, que me haya escrito confirmando la cita de hoy. nada, obviamente.
pensé en escribirle.
tipié: ¿venís al final?
pero lo borré. me sono muy minita exigiendo.
volví a tipear: ¿nos vemos today?
que pelotuda que soy, pensé, mientras lo borraba.
tiré el celular sobre la cama lejos de mis manos. el corazón se me aceleró otra vez.
es capaz de no venir, pensé, y me enojé con él por adelantado.

me bañé, me depilé, me hice un baño de crema.
me puse linda, pero una sensación de hastío me inundaba la boca del estomago. tenía un mal presentimiento.

el día fue chicle, como lo habían sido el lunes y el martes.
di clases, corregí, respondí mails con la cabeza en pedro.
mis sentidos estaban totalmente alertas. estaba tan cerca, tan, por qué esta sensación de mierda entonces. después de tanto esperar...

increíblemente llegaron las 6. y después las 6.30. me lavé los dientes, me volví a peinar el pelo. me cambié el jean por una calza que me hacía buen culo, me acomodé el escote, busqué e hice una lista de temas para cojer. 6.45. el corazón se desbocaba de a ratos, se prendía de pronto como si fuese el motor de la heladera y de a ratos se apaciguaba. 6.56. ya debería estar acá, qué onda. 6.58 me delinié otra vez los ojos. subí la musica.

y esperé.
se hicieron las 7.
y nada.

las 7.03.
y ahora eran las 7.05.

agarré el celular. ¿dónde estás?.
7.08 lo borré.
me volví a lavar los dientes.
7.14 me até el pelo otra vez.
7.17 me descorazoné. pensé que si se hacían las 7 y media y no había novedades ya no iba a venir.

¿se había olvidado??
volví a agarrar el celular.
¿donde estás, forro?, tipié.

antes de que pudiese apretar enviar, sonó el timbre. 7.23.
dos veces. cortito.

mantuve la respiración. me miré al espejo. me solté el pelo otra vez. esperé un minuto para contestar.
¿hola?, pregunté por el portero, con la mayor tranquilidad que me fue posible.
bel, soy yo. ya llegué.


jueves, 24 de julio de 2014

pedro el que ya no espera o el futuro está acá, finalmente/15

primera parte
segunda
tercera
cuarta
quinta
sexta
séptima
octava
novena
décima
once
doce
trece
catorce


abrí la puerta de casa. un escalofrío me corrió por la columna vertebral cuando volví a pensar en él. pero no de frío, de placer.

deje las llaves sobre la mesa y me saqué el calzado.
me acerqué al espejo de cuerpo entero que tengo en el comedor y me miré. llevé mi mano derecha al cuello y otro escalofrío me envolvió. cerré los ojos. los abrí.
fui a la computadora y puse los redondos.
me miré de vuelta en el espejo. me ví preciosa. me até el pelo, desordenado, en una colita y me pasé la mano por debajo de uno de mis ojos. el delineador corrido persistió, sin embargo.

cerré otra vez los ojos, fuerte, cuando empezó a sonar esta canción




volví a llevar la mano a mi cuello, y apreté, levemente. con los ojos cerrados, me balanceaba al ritmo de la voz. lentamente bajé mi mano, acariciándome el cuerpo. los escalofríos venían, uno tras otro, como una serie de orgasmos desacompasados. el placer era continuo, su mano me volvía a apretar el cuello y la mía bajaba hasta mi entrepierna, sus labios, suaves, todavía seguían sobre los míos, tibios.

despacio, sin abrir los ojos, me saqué la remera. hice lo propio con los pantalones. el frío de la noche de invierno se combinó con mis sentidos completamente alertas, estaba totalmente erizada como no sentirme así me acaricié, lentamente, mientras susurraba qué podría ser peor intentando concentrarme en las sensaciones recientes eso no me arregla a mi y en la noción de su cuerpo cercano algo me late y no es mi corazón que no se me escurriese de los dedospor momentos estaba conmigo el futuro llegó hace rato iba y venía, se me escapaba no tengo donde ir cerraba los ojos al punto de que casi me dolían con la ilusión de no perderlo del todo si ese perro sigue allí mis labios se abrieron levente dejando salir un suspiro que combinaba alivio y frustración cuando me sonó el celular

tengo que verte. ¿el miércoles a las 7 en tu casa?

me di cuenta de que seguía con la boca entreabierta y la cerré. ordené mis ideas, hoy era domingo. estaba tan cerca, y a la vez tan lejos.

por favor, no te arrepientas antes, le escribí, casi sin pensar.

yo me arrepiento de todo. 

ofuscada, solté el celular sobre la mesa. me puse la remera y volvió a sonar.

menos de vos.  

lunes, 21 de julio de 2014

hola, la radio está re buena

"hola, te escribo porque te vengo leyendo hace un tiempo y nunca te escribí, era para decirte que me pareces muy patética"

"hola, sos una gorda puta fracasada"

"hola, hacete cojer por un burro"

"hola, te crees re capa por tener un blog y bardear a todos, PELOTUDA"

"hola, no me parece bien lo que decís acerca de las feministas, claramente no entendes nada al respecto de su teoría, si vos hubieses leído algo al respecto no te lo tomarías tan a la ligera"

"hola, es cualquiera este blog y encima no usas mayúsculas ni tildes tan profesora que sos"

"hola, ¿sos gorda de verdad?"

"hola, me parece que te falta coger, mucha pija imbécil enferma"

"hola me gusto tu blog yo también escribo mis pensamientos mas profundos y poesías muy comprometidas en el mío, pasate y nos leemos gracias un beso!!! lanocheenpenumbraslloralagrimasdesal.blogspot.com "

"hola gorda puta mantenida sos una imbécil deja de mentir no te levantas ni a la mañana forra"

"hola, deja de hacerte la malenapichot por favor que se nota mucho deja de robarle a male porque male es unica y vos sos una copia barata, eh"

"hola, te escribo para decirte que me parece agraviante la forma en la cual hablas de las personas que tienen sobrepeso. por si no sabías la obesidad es una enfermedad y vos riéndote no ayudas para nada a las personas que la padecen, me parece que tendrías que fijarte lo que hacés"

"hola, todas estas historias son re yo boluda, te re quería decir que me siento re identificada somos re igualitas me encantaaaaaaaaaaaaaa yo creo que seriamos re super amigas chabonaaaaaaaaaaa nos pasan las mismas cosas re igualitas igual, yo tengo ademas esa misma cosa que tenes vos, hago los mismos chistes todo boluda, soy re vos! jajajajajajajajajajjajaja te amooooo"

"hola, quería decirte que nunca escribí en un blog pero te vengo leyendo durante meses y te tengo que decir que no causas nada de gracia, te crees re divertida pero nada que ver"

"PELOTUDA GORDA DE MIERDA MOGOLICA DEL ORTO"

"forra."

"sos re histérica, nena. te falta una buena pija"

"jakjskjaksjkajksjakjsjajjjajajjajaaaaaa"

"hola, no tenía el pene tan chico en realidad"

"hola, estuve leyendote y realmente ahora siento que hay una conexión. no se nada de vos, ni tus gustos ni tu figura, pero creo que miramos el mundo de forma similar y podemos entendernos si nos encontráramos algún día. amo tu cinismo y tu sarcasmo, creo que estamos hermanados en eso de criticar a todos y disfruto realmente leyéndote. ¿salimos algún día?, no soy brad pitt pero estoy bien, creo. je, te paso mi mail ojala podamos contactarnos holaesteesmimail@gmail.com"

"que onda???? no vas a escribir mas??? ya paso un montón de tiempo que mierda estas haciendo, daleeeeeeeeeee no tenemos toda la vida para esperar"

"GORDA KAKA KIRCHNERISTA TE VAMOS A HACER JABÓN CON HOMELET LESBIANA HIJA DE PUTA"

"que te haces la sexy, pokemon"

"forrrraa"

"pone tu nombre y apellido, trola, a que le tenes miedo ehhhh, te haces la guapa anonimamente ehhhhhhhh bancatela y firma con tu nombre y apellido turra del orto"

"conSCIENCIA, se escribe así. SC, burra"

"HOLA, QUERIA SABER SI TODO LO QUE CONTAS ES CIERTO O ES FICCIÓN POR FAVOR, GRACIAS POR TU RESPUESTA"

"hola, quería decirte que me da vergüenza que una persona que supuestamente estudió historia como vos haga los chistes antisemitas que hacés. discúlpame, pero me parece que tendrías que pensarlo un poco"

"forrrrraaaaaaaa"

"hola, ¿cojemos?"

miércoles, 16 de julio de 2014

gorda de mierda

hay pocas cosas que recuerdo más que la primera vez que alguien me dijo "gorda". fue un compañero de segundo grado, ante una pelea estúpida sobre de quién era un lápiz. en medio del forcejeo, me miró. achinó sus ojos celestes y, como escupiendo, lo largó: "es mio, gorda de mierda". subrayó la palabra gorda, como si fuese el peor de los dos calificativos.
dos años después, otro pibe por la calle me gritó, tras verme maquillada como un payaso con unas amigas con las que jugábamos a ser las spice girls: "que se hacen las lindas, feotas".
me acuerdo el dolor y la humillación que esos dos calificativos generaron en mi, de chica. lo peor, igual, fueron las risotadas finales con las que cerraron sus expresiones.
creo que fueron dos momentos fundacionales en mi vida. tengo casi 20 años más que esa nena y sin embargo constantemente me siento gorda y fea. me comparo con las revistas, con las chicas de las pasarelas, con las publicidades, y mis medidas, mi metro y medio, mis piernas musculosas y redondeadas, mis caderas mas anchas de lo que deberían, mi pequeña panza, mi cara redonda, mi nariz excesivamente ancha, mis piernas cortas, mis brazos musculosos, mis hoyuelos y cejas despeinadas me miran desde el espejo y me siguen haciendo sentir fea, gorda.

mis ojos no son los míos, nunca lo fueron. son los de ese compañero de segundo, los de ese pibe que nos gritaba por la calle. con esos ojos me miro. "nos" miro, en realidad. a todas las mujeres en general.
los años no vienen solos, igual. ahora me rio, te digo. me rio, en realidad, porque prefiero reirme a llorar, pero sigo siendo esa misma nena que nunca se vio lo suficientemente linda. uno crece y racionaliza y aprende y genera herramientas para que las cosas no lastimen tanto, pero yo, al menos todavía, me miro al espejo y no estoy conforme. no soy lo suficiente linda, ni lo suficientemente flaca, ni lo suficientemente sexy.
nunca fui feminista, las pelotudeces de genero me parecen eso, pelotudeces. pero creo que si hay algo que padecemos las mujeres y sobre lo cual los tipos no pueden hacerse ni siquiera una idea aproximada es la mirada del otro sobre nosotras. tal vez las mujeres ayudamos a esto, porque reproducimos esa misma mirada que tenemos sobre nosotras mismas sobre las otras, nuestras compañeras, amigas o enemigas. sin embargo creo que el punta pie inicial lo dan ustedes.

ustedes cuando desde chiquitas nos enseñan a que si no somos como el modelo ideal que la tele nos vende nunca le gustaremos a nadie y que si no le gustamos a nadie obviamente nunca vamos a ser felices. creo que cada vez que los tipos se babosean frente a minas plásticas, anoréxicas, photoshopeadas, maquilladas en sobreabundancia y cuyo única función diaria es la de dedicarse a verse lindas, refuerzan lo que nosotras nos hacemos a nosotras mismas. esta lleno de minas que se dedican a solo eso:  ser lindas. no pasa lo mismo con los tipos. hay, por ejemplo,  futbolistas que luego posan en las primeras planas, si, pero son, además de lindos, futbolistas.

ser mujer es incomodisimo. tacos, maquillaje, ropa entalladisima, anexos falsos a nuestras pestañas y pelo, dietas de hambre. tener que estar resplandeciente todo el tiempo para que nos miren y no nos digan (o piensen, ahora que están mas grandes y educados) que somos unas gordas de mierda.

yo estoy gorda. creo fehacientemente que lo estoy, aunque la balanza y la gente a mi alrededor me confirmen constantemente que no. yo lo siento adentro mio, como una raíz enredadisima en mi estomago que llega a mis cuerdas vocales y me impide respirar bien cuando lo pienso. me paro ante el espejo y hago el esfuerzo sobrehumano de ser racional y verme normal, verme bien, verme sana y saludable y lo único que puedo pensar es que si tuviese cuatro kilos menos seria tanto mas linda, y entonces me querrían mas y si me quieren mas los demas entonces tal vez yo me quiera un poco mas y sería tan feliz. son 4 kilos hacia mi felicidad, pienso irracionalmente, ilusionada, solo hay que esforzarse un poco, solo un poco mas.

todos los días me miro al espejo. todos.
y todos los días sigo estando yo, ahí. mis cejas despeinadas, mis hoyuelos, mis brazos musculosos, mis piernas cortas, mi nariz excesivamente ancha, mi cara redonda, mi pequeña panza, mis caderas mas anchas de lo que deberían, mis piernas redondeadas y musculosas, mi medio metro.

me angustia no ser excesivamente hermosa, me odio por no darle belleza al mundo, me obsesiona saber que la gente no va a pensar cuando me vea que soy una persona hermosa y delgada, que los tipos no van a morir fascinados ante mi paso.
me obsesiona no ser perfectamente hermosa.
me angustia ser tan imperfectamente normal.

en segundo grado un nene me señalo con el dedo y me dijo gorda y me rompió para siempre.

nunca podré ser feliz con mi metro y medio, mis piernas musculosas y redondeadas, mis caderas mas anchas, mi panza pequeña, mi cara redonda, mi nariz ancha, mis piernas cortas, mis brazos musculosos, mis hoyuelos y cejas despeinadas.

entonces me pongo tacos, porque no solo me hacen mas alta sino que me afinan las piernas, y por eso uso el color negro, porque me adelgaza y no se notan las caderas y por eso uso el pelo suelto, para disimular mi cara redonda y mi nariz ancha, por eso uso musculosas, para alargar mis brazos, por eso no sonrío en las fotos, para que los hoyuelos no se marquen, por eso cada vez que paso adelante de un espejo me peino las cejas.

porque pienso que si, tal vez, hago un esfuerzo y logro gustarles a todos los demás, ese nene pecoso dejara de resonarme en la cabeza y tal vez, solo tal vez, un día pueda mirarme al espejo, mirarme y darme cuenta de que me gusto lo suficiente como para ser feliz, finalmente y dejar de ver a esta gorda que no es cualquier gorda, no, sino una de mierda.





sábado, 5 de julio de 2014

pedro el que ya no espera o no me lo vas a poder creer, pero si/14

primera parte
segunda
tercera
cuarta
quinta
sexta
séptima
octava
novena
décima
parte once (no se como se dice)
doce
trece

esa noche no se cuanto estuvimos besándonos. debió haber sido mucho, porque de pronto ya no estaban más: estábamos solos.
las piedras me temblaban y solo podía pensar en que no quería que esa mano me libere, que esa boca me suelte, habíamos esperado tanto, y de pronto todo era perfecto. la química, el ritmo, los sentidos, el momento, todo. de pronto me di cuenta de que esperar tanto había estado bien, era la única forma. el placer era esto.

sus piernas también temblaban, se apoyaba sobre mi y sentía su corazón desbocado, latiendo desesperado de excitación.
sin embargo, de pronto, el hechizo se rompió. su seguridad se desvaneció, su presión sobre mi cuello se aflojó, sus ojos volvieron a mirar hacia los lados, temerosos.
- salgamos de acá, hay mucha gente.
una mueca de disgusto surcó mi cara, pero me mordí el labio.  yo había aceptado tácitamente las reglas, me la tenía que bancar.

salimos. hacía frío. temblé, instantáneamente. me abrazó cariñosamente. nos sentamos en el zaguán de una casa.
me miró por primera vez sin parpadear, sin mirar hacia abajo, hacia los costados, sin parecer preocupado. le sonreí.
belén.- qué.
le dije, desafiante.
me acomodó el pelo y se mordió el labio. sus ojos volvieron a ser los mismos de siempre. parecía que la valentía le iba y le venía, por ráfagas, e inmediatamente después no sabía que hacer con todo lo que había provocado, hecho, dicho, finalmente.
pedro.- sos mejor de lo que te imaginaba. y eso es mucho decir.
me sonreí, avergonzada.
belén.- callate, gil.
pedro.- en serio, te juro. sos más, mucho más. todo.
sonrió nervioso y me hizo el gestito de jurar sobre su boca.
belén.- bueno...
pedro.- shhh. no digas nada que no puedo ni creer lo que me animé a hacer.
belén.- que exagerado, nene.
pedro.- ¿exagerado?, hace meses pienso en vos, en besarte, no puedo parar de manijearme...
belén.- así soy. les pasa a todos.
pedro.- vos te reís, pero tengo que contarte algo...
belén.- ¿que pasó?
pedro.- ¿te acordás esos mails... descolgados, después de que me dejaste de hablar?
belén.- ¿cuales?
pedro.- donde te pregunté cuando volvías...
belén.- ahh. si, si. re descolgados. que pasa.
pedro.- bueno, no eran descolgados. había pasado algo.
belén.- ¿qué?
pedro.- no se si contarte porque te voy a parecer un pelotudo...
belén.- ya me parecés, no va a haber mucho cambio.
pedro.- jaja. si, ya se. bueno... pasó que... no se, parece que mariel un día me
belén.- ¿quién es mariel?
pedro.- mi novia.
belén.- ¿es necesario que hablemos de tu novia?
pedro.- si, si querés que te cuente...
belén.- bueno.
pedro.- bueno, parece que un día deje el mail abierto, no se. y me fui a bañar.
belén.- ajam.
pedro.- y mariel vio nuestros mails.
belén.- uh.
pedro.- si, uh.
belén.- ¿y?
pedro.- bueno, nada, no era nada muy claro, asique no me dijo nada. después se ve que te estuvo investigando...
belén.- ¿a mi?
pedro.- si.
belén.- ¿y que encontró?
pedro.- tu blog.
belén.- ¿mi blog???
pedro.- si. y un día, estabamos cenando, y, tranquilamente, me tira: es muy bueno el blog de esta chica, belén.
belén.- me estas jodiendo.
pedro.- no.
belén.- JAJAJAJJAJAJAAJAJA
pedro.- no te rías.
belén.- no, perdón. es que no se... le gusta mi blog. que genia.
pedro.- y me dijo: no me extraña que te atraiga, la verdad.
belén.- no te dijo eso...
pedro.- te juro.
belén.- ...
pedro.- y me dijo, además: bueno, hagamos algo. abramos la relación.
belén.- JAJAJAJAJAJAJAJA na. ¿te ofreció tener un trío conmigo?
pedro.- no, pava. ojalá. no, me dijo que... que abríamos la relación, por tres meses. y que cada uno podía estar con quién quisiera en esos tres meses. y que después veíamos.
belén.- ...
pedro.- ¿qué?
belén.- es muy genia tu novia.
pedro.- ¿te parece?
belén.- posta que si. no la dejes nunca, está a años luz tuyo.
pedro.- bueno, qué, ahora son amigas.
belén.- no, pero en serio. la tiene clarísima. me cae demasiado bien.
pedro.- bueno, estamos hablando de mi.
belén.- no, es que... una jugada maestra, la verdad. la mina te deja que pruebes, sabiendo que vas a volver.
pedro.- ¿tan poca fe te tenés?
belén.- no, no es eso. no se, pero ella te conoce. tienen historia. las posibilidades están a su favor.
pedro.- bueno, si querés te paso el celu y se hacen amigas.
belén.- no, bueno. pero no me cuentes mas cosas de ella que no se, me cae demasiado bien ya. es incómodo.
pedro.- sos rara.
belén.- ¿yo? ¿y tu novia?
pedro.- bueno, esperá. esto pasó en... diciembre.
belén.- que cosa.
pedro.- la opción de abrir... la relación.
belén.- ahhh. ¿no ahora?
pedro.- no. en diciembre del año pasado.
belén.- en dici... JAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ
pedro.- ...
belén.- jjajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajjajajajajajajajajajajaja
pedro.- basta.
belén.- jajajajajajajajajajjajajaa.
pedro.- veo que te diste cuenta de que fue dos semanas después de que te fueses a madryn.
belén.- JAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA
pedro.- jaja. bueno, basta. me siento re loser.
belén.- JJAJAJAJAJAJAJAAJAJ toda la leche chabón. tu novia te da vía libre para que te revuelques con la minita a la que le querés entrar hace casi dos años y... justo se fue por tres meses. es graciosisimo.
pedro.- si, ya se. por eso cuando no aguanté más te mandé el mail para ver cuando volvías.
belén.- JJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA
pedro.- nada, un desastre todo. yo no aguanté pensar que ella estuviese con otros... era cualquiera, encima la única mina con la que yo quería estar aparte de ella eras vos y estabas a 1500 kms... asique nada, le dije que no, que cancelábamos, que ya fue.
belén.- esta historia es genial. la tengo que contar en el blog.
pedro.- no, no seas forra. te lee. se va a dar cuenta.
belén.- pero es demasiado bueno, pedro. porfa.
pedro.- no, prometeme.
belén.- no te voy a prometer esa pavada, dale.
pedro.- te lee.
belén.- que genia.
pedro.- si, ya lo dijiste. además me da miedo como me retrates. o sea, me da curiosidad, me gustaría leerme. pero me da miedo, porque se que soy medio pelotudo.
belén.- bueno. espero un tiempo.
pedro.- bueno.
belén.- ¿y ahora empezaron de vuelta?
pedro.- ¿qué cosa?
belén.- el tiempo. la relación abierta.
pedro.- ah. no.
belén.- ¿no?
pedro.- no
belén.- ¿y entonces? ¿qué pasó?
pedro.- pasó que no me aguanté más.

sábado, 17 de mayo de 2014

que digan lo que quieran

volvía del laburo (trabajo los sábados a la mañana, mi vida es horrible). había salido tarde a las 7 am y no pude desayunar. eran las 15 hs y me sentía a punto de desfallecer (gorda no desayuno es lo peor que te puede pasar). en esas andaba cuando pasé por enfrente de una verdulería y vi una super oferta de uvas, dos kilos a 20 pé. como gorda (y judía) 4ever, me paré y me compré dos kilos. caminé 3 cuadras pensando que estaba a 7 de mi casa, que debía esperar para lavarlas debido a la mugre, a la suciedad, al herpes, al sida, al cáncer, pero no pude. de a poquito, metía la mano disimuladamente, hacía rodar la uva entre mis dedos para creerme de que con eso eliminaba toda potencialidad mortal y me la metía a la boca.
con la primera hice un ricuts de disgusto: era de esa clase de uvas repletas de semillas, mierda.

pero como gorda no desperdicio comida ante todo y ademas gorda super barata a punto de desfallecer de inanición, seguí comiéndolas, sacando discretamente las semillitas de la boca con mis dedos. a las dos cuadras me cansé y empecé a escupirlas, desarrollando excelentes habilidades. no era una escupida pedorrita, sino más del tipo proyectil. ojo, eh, sin saliva ni nada, porque ante todo una dama, solo escupía la semillita.
a las dos cuadras había desarrollado una técnica perfecta. venia super divertida con eso, medio moviendo las manitos y los pieses con  este tema de fondo



cuando hice un super lanzamiento que voló como dos metros y le pegó justo a un cartel pegado en un árbol. me felicité a mi misma, emocionadisima por mi triunfo, cuando escuché un silbido de sorpresa.
me saqué un auricular, y lo miré. me mira. lo miro. nos miramos (se entiende, ¿no?).
- finísima, eh
comentó, risueño.

- como canapé de mondongo
le contesté, rápida de reflejos.

su carcajada fue sincera. me envalentonó, asique me acomodé el flequillo. era un hombre grande, de unos 40 años, pero estaba bastante bien. le dediqué mi mejor sonrisa y renaudé mi camino.

a los tres pasos, escuché: si tuviese diez años y dos hijos menos, me voy con vos, enana.

y me hizo esta tarde fresquita de invierno mucho más amena.

martes, 13 de mayo de 2014

que cosa, la vida

me acosté a las 3.47 am sin ningún tipo de sueño, ni el mas remoto, pero sabiendo que al otro día el reloj sonaría a las 7.18 y mientras convencía a mi cerebro que dejara de saltar como pochoclos en una sartén los segundos y los minutos y las horas pasaban y yo seguía ahí, pensando en que debía dormirme porque en cualquier momento debería de levantarme y era necesario, necesario tal vez como respirar, o como sentir, o como reír, pero mi cerebro no se apagaba hasta que de pronto en algún momento nada paso y sonó el reloj y ya eran las 7.18 y me levante, me saqué la remera vieja de evita que uso para dormir y me puse la remera al revés y me puse las medias y después me peiné y me puse una camperita gris y las zapatillas y por ultimo me puse el jean y mi estomago no tenia hambre de nada pero sabia que tenia que comer asique me serví un vaso de yogur bebible probablemente vencido que había en la heladera pero no me fijé y me puse la campera y pensé que capaz que llovía pero me dio paja levantar la persiana para constatarlo y mientras me lavaba los dientes agarraba el bolso y bostezaba porque tenia sueño porque no habría dormido mas de tres horas, tal vez dos y media, y mi estomago hacia ruido pero no de hambre sino de protesta por haberlo obligado a tomar yougur sin hambre solo porque pensaba que era necesario comer porque así nos enseñaban no se puede salir al mundo sin desayunar y sin lavarse los dientes y mientras pensaba esto y que hoy sabella iba a dar la lista de 30 convocados al mundial y que que me importaba si nunca fui muy fana de futbol pero sabella era de estudiantes y el mundial era divertido y me cruce con una señora de frente por la senda peatonal que separaba rivadavia de av. la plata y ella me sonrió y yo le dije chau aunque no la conocía pero la saludé porque me salió y llegué a la parada y puse los auriculares y mientras tarareaba should i stay or should i go subí al colectivo y una pibita me piso y la miré mal y me pidió disculpas pero yo no sonreí no se porque debería tal vez haberle sonreído porque se disculpó y probablemente no me la cruce nunca más en mi vida y me acomode en la baranda al lado de la puerta sabiendo que molestaba pero no había espacio en otro lado y me acorde de las veces que puteaba a la gente que hacia lo mismo en el colectivo pero no me importó porque ya estaba ahí y ahora que linda que estas sos mi caramelo una señora me golpeo con su cartera enorme y la mire mal y ella no me miró y supuse que tal vez era mi culpa por estar en el medio y me interrumpió mi panza haciendo sonidos extraños y ahora no sabia si era de hambre o de protesta y una señora me preguntó molesta si bajaba y le dije que no como disculpándome con la voz y la miré como para sonreirle pero no me miró y al rato toque el timbre y camine las dos cuadras que me separaban de mi trabajo y me acomodé el flequillo y pensé que la humedad era el problema y la secretaria del colegio me abrió y me dijo algo y yo no la escuche porque todavía no había apagado los auriculares pero le sonreí y le dije que buen día y subí las escaleras de a dos escalones y entré justo cuando una señora comenzaba su clase de jornada institucional enseñándonos algo sobre como hablar por señas ya que en mi escuela hay un par de chicos sordos y aprendí a decir profesor e historia por señas y aprendí a decir también te ayudo y silencio con las manos y fue bueno y pensé que a veces las jornadas estaban bien mientras miraba a mis compañeras docentes todas mas mayores que yo mientras hablaban y comían bizcochitos don satur y miraba mis zapatillas de tela que se les había hecho un agujero y me acorde que las había comprado el año que empece el cbc y pensé que tenían muchos años y me iba a poner a contar cuantos años tenían pero me distraje pensando que siempre le digo a mis alumnos que es mentira que no podemos existir sin las matemáticas y que yo solo sabia sumar y restar de a 5 o de a 10 y que ya dividir me parecía algo cuasi imposible y ya eran las 10.30 e iba a llegar tarde a ingles asique me puse la campera y saludé y salí medio corriendo del colegio y la portera me grito que no corriera que recién había encerado el piso y me iba a resbalar y lastimar y cuando salí camine por la calle y el vientito fresco en la cara me hizo acordar que estaba despierta y pensé que que lindo todo lo de estar despierta y que sea invierno y el fresco y parpadee un par de veces y cante el tema ese del amor es mas fuerte un poco bajo porque me daba vergüenza cuando alguien pasaba caminando cerca mio y después llegue a lo de mi profesora de ingles y ella me pregunto how are you y yo como si tuviese el síndrome de tourette como dice mi amiga p.- no lo tomé como una pregunta retórica sino que me puse a hablarle de como estaba realmente y le conté de mi mama y del lenguaje a señas y como se decía profesor en señas y de que me había separado de alguien hace poco pero que estaba todo tanto mejor y que a veces hacia todo mal pero a veces me olvidaba y me sentía un poco mejor y entonces ella me sonreía y yo pensaba que que lindo tener una mama como ella capaz alguien a quien contarle cosas a veces y no estar solo pensándolas todo el tiempo para mi e hicimos unas actividades y me enseño como se dice separarse en ingles split up o algo así y después termino la clase y camine hacia puan y medio que salte un poco como cuando era chica e iba de la mano de mi papa y llegue y di parte de una clase sobre la revolución inglesa y dije siglo XVI en vez de siglo XVII y me dio un poco de verguenza pero después hice un chiste y se rieron todos y me olvide de que me había dado verguenza y después charle un poco con la profesora y me entere de chismes y me emocione por tener primicias que contarles por wassap a mis amigas y se las conté y me sentí re genial teniendo novedades y fui mala un rato diciendo cosas feas acerca de una persona mientras volvía a mi casa en subte y después me cruce en la veterinaria con un gatito anaranjado encerrado en una jaula chiquita y pensé que que lindo y que me lo podría quedar de no tener a mi gata isidora que es bastante odiosa y nunca supe porque y después pensé en lion el gatito de a.- y que es medio malo también pero un amor porque es chiquito y que cuando uno es chiquito las cosas malas se notan menos y llegue a casa y me puse a mirar las noticias y me indigne con el pollo sobrero y con los troskos en general y estuve un rato enojada con eso pero después se me paso porque vi un chiste sobre judíos que me hizo reír y entonces hice mate y cuando me fui a servir justo estaba mirando la nota que le hizo mirta legrand a pamela david y no preste atención y el mate se rebalso y me lo tire encima y me quemé y pensé que qué pelotuda que era y fui a buscar el trapo y pensé que justo había limpiado ayer y hoy hacia este enchastre y me dolía de la quemadura la pierna y después pensé un rato en mi tía no se por qué y le puse like a una foto que subieron de mi padre en su juventud en el face de un amigo de el y pensé que era un lindo tipo y que en esa foto debía de tener mi edad y me olvide de terminar de limpiar el piso y pise descalza el agua que había tirado y putié de vuelta y puse una track list de temas de scorpions y abrí un archivo word para empezar a preparar una clase mientras wassapeaba sobre el chisme genial con una de estas amigas a las que le había contado y de pronto me puse un poco triste porque me hubiese gustado contárselo a una persona pero ya no nos hablábamos y después medio que se me pasó porque me olvidé y me hice una colita y pensé un poco en mi nueva obsesión masculina y en lo mal que me había portado y que tenía ganas de verlo pero capaz que él no y después pensé en el blog y decidí que tenia que escribir todo esto porque qué cosa la vida, ¿no?, decía mi vieja, un día está y al otro resulta que ya no.

domingo, 11 de mayo de 2014

derrape y consuelo a medias

me mando un mensaje preguntandome que hacía.
"nada", contesté malhumorada, de toque. siempre me malhumoro cuando mis planes de cojer no salen como los pronostico.
¿vamos a cenar?, me preguntó. dejé el celular sobre la mesada de la cocina para no contestar "no" enseguida. saqué la ropa del lavarropas y me miré al espejo. me había cortado el pelo a la mañana y tenía el flequillo excesivamente recto. se notaba el corte reciente. me hice dos trenzas, también estaba excesivamente corto. 4 o 5 vueltas habré dado hasta lograr atarmelo.
escuché que volvió a sonar el celular. fui a buscarlo. ¿me vas a dejar de contestar como siempre que te invito a algo? que feo, eh. no hacerse cargo.
pensé que a lo mejor si podía cojer esta noche, al fin y al cabo. no me gustaba demasiado, pero nadie me gustaba demasiado nunca a mi, que se yo. tal vez me sorprendía.  me decidí. "dale, vení. ocupate de la comida, eh".
claro que me ocupo. en veinte estoy ahí.
me miré al espejo otra vez y decidí dejarme las trenzas. el flequillo estaba demasiado recto, que bronca me daban los primeros días tras la peluquería. me saqué el shorcito negro que traía y la remera gris, mi pijama de ese día, y me puse una pollera de jean y una remera roja. casi enseguida, sonó el timbre. antes de abrir, me miré otra vez el flequillo, recto, muy recto. mierda.
lo observé detenidamente, se había esforzado para estar bien. no era de lo mas lindo y la noche húmeda y semi lluviosa le daban un aspecto pegoteado, pero no estaba mal. me corrí y lo dejé pasar. subimos los tres pisos en silencio. entró y sin preguntar paso a la cocina y puso en el microondas un taper con pastel de papa que había hecho el mismo, como me anunció. me preguntó como estaba, tanto tiempo, y ahí me desbordé.
le empecé a contar lo mal que hacía todo yo. lo difícil que me era relacionarme, todo lo malo que generaba en la gente. la forma en que estructuraba mis relaciones, lo cansada que estaba del papel en que me ponía yo y los demás, porque les era mas cómodo. lo poco que me quería yo, lo poco que me querían los otros. los cambios que estaba intentando hacer, que no funcionaban, porque siempre recibía un no, un después, a cada pequeño pedido. los estereotipos de mierda que tenía para elegir tipos, siempre igualitos entre sí, cagones pelotudos, lo mal que la estaba pasando por ser yo, por las relaciones que tenía, por todo lo que eso me generaba. se me saltaron las lágrimas y pensé, y creo que se lo dije, que pobre él, que nada tenía que ver con nada de esto y que perdón, pero que no podía parar de llorar y que así no ibamos a poder cojer. desde el sillón, me extendió la mano y me invitó a sentarme con él. le agarré la mano y lo hice. no dijo nada, solo apoyó su cabeza sobre la mía y me escuchó llorar desconsolada, porque sí, sin preguntarme nada más.
cuando me desperté, seguía ahí, abrazada por él. lo miré, y me sonrió.
"¿viste como me agarrás la mano?", dijo. lo miré sin entender bien. "no me agarrás la mano, solo el dedo gordo. como los nenes" y señaló su mano. mi mano, pequeña, apretaba de forma casi instintiva solo su dedo gordo. todo el resto de su mano envolvía la mía.
"eso solo significa una cosa, belén", comentó. lo miré, esperando el veredicto. "pero no te lo voy a decir. lo vas a tener que averiguar solita. esperemos que no te equivoques y elijas lo que te hace mal, como hacés siempre nomás".
nos quedamos un rato en silencio.
me abrazó, otra vez. estaba tan cómoda, ahí. cerré los ojos, fuerte, como cuando era chiquita y quería que todo desapareciese.
fue cuando comentó, suavecito: "a mi igual me alcanza con quererte cuando me lo permitís".
y me odié, una vez más, por no poder elegir a quién querer.

martes, 6 de mayo de 2014

soltar

               "endijpué de tantos años, si tengo que elegir otra vez, la elijo a la eulogia con los ojos cerrados... porque si los abro, elijo a otra"*
inodoro pereyra
                                   

hay un momento maravilloso, para mi.

cuando la vida se vuelve pesada. cuando las situaciones se vuelven tan enredadas y desgastantes que pasas mas tiempo sintiéndote mal que bien.
cuando los días solo son una sucesión de malos momentos.
cuando mantenés vínculos enfermos, pestilentes, o muertos.
cuando te abrazas a lo que no va.
cuando querés y no te quieren.
cuando te ganan obsesiones ridículas, cuando parte de tu vida gira en torno a sentirte despreciado, chiquito, casi que invisible.
cuando pataleas en el vacío, cuando te miran hablar pero no te oyen.
cuando insistís y al otro no le importa.
cuando no te ven si no estás enfrente.
                                   si no estás arriba.
                                           si no estás adentro.


muchas veces sentí vergüenza de que no me quisieran.
desde chiquita preferí no querer a que no me quieran.
cuando alguien no me quería parecía confirmarle a mi autoestima todo lo que pensaba de si misma. que era poco, que no era suficiente, que no valía nada, para nadie.

hace poco empecé a darme cuenta de que es al revés. de que no hay que sentir vergüenza si alguien no te quiere. hay que sentir vergüenza por no querer. por no saber querer. por no poder. por querer mal.


cuando me quedé sin la persona que mas me quería mi mundo se quebró. me enojé con ella, por quererme siempre, por quererme tanto, por quererme bien. pensaba que, después de haber experimentado eso, nada me sería suficiente, nunca. y en parte tenía razón.

un invierno de hace un par de años atrás, sentada en el piso de mi casa y llorando desconsolada con una amiga, ella me abrazó y me dijo, suavecito al oido, que a mi me dolía tanto ese amor perdido porque no estaba dándome cuenta de que ese amor, que conocí yo, mucha gente, como ella, no lo había conocido nunca. se alejó un poco, me miro tranquila y sonrió: te quisieron tanto, toda, siempre. ¿no te das cuenta?. con eso te basta para sobrevivir hasta que te mueras, haber sido querida como te quisieron a vos basta y sobra para nuestro paso en el mundo. que suerte tuviste, belén, de que te quisieran así, tan grande, tan toda, tan siempre.

a veces me olvido. me enrosco en historias ridículas con gente que no quiere quererme para regordearme en mi soledad, en ese amor perdido, para constatar que ya está, que ese amor no existe mas. que no me lo merezco nunca mas.

pero por suerte, cada tanto, me salva un destello de lucidez mental. de pronto la sensación de malestar, el proceso cognitivo de autoflagelación, decanta, y me doy cuenta.
así, instantáneamente, la cadena se rompe.

cuando sucede, entra la luz. es un momento maravilloso, para mi.

de pronto me doy cuenta de que cuando algo no va, que cuando alguien no me ve, cuando alguien no me quiere, hay que soltar.

ese momento es único. el pecho se distiende, la sonrisa aparece, la cabeza se relaja.

yo te quise todo lo que pude.
                           vos no pudiste quererme.

en boxeo, para no comerte todas las piñas, tenés dos estrategias: o abrazás, o te alejás. siempre hay un ganador y un perdedor.
         
te dejo adivinar cual de los dos sos vos.


pero te debo una, eso si.
por permitirme sentir
                         
                 
 me hizo recordar todo lo viva que estoy
gracias, entonces, por eso.

te deseo que cierres bien fuerte los ojos y que te vaya bien,
muy bien
y seas siempre muy feliz
  mi amor.



*gracias sil. por ya sabés qué.

lunes, 5 de mayo de 2014

pedro el que espera, 13 o perro amor explota


esta entrada se lee con este tema de fondo:

la incomodidad crecía junto al silencio.
intenté hacerme la graciosa, pero pedro no dejaba de mirarme y me ponía más nerviosa.
la situación era insostenible, otra vez. todas mis convicciones, mi seguridad, mi integridad, mi dignidad. no quedaba nada. 4 palabras, una sonrisa y ya estaba otra vez ahi, comiendole de la manito. que boluda. boluda, boluda, boluda, me repetía mi cerebro una y otra vez.

me puse de mal humor.
matias y emilio nos esperaban afuera. empezaron a tomar. pedro pidió un whisky, y otro. tuve un deja vu, las situaciones se repetían, me sentía enredada otra vez en algo en donde no queria estar. el mozo me trajo una gaseosa y me hizo un cumplido. los muchachos lo festejaron con risotadas, salvo pedro. pedro se pidió un vodka, y su borrachera era ya palpable.

mientras contaba anécdotas sexuales y los borrachos me las festejaban, pedro intentaba avanzar, hacia algun lado. me preguntaba sobre posiciones, que me gustaba, que no.
lo miré, desafiante.
"me gusta que se animen a cojerme".
emilio y matías hicieron un sonido de uhhhhh. pedro parpadeo, mareado. con un marcado delay, me dedicó una carcajada.

a las 4 am me levanté y dije que me iba. matias y emilio protestaron. me agaché a buscar la cartera y cuando me levanté tenía a pedro a 3 cm de mi cara.
me quedé dura. apoyó su mano contra la pared cortandome el paso.
qué hacés recuerdo que le dije.

se quedó mirandome, fijamente. dos, tres, diez segundos que fueron eternos. sentía su respiración agitada, repleta de alcohol.
dejame, pedro, que me voy.

se acercó un centimetro más.
mantuve la respiración.
con la otra mano me agarró el costado del cuello, fuerte. su dedo gordo presionó mi garganta. ante el movimiento, entreabrí la boca. suavemente depositó sus labios sobre los mios. todo mi cuerpo se estremeció. sentía mi corazón a mil. sus dedos presionaron más mi garganta. el placer se disparó por todo mi cuerpo. su cuerpo se ablanzó contra el mio y la pared.

y me besó. me besó, largo, casi sin dejarme respirar.
agitadísima, sentí que me iba a morir de tanto placer, de tantas ganas, de tanto todo. mi mano se apoyaba sobre la de el intentando que aflojara la presión que hacía sobre mi garganta, pero no se inmutó, el regulaba la presión. la excitación me hacía temblar.
se alejó, mirandome fijamente, y aflojó la presión. volví a respirar normal y lo miré a los ojos. se acercó despacio y mi respiración agitada y su presión volvieron.

sosteniendome así y disfrutando su dominio total de la situación, se acercó a mi oído y tarareó: perro caliente, no deja nada... el amor explota...

domingo, 4 de mayo de 2014

pedro el que espera/12 o se viene

primera parte
segunda
tercera
cuarta
quinta
sexta
séptima
octava
novena
décima
onceava


antes del 20 de julio, vi a pedrito dos veces.

estaba mas raro que de costumbre, se emperraba en verme como si quisiese decirme algo, pero luego cuando me tenía enfrente nada. yo lo dejaba hacer, como siempre. porque una nunca aprende, hasta que aprende. y que gran día ese.

una vez me mandó un mensaje diciendo que estaba cerca, si podía pasar. le dije que si. vino, estuvo media hora. se lo veía molesto. yo, como de mi lado había hecho el cierre mas digno que podía hacer después de todo el papelón ridículo al que me había sumado durante meses, solo lo miraba ser. en general, siempre, yo, miro ser. jamás tomo iniciativas, siempre espero sentada. los silencios eran mortales, la incomodidad era mutua. se fue rápido, no sin antes darse cuenta de que mi computadora andaba para el culo. prometió pasar a arreglarla, pronto.

y cumplió.

vino otro día, taciturno también. la conversación se estancaba, el estaba molesto, nervioso. reinstaló el sistema operativo de la maquina en silencio. cada tanto me tiraba alguna mirada victimaria, a la que yo solo sonreía, distante.


el 19 de julio del 2012 me mandó un mensaje. "pichona, mañana es el día del amigo. nos vemos, no te estoy preguntando".

dudé un poco, pero terminé aceptando. no tenía planes y pasar el día del amigo all by myself me parecía una depre innecesaria. "oka. le digo a matías y emilio".

su respuesta tardó en llegar: "entiendo".

pensé en responderle que si había algo que el no hacía, era entender, pero decidí no pelear. eramos amigos, salíamos como amigos. nada quedaba ya del histeriqueo, por fin.

pedro quedó en que pasaba por casa e íbamos juntos, los chicos iban directamente. tenía cero expectativas. jean, zapatillas y una remera azul que me dejaba un hombro al descubierto. ni a cambiarme le había puesto onda. lo esperé abajo, no quería que suba a casa y que se genere otra vez una situación incómoda.

me sonrió, tímidamente, y me miró con esos ojitos de niño que tenía, siempre sorprendidos de todo. le sonreí, ampliamente.

sabés que cuando no te veo, me olvido. y de pronto te vuelvo a ver y me acuerdo.  cuan linda sos, y porque si.

la declaración me tomó desprevenida. le dije que ni siquiera me había vestido posta.

así me gustás. siempre.

me sonrojé y cagué.

pedro me tenía en sus manos, otra vez.

sábado, 3 de mayo de 2014

pedro el que espera, 11, y un par de mails, el interludio

primera parte
segunda
tercera
cuarta
quinta
sexta
séptima
octava
novena
décima


pensé en no contestarle. el mail quedó dos semanas en mi casilla, esperando.
pero mi ansiedad no pudo, TENÍA que saber a qué venía esta reaparición después de tanto tiempo.
un día, siguiendo un impulso del cual habría de arrepentirme, le contesté.


RE: Hola!
De: belénxxxxxxxx@hotmail.com
Para: pedroxxxxxxxx@gmail.com

¿qué onda? ¿pasó algo?


RERE: Hola!
De:  pedroxxxxxxxx@gmail.com
Para: belénxxxxxxxx@hotmail.com

¿por lo de once decís? si, una mierda. no se porque cristina todavía no salió a hablar todavía.

¿o por qué decís?

¿vos como estas, chiquita?

RE: Hola!
De: belénxxxxxxxx@hotmail.com
Para: pedroxxxxxxxx@gmail.com

yo bien.

no, nada. me sorprendió el mail, nada mas. ¿qué necesitabas?


RERE: Hola!
De:  pedroxxxxxxxx@gmail.com
Para: belénxxxxxxxx@hotmail.com

¿te sorprende que piense en vos?

necesito verte. eso.

pd. no sabés. un compañero me dijo que soy igual al actor ese, que me dijiste vos la otra vez, ¿te acordás?. increíble.

RE: Hola!
De: belénxxxxxxxx@hotmail.com
Para: pedroxxxxxxxx@gmail.com

no entendí que era lo increíble.

RERE: Hola!
De:  pedroxxxxxxxx@gmail.com
Para: belénxxxxxxxx@hotmail.com

que dos personas no relacionadas entre si digan que me parezco al mismo actor!
Y TE ACLARO QUE EL ACTOR NO ES MAS FACHERO QUE YO.

RE: Hola!
De: belénxxxxxxxx@hotmail.com
Para: pedroxxxxxxxx@gmail.com

SI, ES MAS FACHERO. PERO IGUAL DE NABO.

RERE: Hola!
De:  pedroxxxxxxxx@gmail.com
Para: belénxxxxxxxx@hotmail.com

CALLATE. VOS SOS MAS NABA QUE LOS DOS JUNTOS PORQUE NO ENTENDIAS QUE ERA LO INCREIBLE.

¿me extañabas? dale. no le cuento a nadie.

RE: Hola!
De: belénxxxxxxxx@hotmail.com
Para: pedroxxxxxxxx@gmail.com

la verdad que no.
te asocio con cosas feas.

RERE: Hola!
De:  pedroxxxxxxxx@gmail.com
Para: belénxxxxxxxx@hotmail.com

yo te asocio con todas cosas lindas.
me dijo matías que volvías la semana que viene. te paso a ver el finde, el sábado. ¿puede ser?

RE: Hola!
De: belénxxxxxxxx@hotmail.com
Para: pedroxxxxxxxx@gmail.com

no.
no quiero que me histeriqués mas, pedro.
cortala.



nunca más contestó.


hasta el día del amigo.
día de LA CATÁSTROFE. bueno no, pero fue el inicio del fin, o algo así.

viernes, 2 de mayo de 2014

pedro el que espera, 10 u hola!

primera parte
segunda
tercera
cuarta
quinta
sexta
séptima
octava
novena

no volví a responderle los mails, ni los mensajes. tampoco en el msn.

había llegado al tope de mi paciencia. me había dejado boludear mas de lo acostumbrado y mi ego herido no era ninguna pavada. estaba furiosa.


pasaron 4 meses de no tener ningún tipo de contacto. nada.
ya no pensaba en pedro. nunca.


un día, en febrero del 2012 (esta historia comienza en el 2010, asique dense una idea de los tiempos de pedrito), me llega un mail de él.
verlo en la casilla de entrada me produjo una mueca de fastidio. me volvió, de pronto, a doler un poco la cicatriz que le habia dejado a mi orgullo y, rencorosa, recordé como me había pelotudeado.
lo abrí, asqueada:


Asunto: Hola!

De: pedroxxxxxxxx@gmail.com
Para: belénxxxxxxxx@hotmail.com

Hola, pichona, ¿cómo estas? so many time?
Extrañé bastante tu presencia, hace un montón dejaste de hablarme y te fuiste, ¿seguís en madryn?. Nunca más sali con los chicos. Sin vos es bastante aburrido.
Te mando un beso. ¿Nos vemos a tu regreso, no?



sábado, 26 de abril de 2014

qué importa

siempre me costó crecer.

tal vez porque era una forma de alejarme de la que era cuando estabas vos.

dejar de ser la nena que criaste, la mujer semi adulta que dejaste sin avisar. no me voy a morirme, me dijiste. y yo te creí, como siempre. ¿por qué no creerte? si siempre estabas ahí, para mi. te dejé irte de casa, sin mi. me quedé acá sola, sin vos.
te dejé irte porque te creí. te juro que te creí. lo que es la negación, desde su perspectiva tapar el sol con la mano basta. si no lo veo no está, no existe, no es.

no quisiste que nos despidamos.

yo acaté, todo. inconcientemente pensaba que si te hacía caso, si me portaba bien, todo iria bien.
te salude con la mano desde la vereda. no sonreiste, estabas enojada porque yo me enoje, porque no queria que te fueras. no quería que te mueras.

siempre mi reducto, último, fue enojarme. estaba enojada con vos porque me estabas dejando sin decirmelo, y no lo sabía. te dolía verme, o que yo te viese así. o no se.
nunca supe que era lo que te dolía porque nunca me lo dijiste.
nunca me hablaste de que pasaría si pasase lo que vos sabias que iba a pasar.
por primera vez no me diste instrucciones.

vos no hablabas casi. yo no se hacer otra cosa.
hablo y hablo y vuelvo a hablar.
hablo al pedo.

ya no me quiero lastimar.
me olvido de todo para tratar de alivianar el peso sobre mi cabeza.
pero seguís tan presente que aunque te borronee para intentar sobrevivir
estas acá enredada en mi garganta.
te siento en mis manos, que son identicas.
sonreís en mis comisuras
aparecés en mis miedos
y ya no me acuerdo de tu voz, de la forma en que te peinabas el flequillo ni del color con que te pintabas las uñas.
sin embargo todo lo bueno, todo lo lindo, todo
sos vos.
tu presencia es enorme
tu amor está tan vivo
que me emociona tu capacidad de trascender

y me lastima sentir que todo mi amor, todo lo que podría darte ahora, que es tanto más que antes, se queda acá atragantado.
y otra vez, una más
soy yo, recibiendo
todo lo que me das.



tengo bien abierto el corazón
pero ahora,
qué importa.







viernes, 11 de abril de 2014

deja vu de yo con vos

la canilla gotea, cansadamente.
una gota, y dos, y tres. de repente caen tres juntas, y luego empieza de nuevo. una gota, y dos, y tres. no me levanto a cerrarla del todo, el sonido me hace acordar a algo y no recuerdo a que. me quedo quieta, poniendo mis sentidos en alerta, busco, casi conteniendo la respiración.
un plato sucio, al fondo de la bacha, recoge de a poco las gotas, las suma, se llena. el ruido cambia, ya no es contra el vidrio que caen las gotas, sino que se unen al resto, hacen ruido de plop, de agua profunda.

sentada en una silla trato de leer, pero el sonido me transporta a otro lugar. a otra casa, a otro plato, a otra canilla.
me recorre un escalofrío rápido y un deja vu de yo niña me transporta hacia cuando vos eras, y eramos juntas. al mismo sonido, a otro mundo, donde todo estaba bien porque yo no era esto, sino otra, la que era cuando estabas vos.

otro escalofrío me recorre y los ojos se me llenan de lágrimas.
ya no te pienso seguido, pero cada tanto te me aparecés de la nada, de golpe, como con furia, recordandome cómo todo era mas lindo cuando estabas acá.

como no me importaba que el resto me quisiera, porque sabía que haga lo que haga, pase lo que pase, me transforme en lo que me transforme, vos me ibas a seguir queriendo siempre.

y ahora que no estás por acá, queriendome,
no se, te digo
nada sirve.
sigo acá goteando una, y dos, y tres.
tan rota, tan distinta.
sin vos.
y te juro que a veces,
ya no se.

domingo, 6 de abril de 2014

pedro el que espera, 9 o la decisión final

primera parte
segunda
tercera
cuarta
quinta
sexta
séptima
octava


enfiló hacia la barra y lo vi tomarse un tequila de un saque.
me molestó que tuviese que emborracharse para estar cerca mio.
de lejos vi que se tomaba un segundo.
me puse a bailar con matías y soledad, resignada.
la historia ya me aburría hasta a mi. pronto soledad bailaba en una esquina, sola, compenetradisima, y matias se concentró en mi. bajamos, subimos, meneamos, nos toqueteamos. lo miré, sopesé las posibilidades. era lindo. medio chiquito para mi, pero a estas alturas edad no implica madurez, pedro era un claro ejemplo. matías intentaba acercarse, y yo miraba a pedro, que seguía tomando en la barra. de repente matías me agarró de la mano y tiró llevándome hacia afuera de la pista. quería decirme algo, me dijo. me resigné a escuchar algo que en realidad no quería.
ni bien empezó a balbucear unas palabras, pedro me agarró de la mano y me arrastró de nuevo hacia la pista. encastró mi cadera con la suya y empezó a hacerme girar. me olvidé de matias, de mi odio hacia pedro, de todo.
recuerdo poco más de esa noche. no nos volvimos a despegar hasta las 5 am. bailamos todas y cada una de las canciones que pasaron. mas se adentraba la noche, más me apretaba él, mas podía sentir su cuerpo contra el mio.
con el correr de las horas, el calor del boliche en conjunción con la poca ventilación hizo que la humedad condensara en una especie de vaho general. yo no sabía si transpiraba yo, o el, o eramos los dos, pero estábamos empapadisimos. lo recuerdo acariciándome los hombros, la cara, los brazos, su mano se deslizaba por mi piel totalmente empapada. pegaba su mejilla con la mia, y no se separaba un minuto de mi. nada. fueron 4 horas en las cuales nuestros cuerpos no se alejaron ni un centímetro.

a las 5 se acercó matías con cara de pocos amigos avisando que se iba. que soledad estaba con otro tipo y se quedaba. de pronto pedro pareció despertarse de ese trance y dijo que si, que era tarde, que se tenía que ir, que lo esperaban.
bromié al respecto de si era la cenicienta, pero no le hizo gracia.
"espero a que te tomes un taxi", dijo, seco, cuando matías dobló por scalabrini.
me lo quedé mirando, anonadada. no podía creer que ESA fuese su despedida. ¿me sacaba a las corridas y me metía en un taxi y ya? ¿después de estar apoyándome y tocándome toda la puta noche?. la furia, el odio, el enojo, volvió de pronto, me cayó y me invadió toda, de forma instantanea.

me sonrió, mientras esperábamos, y me puso su campera en los hombros. yo estaba tan llena de ira que no dije ni una palabra.
cuando me abrió la puerta del taxi y se inclinó para darme un beso en la mejilla, lo esquivé. con un solo movimiento dejé caer su campera en la calle, y cerré la puerta del taxi con un portazo.

después de darle al tachero la dirección, cerré los ojos y me recosté sobre el asiento.

juré no verlo nunca más. y esta vez era en serio. muy.

y casi que cumplí. les juro.

pero no.

miércoles, 2 de abril de 2014

pedro el que espera, 8 o un pasito pá adelante, un pasito pá atrás

primera parte
segunda
tercera
cuarta
quinta
sexta
séptima


lo esperé abajo. estar encerrada entre las cuatro paredes del depto me ponía nerviosa. necesitaba aire. estaba fresco, un vientito suave me recordaba que estaba ahí, que tenía un cuerpo que se erizaba, que estaba viva. además pedro me ponía nerviosa. digo, cada vez que venía a casa se ponía tan nervioso que me ponía nerviosa a mi.

me había puesto un enterito tipo short, straples. el que a el le gustaba. me hice una colita, me pinté los ojos, me puse unas sandalias que hacían parecer a mis piernas razonablemente largas. pero no se, no estaba del todo convencida. tenía como un  mal presentimiento que me acompañó toda la noche.

estaba pensando en eso, cuando lo vi acercarse, apurado. caminaba gracioso, con pasos demasiado largos para sus piernas cortas. me miró sin verme, y nervioso, bajó la vista. me putié por dentro. me había olvidado de como era en persona, cuando estaba cerca mio. me malhumoré, de pronto.

me dio un beso rápido en la mejilla, y empezó a caminar con la cabeza gacha. tuve un impulso de dar la vuelta y quedarme en mi casa. pero me había puesto las sandalias, me había pintado los ojos, no podía abandonar sin pelear. tomé aire y lo seguí.

hablamos poco, casi nada en el trayecto que hicimos en colectivo. no estaba incomoda, igual. no tenía nada que decir, y eso en mi era raro. el cada tanto me sonreía como disculpándose. tal vez presagiaba lo que iba a pasar. tal vez era su culpa, que le atacaba por dos. por su novia, y por mi. me acomodé frente a uno de los asientos y cerré los ojos. con un movimiento rápido se puso atrás mío y se recostó sobre mi. abrí los ojos, sorprendida. ¿había sido eso un avance explícito?.

di media vuelta con mi cara y lo miré. me miraba, dulce. se acercó un poco más y sentí su respiración sobre el cuello.

sin embargo, el colectivo estaba bastante lleno. a lo mejor solo había sido para acomodarse en un menor espacio. de buen samaritano, digamos. de pedro podía esperarse cualquier cosa.
ya a estas alturas no sabia como leerlo, no entendía nada. de pronto apoyó su mentón sobre la parte de atrás de mi espalda. contuve la respiración y sentí que me daba un beso, chiquito, sobre el hombro. muerta de vergüenza me quedé donde estaba, y él hizo lo propio hasta llegar a nuestra parada. mi mente trabajaba a mil. no podía creerlo. ¿ya estaba?, ¿finalmente habíamos avanzado?

cuando se movió para bajar ese momento había desaparecido. pedro empezó a hablar de cualquier cosa, rápido, sin demasiado sentido.

estaba confundida. ¿realmente me había dado un beso? las dos escenas parecían totalmente incompatibles entre sí.

en la puerta del barcito de palermo, nos esperaban matías y sole. pedro sonrió excesivamente. yo hice una mueca.
nada estaba, nunca, con este pibe. dos adelante, cinco para atrás. medio para adelante, siete para atrás.
lo odié. me odié. nos odié.
nada nuevo bajo el sol.
entré, resignada.