la unica diferencia entre la realidad y la ficción es que la ficción debe ser verosímil .- mark twain


mis padres fueron radicales, yo soy peronista, lo de progre vino por default. no entiendo la gracia de guardar secretos, nunca pude hacerlo; siempre lloro en todas las sesiones con mi analista así no siento que desperdicio 300 pé.

dos referencias básicas a la
hora de leer el blog: isidora es mi gata e inés mi psicóloga. con ellas conformamos el triángulo isóceles que perpetúa mi desequilibrio interior. y mis amigos, claro, protagonistas estelares de los numerosos diálogos que rellenan este blog. y mi mamá y mi papá que son los culpables de todos mis problemas emocionales (gracias freud).
que les sea leve, pues.


la vida no es como uno quiere. es como es (mirta legrand)

Buscar este blog

dijo de belén el caricaturista historiador bobrow: "el idiolecto de la autora de este blog asume todos los tópicos culturales más políticamente incorrectos de occidente sin por ello asumir su carga ideológica".

jueves, 31 de enero de 2013

che, adivinen quién reapareció

quería avisarles que reapareció poseidón. ya lo vi dos veces, y dejé plantado al adjetivador para salir con él ayer a la noche (disculpen vicky, cristina y eliza que se quedarán con la duda de que tan salame era el de los abdominales).


estoy muerta de amor, como con el italiano. y me atacaron toda la ansiedad y la obsesión junta de saber que me voy y que quiero verlo y besarlo y cojerlo y verlo y besarlo y cojerlo otra vez.

inés diría que esto no es más que otro de mis caprichos de siempre. berrinche de nena que quiere JUSTO lo que sabe que no puede tener y que así como me agarran se pasan en una semana. "dejá de decirle obsesiones, belén. si fuesen obsesiones no te dejarían en paz nunca. lo tuyo son caprichos que te aferran a lo que no fue ni puede ser para no hacerte cargo de construir algo real con nadie. tus obsesiones duran menos que un pedo, aunque agotes mentalmente a todos los que están alrededor hasta que aparezca un juguetito nuevo".
si la conoceré.

pero no saben lo que es poseidón, chicas/os. no saben.

hoy a las 7 am me mandó un msj al celu que decía: estoy muerto de cansancio morocha. no sabés. tengo unas ganas de dormir que me caigo; y si es con vos mejor.

ayer me preguntó si había leido "todos esos libros que tenés en la biblioteca de deenserio". 

es mi marinero rudo de ensueño.

lo vi ayer a la noche y no puedo parar de mirar el celular a ver si me dice de vernos hoy.

ajjjj, bendita ansiedad, bienvenida. no te extrañaba nada, la verdat.


me muero eh. me muero morida. y esta vez es deenserio. y de amor.

martes, 29 de enero de 2013

el adjetivador o yo dije y el me dijo y me dijeron

todos nos cruzamos con ellos tarde o temprano. intentamos evitarlos, los evadimos, nos reimos de ellos... pero cuando están tan buenos como el mio, decidís hacer oidos (u ojos, en este caso) sordos y te concentrás en los abdominales.

lo conocí una noche en madryn. le pasé mi celular después de hablar un rato, porque metió dos chistes buenos (es fundamental el humor en mi vida, siempre. dos chistes buenos, si encima estas bueno, puede equivaler a amor de una vida, o al menos a sexo sin tantas vueltas - soy vueltera de profesión, según p.-).

cuando pensé que ya fue, que nunca me escribiría, apareció (a una semana de irme, así son todas mis historias de amor, te das cuenta).

me escribió:
hola bombón, que hacés. soy yo, n.-, finalmente me animé a tirarme a la pileta, me echaste fly pero me diste tu número, eso solo puede significar que en el fondo tenés ganas de verme.

lo que pensé contestarle:
hola mi bolita de fraile azucarada. seguro que anduviste cojiendote a otra y por eso recién aparecés. te di mi número porque estoy aburrida como una ostra y prometés abdominales, ponele.

lo que contesté:
hola, todo bien. me alegro que te animaras.

lo que respondió:
epa, que secota. ¿cuando nos vemos preciosa? no puedo parar de pensar en vos hermosa.

lo que pensé contestarle:
cuando vos quieras, bichito de luz. desde esa noche que nos cruzamos alumbrás mis noches de insomnio.

lo que contesté:
cuando quieras. yo estoy de vacaciones, no tengo mucho drama de horarios.

lo que respondió:
genial bebé. decime vos. yo estoy disponible para vos siempre, bonita.

lo que le escribí a p.-:
te mando los mensajitos piba, mirá. es un langa. flor de nabo, ¿que le pasa?

lo que p.- contestó:
jajajajaja es un berretengui pero velo belénnn no lo queremos para maridooo además tenés que tocar esos abdominalessss cojetelooo.

lo que le contesté a p.-:
fantaseo con ver que va a hacer cuando se le terminen los sinónimos. ¿repetirá o innovará?

lo que p.- me contestó:
todavía no usó muñeca, tiene margen. ¿cómo califico una compra por mercado libre?

lo que le respondí al adjetivador:
¿mañana?

lo que me respondió:
dale. te busco a las 21 hs. no puedo esperar a verte, linda.

lo que pensé responderle:
te espero, mi bomboncito de chocolate caliente con corazón de dulce de leche acaramelado.

lo que le respondí:
te espero, mi bomboncito de chocolate caliente con corazón de dulce de leche acaramelado.

lo que dijo p.-:
belénnnnnnn sos ehhhhh no puede ser que no te aguantes taradaaaaa asi no te lo vas a cojerrr.

lo que el adjetivador me respondió:
jajajjajajaa que tonta.

lo que le respondí:
me parece que el tonto sos vos.

lo que p.- dijo:
BELEN BASTAAA

lo que el adjetivador respondió:
ah, sos una dulce eh

lo que le respondí:
me descubriste.

lo que me respondió:
mañana te como a besos muñequita y te saco todo el mal humor.

lo que dijo p.-:
y lo dijo nomás. 

lo que dije yo:
se aguantó bastante.

lo que concluyó p.-:
SEXOSEXOSEXO




lunes, 28 de enero de 2013

poseidón, manolito y yo

como ya muchos de ustedes saben (y sino, deberían) yo nací en puerto madryn. ahora estoy acá, transcurriendo mis vacaciones como los últimos 6 veranos de mi vida desde que me fui a estudiar. el irte a estudiar lejos de tu casa genera que tus vacaciones nunca sean vacaciones, sino que sean mas bien una vuelta a. a los orígenes, a la ciudad que nos vio nacer. yo soy de esa gente de raíces gruesas. me cuesta desprenderme de las personas, de los lugares... pero principalmente de lo que fui. me cuesta aceptar que uno ya no es lo que era, y que todo lo que antes entendíamos de cierta forma cambió, de que lo que era importante ya no lo es tanto, de que lo que nos ataba ya no.
inés, antes de volver, me hizo la pregunta clave, ¿a qué volvés? y... ¿por qué tanto tiempo? y la única respuesta real es que a mi el desarraigo me cuesta y me duele. sentirme incómoda en la ciudad que nací, que habité 18 años, que eligió mi mamá para criarme, donde está mi casa, no se... me pone mal. asique intento e intento. pero creo que esta es la última vez que.

en fin.


pero lo que tenía para contarles era el único levante del verano. la verdad es que estuve muy pancha. me dediqué a alquilar películas en el videoclub (si, acá siguen existiendo,y NO, no son vhs) y a visitar a mi gente querida. no salí, a la playa fui bastante poco (el clima no acompañó demasiado, la verdad) asique no tuve demasiadas oportunidades de interaccionar con seres humanos.
pero el domingo fui a hacer un viaje en un catamarán nuevo que hay acá, con dos amigas que heredé de mamá y que me conocen desde que tengo 5 años.
la pasamos hermoso, el día era precioso y yo tengo la nariz roja de sello de culminación de la travesía.
cuando estabas por subir al barco, una chica te tomaba los datos. nombre, apellido, dni, esas cosas. cuando me toca mi turno, un pibe que estaba parado al lado de ella exclama: 
- a la de amarillo le tomo los datos yo.
me había llevado una remera discretita, amarillo fluo, cosa de que me viesen bien si me caía al agua viste.
lo miré unos segundos y me sonrió. lindo, me sonrió.
- ¿nombre?
belén
- ¿apellido?
xxxxxx
- ¿dni?
32.XXX.XXX
- ¿teléfono?
cuando empezaba a darselo me di cuenta de que no era un dato que le hayan pedido a los demás. levanté la vista y me guiñó un ojo.
pero que bobo.
contesté.
- casi. ¿no me lo das?
riendome seguí mi camino. mis amigas, que habían presenciado toda la situación, no paraban de cagarse de risa y decirme que le de el número.  
¿están locas?, me exasperé, además, tiene una uniceja.
el muchacho era lindo, si. pero tenía una única ceja que se unía en la parte alta de la nariz. inevitablemente terminó apodado manolito.
mientras veíamos lobos marinos y delfines, manolito volvió a acercarse.
- vine a ver si habías pensado mejor lo del teléfono.
me puse colorada como un tomate y no contesté. creo que es por esta clase de cosas que me doy cuenta que lo mio no es el levante en boliches o con desconocidos. es impresionante la pelotudez enorme que me agarra de pronto y me quedo muda. mudita. yo, justo. no se donde mierda va a parar mi espíritu de supervivencia (bha, el de reproducción, más bien. o el sexual, seamos claros, dejar descendencia no creo que sea lo mio).
ya finalizando el viaje (dura tres horas) hacen una ceremonia medio ridícula de bautismo a la gente que nunca había navegado en el mar. salen tres tripulantes vestidos de piratas, una vestida de sirena, y empiezan a hablar del dios del mar, poseidón. que poseidón de acá, que poseidón de allá. yo, alejada del tumulto, seguía mirando hacia el mar. la gente que suele hacerte pasar verguenza ajena y yo nos llevamos bastante mal. en eso estaba cuando siento que me mojan. me doy vuelta sobresaltada y veo que "poseidón" me había tirado un balde de agua (salada) encima. medio enchinchada me doy vuelta y veo que era manolito.
pero que bobo.
- no jodas con poseidón, nena me dijo, apuntándome con su tridente y con esa sonrisa perfecta.
una turba de nenes y nenas se le acercaron para sacarse una foto y lo pude mirar bien. con una peluca blanca enrulada, una corona al estilo freddy mercury, una capa celeste y pantalones y remera blancos, el flaco intentaba mantener cierta dignidad. iba sacándose fotos con la gente del barco y cambiando de posición, pero estuviese donde estuviese, yo sentía que alguien me mojaba y al darme vuelta era él con una de esas pistolitas plásticas tipicas de carnaval que me saludaba desde distintas partes de la cubierta.
al momento de bajar, nos lo cruzamos de nuevo.
- que mala que sos. al final no me lo dejaste.
le guiñé un ojo y le dije que era porque tenía miedo a que fuese el poseidón de mi vida. me sonrió mientras yo me alejaba, tan lindo y manolito él, y silbó para llamar mi atención. cuando me di vuelta me hizo el gesto de que esperase con la mano, pero seguí mi camino. 
a la salida del muelle perdimos a una de mis amigas. extrañadas, con la otra nos sentamos a esperarla en el cordón de la vereda pensando que se había retrasado entre el tumulto de gente que bajaba. estábamos por llamarla cuando la vemos venir corriendo con el celular en la mano.
tengo el número de manolo poseidón, belén. le vas a tener que escribir.












                                                                                                                                                                                            
pero por supuesto que no. el rey del mar es demasiado para mi. yo seré lo que seré, pero reconozco mis limitaciones, la tierra firme es mi habitat natural, donde mis raicitas pueden agarrarse tranquilas. 



tengo una foto con él atraviado con sus mejores galas posedoneiscas y una nariz pelada para recordar a otro que engrosa la lista de los que nunca fueron. 
algo es algo.


sábado, 26 de enero de 2013

no voy a quererte, no

no voy a quererte aunque me quieras
aunque me digas que tengo que quererte
aunque me expliques que es necesario que te quiera.
no voy a quererte, no.


no voy a quererte aunque implores
aunque me mires como si fuese la única flor en el desierto
aunque me llores y maldigas.
no voy a quererte, no.

no voy a quererte aunque me sonrias en silencio
aunque seas el unico que se acuerda de mis cosas
aunque me enumeres una y otra vez todas las razones por las que tengo que quererte.
no voy a quererte, no.

no voy a quererte aunque seas un buen partido
aunque tengas auto, título, dientes perfectos
aunque me preguntes diariamente como siento.
no voy a quererte, no.

no voy a quererte aunque te esfuerces por demostrarme
que sos el unico, el verdadero, el perfecto
aunque me repitas una y dos y tres veces el efecto
que tiene mi media sonrisa en tu cuerpo.

no voy a quererte aunque me digas que estoy flaca
aunque me cedas tu campera frente al frío
aunque te convenzas de que soy la única
que te entiende en medio de este lío.

no
voy
a
quererte,
no.
y encontraré mil excusas ante mis amigos.
que es bajo, que es feo, que no es entretenido.
pero en realidad, debajo de todo
de las justificaciones y las palabras convencidas
se que no voy a quererte, no
porque pese a todo, pese a tanto, no te creo.

no
voy a quererte,
no.
porque me convencí de que a mi los tipos no me quieren
y de que por eso tengo que conformarme
con querer sin que se note al que no me quiere.

no voy a
            quererte, no.
porque estoy tercamente segura
de que lo único que tenemos
                                                  es el amor
                                                 que creemos
                                                    merecer




                                                                                                         




                                                                                     y nada más.





por eso no voy a quererte,
no.
mi amor.

jueves, 24 de enero de 2013

no me lo vas a poder creer o la angustia pá afuera, viste

¿te conté la del avión?. ¿no?. la del avión, ¿en serio no te la conté?. rarisimo, porque desde que me pasó a hoy me la pasé contándosela a todo el mundo, ¿eh?. además la gente me la pedía, encima, me la pedía, entendés. belén, contale a mi vieja la del avión, contale. era LA anécdota del momento. y entonces empecé a acomodarla viste... porque yo cuando cuento muchas veces una historia es como que después me queda armada en la cabeza viste. la repito, la repito, y queda como un cuentito. entonces ahí le meto los silencios... porque ya se cuales son los momentos que más impacto tienen en mi público, viste. entonces en ese momento pam, el desenlace, viste. y las risas. me gusta que la gente se ria de lo que cuento, me pone contenta. soy como los nenes, siento que a más risa más me quieren. porque bueno, es lo que me gustaría hacer en esta vida viste. hacer que la gente se ría. de mi. y conmigo.
pero esta del avión que te digo es buena. buenísima. cinematográfica te diría  decí que la gente me conoce y sabe, sabe que soy capaz. pero vos viste como es esto, capaz que alguien que no me conoce piensa que la estoy chamuyando viste y nada que ver. o sea, yo no chamuyo. no miento nunca. no me sale. lo que si exagero un toque. un poquito viste, no le hace mal a nadie. además vos viste que la vida es percepción, onda... la vida es como uno la vive. y como uno la cuenta. y ahi me pongo toda... ¿posmo, puede ser?, y te justifico cualquiera eh. con la posmodernidad y la subjetividad y la discursividad y el tema del punto de vista del narrador y listo, porque resulta que nada es en realidad como lo contamos y en la práctica todos inventamos, mentimos, exageramos.
pero como siempre me voy de tema, viste. porque la que yo quería contarte, pibe/a, era la del avión. me pasó ahora nomá eh, este 24 de diciembre pasado. yo me venia para acá, para el sur, en avión viste, que te sale casi lo mismo que en micro. el avión salia a las 12 hs, ponele. y lo que nunca, yo estaba en el aeroparque a las 10. dos horas antes. la que nunca, te digo, porque lo mio nunca fue la puntualidad, jamás. siempre llego corriendo, con la lengua afuera, implorando que me despachen las valijas. iba yo, re tranqui viste, por el aeroparque. poca gente, te digo, se ve que todos habían viajado antes. yo había tenido una noche de sexo, alcohol, drogas y rockanroll la noche anterior (bueno, tanto no, pero ponele. viste que viene bien ponerle algo de picante a las anécdotas). bueno, te decía, re tranqui pero no habia dormido un carajo. nada de ná. encima un calor ese 24 de diciembre en bsas... un calor. país tropical el nuestro, un asco. yo siempre fui partidaria del frío. odio el verano, como el viejo ese de la propaganda de aire acondicionado, viste. lo odio con todo mi ser. primero al verano, después a la gente que se cola en las filas, con eso te digo todo. cuestión que ahí estaba yo, en el aeroparque viste. despaché las valijas lo más bien, hasta le hice ojitos al azafato y todo y subí al primer piso. puerta 9 me habían dicho. gate 9, perdón. asique busque la gate 9 esta, viste, y me senté en las sillas incomodísimas esas que hay a los costados. incomodísima estaba porque encima son medio altas, y yo que soy enana viste, no me llegaban los pies al piso. me calcé los auriculares y me puse a escuchar música ante la mirada desaprobatoria de una señora mayor a la que justamente le molestaba que suba los pies al asiento. me apoltroné como pude en la silla tratando de acomodarme mejor. escuché un toque de cacho castaña, otro toque de queen y después no me acuerdo más nada. nada de nada. es como si me hubiese muerto. pero bien morida ¿eh?.

no se por qué, me desperté con un tema de madonna de fondo. medio pelotuda, viste, como cuando recién te levantás de dormir 12 hs, miré a mi alrededor mientras me acomodaba el pelo y me pasaba la mano por la boca secandome no sea cosa de que haya babeado o algo así. no había nadie. pero nadie, ¿eh?. yo solita estaba en ese sector del aeroparque. me costó entender que estaba haciendo ahí. era 24 de diciembre y estaba por volar a madryn. bien, pensé, estoy esperando para abordar el avión. un poco más enfocada, estiré las piernas y me desperecé. cuando se me dio por mirar el celular, me sobresalté, 12:10, marcaba el reloj digital con intermitencia.
me paré de un salto. salí corriendo disparada por el pasillo, y me choqué con un tipo de esos, los que usan las cintas atravesadas en cruz color amarillo fluo. el pibe se me quedó mirando.
el avión, el avión, alcancé a balbucear.
- ¿que avión?
el avión en que me iba, contesté desesperada.
- no te entiendo, me dijo, mirandome con lástima.
mi avión, el avión en el que viajaba, se fue. a las 12 se iba y son 12.10 se fue y me dejó. cuando lo puse en palabras comprendí la trascendencia de lo acontecido. acto seguido empecé a llorar.
ustedes saben, belén en situaciones limites... llora. es como un acto reflejo, es lo primero que hago, lo primero que me sale. llorar. llorar desesperada. el llanto dura entre 15 y 20 minutos y luego me relajo y puedo tratar de solucionar el problema, pero indefectiblemente necesito de esos 15 minutos para desalojar mi bronca y mi angustia por los lagrimales, viste. no se si es cosa de genes o cosa de edad o de pelotudez o de género, pero es asi. pasa algo, belén llora.
- perá, quedate tranqui. dejame que te ayude, no llores..
es que no entendés. es 24 de diciembre, yo no conozco a nadie acá, yo no soy de aca, ¿qué hago ahora? voy a pasar las fiestas sola, sola... ¿entendés?, vos me decís que me quede tranqui porque no te pasa, pero pensá, ya de por si la navidad es una mierda, mirá si me quedo sola, o sea, sola solisima, yo y mi gata isidora, es terrible, terrible. a medida que iba relatando la situación me compenetraba y me imaginaba comiendo garrapiñadas, sola, con isidora en un rincón, me imaginaba todo. a tono, crecía mi auto compasión. pobre belén, pobre. sola, solísima en navidad, en capital, cagada de calor, con isidora. terrible. terrible todo, terrible. pobre de mi.
- por favor, no llores. lo vamos a solucionar, esperá. ¿qué linea es, a dónde viajabas?
yo no puedo creer que me pasen estas cosas. entendés que estaba acá desde re temprano, por qué a mi... andes, andes, a madryn.
- dejame que te averigue. esperá. por favor, no llores.
acto seguido habló por el intercomunicador. no se ni que dijo, ni que le contestaron. yo estaba muy ocupada en sentirme desgraciada.
- escuchame, todavía no se fue el avión. te estaban esperando, sabian que estabas por acá porque despachaste las valijas, pasa que ya levantaron la escalera. andate corriendo hasta la puerta 11 que te esperan ahí... noooo, no llores, ya lo solucionamos, no pasa nada bonita, quedate tranquila.
sonreí como pude entre la imagen borrosa del tipo con su atuendo fosforecente. no estaba tan mal el pibe, te digo, ¿eh?. nada mal.
corriendo, llegué a la puerta 11 donde una azafata con cara de orto me miraba.
- te llamamos 5 veces por los alta voces.
es que tenía puesto los auriculares, me quede...
- no me importa. andá, dale, que se están por ir. te están bajando la escalera porque recién avisamos. cruzá la pista, es el segundo avión. 
bueno, gracias.
- corré, te digo. andá corriendo, hace 15 minutos que tendrían que haber despegado. corré nena.

y yo se que vos no me lo vas a creer, pero te juro por mi vieja que fue así, eh. atravesé la pista de aterrizaje corriendo, con la mochila a cuestas, y las lágrimas. porque seguia llorando, viste. porque te dije, son veinte, veinticinco minutos a lo sumo, pero necesito llorar para sacarme la angustia, entendés. corrí, entonces, a todo lo que me daban las patas. corrí y pasé el primer avión y llegué al segundo y ya estaba la escalera y tres azafatas me miraban desde arriba y subí, corriendo y transpirada, porque hacía un calor ese 24 de diciembre que ni te cuento, no sabés lo que era. pero lo que te mata en serio es la humedad... una humedad boludo/a, 360% de humedad debía de haber, asique la transpiración de la jeta (tu problema, belén, me dice siempre p.- es que te traspira la cara viste) y, te decía, con la humedad, la traspiración, las lágrimas, las dos trencitas, todo mezclado viste, todo amargo, salado, como yo, me subí al avión. todos los pasajeros me miraban y yo ahí seguí llorando, porque una vez que empiezo, viste, no puedo parar, ¿entendés? hasta que hayan pasado veinticinco minutos, media hora, cuarenta minutos máximo si la angustia es mucha, ¿entendés? porque a mi de chiquita me dijeron que no hay que reprimise nada.
no se cuál es mi asiento, le dije, moqueando, a la azafata parada al lado mio.
- sentate en cualquiera, apurate, me contestó con cara de pocos amigos.
asique agarré y me senté en el primero libre que encontré, viste. ni atiné a buscar uno donde hubiese un chico lindo, no, nada. al lado de una gorda que ocupaba su asiento y la mitad del mio fui a parar. me senté y automáticamente el avión despegó.
mientras acomodaba mi cartera y mi humanidad en la mitad de un asiento ya de por si pequeño me tragaba las últimas lágrimas, viste. porque la angustia es asi, ¿entendés? hay que sacarla, toda, hacia afuera.
porque no, guardarte la angustia no da, mi vieja siempre decía que no, porque hace mal. la angustia afuera, entendés, siempre afuera.

continuará...

martes, 22 de enero de 2013

trasero gordo gordo*

belén.- hola
a.- hola.
belén.- quiero decirte algo que nunca te dije.
a.- ¿qué?
belén.- j.-
a.- que pasa.
belén.- una intimidad.
a.- dejá de cojerte a mis amigos y después contarme sus intimidades belén.
belén.- si te encanta.
a.- es cierto.
belén.- viste.
a.- es que después me da cosa cuando los veo.
belén.- este me lo guardé como tres meses.
a.- un record.
belén.- si. pero hoy me desperté y decidí que tenía que contartelo.
a.- jajaja. a ver...
belén.- tenía el culo gordo.
a.- jajajaja. tarada.
belén.- es como el video ese. trasero gordo gordo oh oh, trasero gordo gordo.
a.- igual ya me habias dicho que tenia culo grande. de araña pollito, me dijiste.
belén.- ¿sí?
a.- ajam.
belén.- uf. ni hasta los secretos que me decido a guardar puedo guardarlos. un hombre con el culo gordo es terrible.
a.- sos de lo peor.
belén.- podria ser peor.
a.- ¿cómo?
belén.- la del trasero gordo gordo podría ser yo.


*leerse al ritmo en que se canta la canción trasero gordo gordo de este video, el capítulo que me dedicó n.- después de escuchar que me quejaba de que tengo poco culo. es de su programa de cabecera, 1000 maneras de morir. veanlo en serio, es una joyita.

lunes, 21 de enero de 2013

99 sextips para volver loco a TU hombre y caz(s)arlo definitivamente: simples, efectivos y... ¡alucinantes!/2

esta entrada empieza acá

no voy a desarrollar los 99 sextips porque... bueno. porque sería tedioso y les estaría dando demasiada herramientas a ustedes, chicas, que son mi competencia directa en esta búsqueda de conseguir(me) a MI hombre ideal. además, les digo la verdad. después de un mes de sol, arena y mar, además de estar negra, me siento sumamente frustrada. todas las chicas que veo en la playa estan buenísimas. todas, hijas de puta, ¿que onda?. con mi amiga m.- llegamos a la conclusión de que es algo en la comida que hace que las pendejitas de entre 14 y 19 esten buenisimas. no hay gente gorda en la playa, no entiendo. mi amigo l.- sostiene que eso tiene que ver con mi pesimismo habitual. que yo lo unico que hago es mirar las que son más lindas y están mas mejores que yo, cosa de deprimirme y sentirme un monstruito. que hay chicas más feas en todos lados, que solo es cuestión de mirarlas también, pero que yo tengo una cosa horrorosa que es que invisibilizo la fealdad. eso, según l.- me caracteriza como un ser horrible.
según leí en la nación hace unos días, en la argentina 1 de cada 5 personas tiene sobrepeso, asique no es posible que haya una epidemia de delgadez. después de discutir esto, m.- y yo tenemos una provisoria solución para el enigma: la gente fea no va a la playa. lo mismo la gente gorda. entonces claro, viste. todas perfectitas, las muy hijas de puta.
en fin.
es asi que decidí que empiezo la dieta (again) hoy, lunes. igual ya la cagué y comí un pedazo(cito, en realidad, era muy chiquito - en serio ehhh-) de mantecol. además era mantecol carrefur, horrible, no cuenta. pero digo, hoy empiezo la dieta y pum. con 4 kilos menos soy feliz. (4 kilos menos cuando no tenés sobrepeso es un sinsentido belén, me dicen por acá, pero no importa. algun día, van a ver).
pero nada de esto tenía que ver con lo que venía a contarles, disculpenme, necesitaba descargar. (desde que llegué que no cojo chicos, sabrán entender).

yo venía a tirarles sextips a mis lectoras fieles para lograr caz(s)ar a EL hombre. voy a ir de a poco, haciendo un salpicado, porque la sabiduría hay que saber dosificarla. nada en cantidades excesivas hace bien, decía mi mamá, porque se vuelve adicción (¿están aplicandolo a todo y se dan cuenta de lo bien que va ese consejo con casi cualquier cosa? les dejo usarlo para parecer inteligentes, pero citenme como fuente al menos).

pasemos a lo nuestro. los sextips.

*Nº4. lubricá su espalda con tus fluidos; ubicate sobre ella y empezá a deslizarte hacia arriba y abajo, sensualmente y haciendo gemidos mientras lo masajeas con tus lolas.
tengo varias preguntas al respecto de esto. lo de lubricar la espalda con mis fluidos... bueno, no se, capaz que yo peco de muy sequita, pero ¿cuánto tenés que mojarte para lograr lubircarle la espalda con eso?. ¿y como juntarías el... material, digamos? ¿pongo un balde abajo como cuando tengo una gotera en casa o que? además, convengamos que da un toque de asquito... digo. ni quiero imaginarme si intento deslizarme de arriba y hacia abajo sensualmente (¿cómo sería eso, che? nunca te explican bien lo importante). además, querida cosmopolitan, debo decir que odio que utilices la palabra lolas cuando te referís a mis tetas, me remite inmediatamente a doña moria casán, como que no da.
*Nº6. tené sexo por skype... ¡vos podés, animate a más!. eso si, la cámara debe enfocarte de los hombros para arriba asi él solo puede ver tu cara de Gran O.
bueno, a ver. no entiendo como tener sexo por skype sería animarse a más (what?). pero más allá de esa nimiedad (tuve un par de veces sexo por camarita, está bien, pero tampoco es la gran cosa, convengamos. para masturbarme mejor en la bañadera imaginandome cosas realmente hots y no a un tipo intentando enfocar su pene con una camarita berreta, la verdad). lo que no entiendo es esa idiotez de que la camarita te enfoque ENCIMA de los hombros... ¿encima que nos masturbamos, nos perdemos de ver lo mas interesante? c´mon señorita cosmopolitan, resultó ser mas pacata de lo esperado. y lo de tu cara de Gran O.... bueno bueno, sin palabras.
*Nº7. cuando te lleve a tu casa en su auto, apoyá tu mano en su rodilla. cuando estén por llegar, acercala hacia su paquete. cuando estés en su zona sur, ¡va a flashar!
les juro que esto nunca se me había ocurrido, gracias a dios esta revista está en todo. me mata lo de "paquete" (hacete un pete) y sobre todo las indicaciones geográficas. y bueno, también el temita de que dan por hecho que el muchacho en cuestión tiene auto (creo que hace un año que no salgo con nadie con auto, querida cosmopolitan. ¿da igual si lo intento en el colectivo?).
*Nº9. ¡convertite en su postre preferido!, recostate desnuda con trocitos de chocolate esparcidos por todo tu cuerpo y tu zona. ¡le va a encantar!
les dije del tema de los signos de exclamación, les dije. igual no explica como hacés para preparar la cuestión. onda, ¿cómo haces para ponerte los pedazos de chocolate y que no se te caigan en la empresa? ¿te acostás con un bol al lado o como es? ¿y si tarda mucho en llegar, pleno enero en bsas y se empiezan a derretir? ¿está bien si me meto un trozo DENTRO de mi zona o ya es to much? capaz que así convenzco a alguno de esos cavernícolas que piensan que el sexo oral es meramente masculino a bajar.
*Nº12. poné uno de sus gemelos en tu boca y ronroneá. esa vibración le resultará alucinante, ¡más viniendo de su gatita, vos!
me costó darme cuenta de que estaba hablando de los huevos. en serio. me imaginaba mordiendo la parte inferior de la pierna y no entendía donde estaba el placer. igual, en serio, ¿cómo se supone que pueda ronronear con un huevo en medio de mi garganta? ¿estamos parados o acostados? ¿el piscólogo después de hacer semejante idiotez quién me lo paga?
*Nº13. usá sus boxers mientras lo hacen. la tela friccionará su paleta de forma deliciosa.
no entiendo si le tengo que sacar el boxer a él y ponermelo yo o si el se tiene que quedar con su boxer puesto. igualmente, hasta donde yo sabía la fricción lastima, más que generar placer. sin comentarios sobre lo de "paleta". es lo que hay.
*Nº17. cuando esté en tu zona sur pedile que introduzca sus dedos y haga el gestito de "vení para acá" una y otra vez, mientras hace arabezcos con su lengua. ¡no vas a poder dejarlo ir!
¿no será un toque mucho, todo junto? además, con la habilidad de muchos de los tipos que me he cruzado ahí abajo, es pedirle demasiado. algunos necesitan un mapa de instrucciones mas que arabezcos, convengamos.
*Nº20. cuando meta la lengua en tu boca, mordesela haciendo presión. el dolor lo excitará.
¿seguro, che?

de yapa, les dejo mi preferido para la próxima, que les garantizará éxito seguro en esa primer cita que las llevará directo al altar. yo ya lo estuve practicando:

*Nº23. cuando estén en el bar, mirandolo fijamente lamé el cuello de la botella de cerveza. lubricá con tu lengua alrededor del orificio, enseñándole lo que vas a hacerle después a su pene. ¡el enloquecerá!
(sic, en serio. pág. 90).

diganme la verdad, chicos. ¿cuántos de ustedes volverían a llamar a una piba que hace eso? ¿ya se les paró de solo pensarlo?

domingo, 20 de enero de 2013

decime quién sos

a ver, gente.

no es que sea mala onda (lo soy) ni que tenga poca paciencia (no tengo nada) ni que sea mal llevada (lo soy) ni jodida (también) sino que ODIO ODIO ODIO confundirmelos.

me gusta leer sus comentarios. en serio. a veces son copados, otras me cagan a pedos, otras tienen razón y otras no. pero no puedo distinguirlos si firman como anónimos.
no les pido que firmen con nombre y apellido y una foto (aunque no estaría mal, capaz que hasta nos hacemos amigos) sino simplemente que pongan un nombre, una inicial, un guiño, para que yo sepa que vos sos vos, y no el otro/a.

detesto dudar. a veces creo que las/los reconozco (la forma de escribir, el estilo, las cosas que dicen) pero siempre me queda la duda.


y a una persona como yo, que le dejen LA DUDA es lo peor que le pueden hacer.

en serio, ponganse las pilas, gatos. o una inicial al menos.
no me hagan calentar.

viernes, 18 de enero de 2013

99 sextips para volver loco a TU hombre y caz(s)arlo definitivamente: simples, efectivos y... ¡alucinantes!/1

el otro día fui al medico a hacerme una ecografía (no, no estoy embarazada, no lloren por mi). después de esperar veinte minutos mirando el techo decidí sucumbir al estante lleno de revistas (viejas). entre las viva, las para ti y las de decoración (boring...) encontré una cosmopolitan. feliz (hoy es mi día de suerte, pensé) me puse a revisar la tapa... defecto de profesión, lo primero que hice fue fijarme la fecha de publicación: junio del 2010. eramos tan flacas en esa época... en fin. la portada, amarilla, mostraba a una tipita haciendo cara de sorprendida (sonreí pensando en que n.- al verla seguramente hubiese dicho: mirá como espera el pito la golosa). las notas que se ofrecían (esto es, el plato fuerte de la publicación, suponemos) eran las siguientes: ¿cómo pintar tus ojos para una noche única? pág. 18; ¡los colores del invierno! pág. 36 o ¡regalos para sorprender a tu mejor amiga! pág. 47. las tres me hicieron bostezar (y pensar que en este tipo de publicaciones se suele abusar de los signos de exclamación). sin embargo, en la parte inferior de la portada se publicitaba algo que me iba a dejar culo pá arriba: 15 mitos de las dietas... ¡derribados! pág. 214. con la esperanza de encontrar que el helado resulta que era re diet fui a la 214 y me desayuné que alguna gordita impaciente de la sala de espera había arrancado la nota en cuestión. un tanto frustrada, volví a la tapa y decidí jugarme por: alerta, como competir con las siliconas pág.19... ¡y tampoco estaba!; encima de gordita, con tetas caídas la muy turra. impaciente, empecé a pasar las páginas que le quedaban a la destartalada revista buscando alguna nota trascendente (nada que cuando ya tiene hijos... ¡con otra! pág. 65 pudiese ofrecerme). cuando de pronto, ahí estaba la nota estelar. la única importante, la definitiva:
99 sextips para volver loco a TU hombre y caz(s)arlo definitivamente: simples, efectivos y... ¡alucinantes!
mordiendome el labio inferior de la ansiedad empecé a leer. leí los primeros 5 y casi sin poder respirar, me dije que esas páginas TENÍAN QUE SER MÍAS. de pronto me solidaricé con la gordita de tetas caídas que se llevó los 15 mitos de las dietas...¡derribados!. ahora entendía todo, esta publicación no tenía ningún desperdicio. los 99 sextips tenían que pertenecerme, aunque fuese lo último que hiciese. la cosmopolitan me ofrecía, comprimida en sólo 4 páginas, la fórmula mágica para cazar a MI HOMBRE. no entiendo como la gordita de tetas caídas había dejado escapar estas hojas... pobre. miré a ambos lados de la sala de espera. una mujer dormitaba en la otra esquina de sillas, y la señora de la limpieza arrastraba los pies cansinamente al fondo del pasillo. ¿cómo llevarme las páginas anheladas sin que nadie se enterara?. me acomodé, nerviosa, en la silla. tenía que ser rápida, ya había pasado media hora. pronto me llamarían para entrar y perdería mi oportunidad de conseguir al hombre de mi vida. rápido belén, actuá rápido; vos podés, me di ánimos. tus lectores del blog estarán agradecidos de que compartas tanta sabiduría en tus próximas entradas (¿vieron? pensé en ustedes para motivarme). con un tirón rápido, como quién no quiere la cosa, arranqué (mal) la primer página. miré nerviosa a mi alrededor, pero nadie se había inmutado. la mujer seguía dormida, la señora de la limpieza miraba inexpresivamente hacia el baño que se ve tenía que limpiar. ¿estaría juntando fuerzas?. moví rápido mi cabeza, intentando enfocarme. vamos belén, son solo tres páginas más, no te dejes vencer por la abuela dora. la abuela dora era una extrema defensora de la propiedad privada, una activista comprometida. decía que robar era lo peor que podíamos hacer, y que era un pasaje directo al infierno. de hecho, tenía la sensación de que su amiga paca le robaba el papel higiénico  y por eso dejó de invitarla a la casa a tomar el te. prefiero una hija soltera embarazada que una ladrona en la familia, solía exclamar, con su pañuelón violeta y sus aros colgantes dorados. pertenecía a esa clase media soreta que siempre quiso cagar más alto que el culo y que todos ustedes deben conocer bien.
como sea, y casi transpirando de la impaciencia, logré arrancar las otras tres páginas sintiendo un dejo de remordimiento en mi conciencia (creo que es la primera vez que robo algo, así de burguesita bien aprendida soy, hasta para sacarle un durazno de los árboles de la vereda a mi vecina le tocaba el timbre y le preguntaba si podía convidarme uno).
inmediatamente se abrió la puerta y me llamaron. colorada como un tomate e intentando esconder las páginas de la felicidad disimuladamente en mi mochila seguí al doctor. entré al consultorio secándome con el antebrazo la transpiración, con la sonrisa triunfante y la conciencia tranquila de quién acaba de solucionar uno de los grandes enigmas de la humanidad (me faltó la música de carrozas de fuego de fondo, pero bueno, todo no se puede).

continuará... 

jueves, 17 de enero de 2013

es lo que hay*

c.- todo va a estar bien, belén, vas a ver.
belén.- ¿si?, ¿vos decís? ¿no soy triste?
c.- no. la vida es asi.
belén.- no se. encima todo es peor sin internet.
c.- jajaja, tarada.
belén.- en madryn sin internet, sin radio, sin tele, con frío, casi sin amigos porque la mayoría ya ni viene, sin hablar con mi padre...
c.- no digo nada porque sino voy a decir una boludez.
belén.- estoy reconsiderando llamar a mi papá solo porque en su casa hay internet.
c.- jajaj, tarada.
belén.- lo más triste es que me parece que lo estoy considerando por eso posta. soy triste.
c.- no, no lo sos. basta.
belén.- bueno.
c.- te tengo fe para este año.
belén.- ¿si? ¿en serio?
c.- si.
belén.- me hacés llorar en un ciber tarado.
c.- nooo, no lloresss.
belén.- no puedo parar.
c.- basta, basta, no estés triste. encima me tengo que ir.
belén.- esta bien. no te hagas drama, si me suicido te aviso.
c.- jajaja. tonta.
belén.- soy triste. nunca llorar abajo de la lluvia, descalza, algo más romántico.
c.- ¿?
belén.- se me caen las lágrimas en un ciber entre nenes de doce años jugando juegos en red. hasta para la tristeza soy berreta, me quiero matar.
c.- JJAJAJAJAJA
belén.- por lo menos este teclado tiene la letra M, no como el otro. algo es algo.





*sigo sin internet. sufriendo la abstinencia, hago lo que mas mejor puedo. disculpen.

miércoles, 16 de enero de 2013

necesito un poco de libertad aunque te empiezo a extrañar, de repente

solo estuvimos una vez y no estuvo bueno. creo que no teníamos nada en común... ni siquiera química. después de eso, charlamos un par de veces más, pero sin demasiado interés de ninguno de los dos lados. hizo un intento de vernos otra vez, que desestimé, y así como empezó se agotó.
sin embargo aún en la peor historia de desencuentros (que esta no lo fue, aclaro) siempre hay por lo menos un momento chiquito de conexión. al fin y al cabo somos dos seres humanos que vivimos en el planeta tierra, algo tenemos que compartir, ¿no?. bueno, nuestro momento fue mientras èl ponía musica berreta y nos reíamos mientras la cantábamos. de repente puso este tema y se puso serio. yo me reí. me dijo que no sea tonta, que este tema era un gran tema. yo le dije que sí, claro. me chistó y subió el volumen. escuchá atentamente el estribillo, me dijo. y me lo empezó a cantar haciendo énfasis en cada sílaba:
de repente no puedo respirar
necesito un poco de libertad
que te alejes por un tiempo de mi lado
que me dejes en paz
siempre fue mi manera de ser
no me trates de comprender
no hay nada que se pueda hacer
soy un poco paranoico lo siento
al ratito ya te empiezo a extrañar
me preocupa que te pueda perder
necesito que te acerques a mí
para sentir el calor de tu cuerpo

(...) 
son esos momentos, de repente.


cuando el estrbillo terminó, me miró como un nene esperando el veredicto. como cuando le mostrás algo que te gusta mucho a tu mamá y esperás que lo aprecie tanto como vos.
está bueno, me limité a contestar.
es de esos temas a los que uno no les presta atención nunca, viste. y de pronto tan, aparecen, me dijo.
si, puede ser, le contesté.
no te veo convencida, se rió, pero vas a ver. ahora cada vez que lo escuches te vas a acordar de mi. acto seguido me pegó un almohadonazo.


acabo de escuchar el tema en la radio y me acordé de él. que cosa, esto de la trascendencia de los intrascendentes. al final, el chico glamour y yo teníamos más en común de lo que pensábamos.
digo, esa necesidad de dejar una marquita; boluda, chiquita, intrascendente... hasta que te acordás.

lunes, 14 de enero de 2013

gracias. más, por favor.

hace un tiempo una amiga se quejaba de que conmigo no se podían ver peliculas como la gente. que uno iba al cine con belén y sabía que tenía que ver cosas ligeras, sean comedia, algún thriller, algo de suspenso, una romántica, y no me sacabas de ahí.

la verdad es que siempre fui complicada en lo que a peliculas se refiere. no me van los géneros como el terror, la fantasía, la acción o la ciencia ficción.  tampoco me interesan las de super heroes (salvo que sea alguna batman que me garanticen que es buena o algo asi) o la comedia yanki que hace reir a costa de pedos, diarrea y vómitos (tampoco soy tan snob como para bancarme ir a ver una de cine indio o iraní) y además me ponen mal las películas orientales; por dios, ¡están llenas de chinos¡ ¿quién quiere ir al cine a ver chinos? convengamos. 
es decir, poder, puedo verlas, pero me aburro terriblemente y empiezo a hacer comentarios que ofuscan a mi partener del momento (del tipo de: ahora seguro que pasa tal cosa, ah, ¿viste?, y ahora vas a ver que... ahí está, te dije, o ¿cuando empiezan a aparecer los chinos volando? estoy ansiosa o peor: estoy aburrida, ¿puedo ir al baño? o me quedé dormida, ¿qué pasó con el anillo? y los infaltables ¿falta mucho? ¿qué hora es?). 
si, soy un ser insoportable. 
cuestión que yo le contaba a esta amiga, cuando se quejaba, que desde que falleció mi vieja me había agarrado una cosa de que no podía ver nada "triste". ella me miraba y medio me sonreía, onda si te entiendo,  pero a la vez quiero hacerte saber de que sos medio pelotuda y no me da lástima tu historia triste. acto seguido me preguntó que entraría en la categoría de triste. yo le dije que lo habitual, gente sufriendo, básicamente. me dijo que eso inhabilitaba casi todas las peliculas existentes, y yo le dije que no estaba entendiendo el concepto. no quiero ver nada que me amargue la vida, le dije. nada que me demuestre una vez mas que la vida es una cagada y que nosotros no podemos hacer nada por evitarlo. quiero ver cosas lindas, le solté, y me acordé de mi mamá. 
ella aminoró el paso y se puso enfrente mio.
ya está belén. ya pasaron más de cuatro años. madurá. quiero que me devuelvan a mi amiga fanática de requiem, crash o amores perros, dejate de joder. esta versión teenanger que solo ve peliculas de mandy moore me saca de quicio. mirá peliculas de verdad, que te muevan algo, que trasciendan más allá del momento de dispersión.

me reí un poco y le di la razón. es que cuesta mucho retomar hábitos que creímos perdidos. cuesta moverse de nuestras reglas implícitas, aunque sean boludeces, porque implica volver a aceptar que la vida sigue siendo la misma que antes de mi tristeza, y que yo, en algún lado, sigo siendo la misma persona que era antes de.
antes de que me faltes.
antes de que no estés.
antes de tener mi propia historia triste.
antes de darme cuenta de lo feliz que era antes de.

todo esto venía a que, a veces - poco frecuentemente, es cierto-, encuentro en estas pelis light que suelo ver pasajes, pequeñas perlitas que me hacen reconciliarme con el cine (y con el mundo).
ayer vi una comedia romántica en donde había un personaje de una chica calva. alopecia creo que se llama, esa enfermedad que hace que no tengas pelo. y ella hablaba con otro personaje, un tipo que quería levantarla, pero que era feo. y le contaba que un taxista indio una vez le había dicho que en la vida había que ser lo suficientemente agradecido. había que decir gracias siempre, todo el tiempo. e inmediatamente luego, pedir: más, por favor.

rebobiné esa parte, y volví a ver la escena. me pareció de una simplicidad y, a la vez, una genialidad increible; esos momentos que justifican toda una película. una fórmula casi mágica para la felicidad.
me di cuenta ahí mismo de que tenía que llamar a esta amiga y contarle que estaba equivocada, que no es necesario ver gente sufriendo para marcar un precedente de algo. 
es cierto que el dolor es lo trascendente, algo que tarde o temprano nos marca la vida a todos. pero también es cierto que no es lo habitual. lo habitual en nuestras vidas son los momentos livianos, en donde somos felices sin darnos cuenta. 
como durante mis películas.


asique gracias. 
                     y más, por favor.







(el nombre de la peli es, justamente, happy, thank you, more please. por si a alguien le interesa).


domingo, 13 de enero de 2013

¿a qué volvés?

me está costando madryn esta vez.
antes de irme lo hablaba con inés. esta cosa de tener que volver irremediablemente.

¿a qué volvés?
no supe que responder por primera vez en 6 años de vueltas.
acá la vida me gotea, viste. lenta, gotea. cada gota tarda muchísimo en tomar forma y caer.
estoy hace apenas dos semanas y me parecen dos años.

¿a qué volvés?
la sensación se desdibuja cuando camino por la orilla del mar o recorro la ciudad todavía con espacios solitarios en bici.
a esto vengo, pienso.
o cuando me paro adelante de la puerta de casa y miro la cabañita que compartí 15 años con mi vieja. veo las enredaderas abrazadas de la pared que mamá nunca vio crecer, el banco de plaza, la entrada iluminada por la luz tenue del farol de la entrada, el abedul de la puerta que enmarca todo y recuerdo que es por ese abedul que los abedules son mis árboles favoritos. los más nobles.
vuelvo a este lugar, pienso.
pero después entro,
                               y no.


no es.
        ya
            mi casa.

¿a qué volvés?
eterno retorno, siempre.
vuelvo siempre, vuelvo.
pero al parecer siempre no es tan eterno como suena.

¿a qué volves?
a sentir que todavía soy de algún lugar.
pero obviamente
por más que insista
de acá
         ya
            no.

¿a qué volvés?
y de pronto supe.
y me reí de mi propia tontería.
y pensé que
cuando inés
me vuelva a preguntar

¿a qué volvés?
la respuesta justa
es que vuelvo
al abedul.

no es suficiente, me va a decir inés.
y yo ya sé.
y pienso que lo que más tristeza me da de la revelación
es tener que dejar
                       al pobre
            abedul
  sin mi
.

sábado, 12 de enero de 2013

putos

no tengo internet.

desde que llegue a madryn estoy robando wi fi y tenia señal intermitente, se conectaba y desconectaba, pero bueno, algo es algo viste.
pero desde hace tres días nada, muerto totalmente el wi fi.
imaginense como estoy. yo, que como bien dije hace unas entradas, puedo estar sin chocolates, sin amigos, sin tele, sin novio, sin sexo... pero sin internet... no, se van a la mierda, todo tiene un limite.
asique para soportar estos dias sin conexion me hago la que tengo vida, viste. voy a ver amigos, voy a la playa, salgo a andar en bici, saludo parientes, leo, escribo en mi cuadernito... pero les juro que me falta algo. siento un vacio que no te das una idea viste. es como un agujero que se me hace en la boca del estomago, me angustio viste, es como que se me estruja el corazoncito. y eso que muevo la computadora, abro la ventana, conecto y desconecto el aparatejo, le rezo a diosito, me hago creyente con tal de que vuelva la señal, e incluso ensayo frases positivas: ya viene belén, seguro que ahora se conecta, esta vez si, el decimonoveno intento es el vencido... me digo una y otra vez; pero nada che, nada. dios no tiene corazón, le encanta verme sufrir. y ahí yo, encerrada entre esas cuatro paredes, me imagino todas las cosas que me pierdo viste, todos los mails trascendentes que me mandan y no puedo leer, la cantidad de chicos lindos que me agregan al face y no puedo aceptar, los llamados desesperados de mis amigos por mensaje privado preguntandome si estoy viva diciendome que me extrañan, las citas que no podré concretar, los lectores del blog temerosos de que ya no vuelva a escribir... y entonces me conecto... y nada, ninguno, cero, none. hijos de puta. ¿desaparezco por tres días y nadie me extraña?

 los odio, manga de forros.


ya van a ver cuando me muera muerta, eh. ahí si los quiero ver.

miércoles, 9 de enero de 2013

me voy porque quiero irme o ¿de dónde te salen?/2

(tengo un montón de cosas escritas en mi cuaderno, pero me da mucha paja pasarlas asique sigo posteando entradas que quedaron en borradores y que nunca publiqué. disculpen, son las vacaciones. sepan que los quiero igual).

belén.- asique salí con este otro y fuimos a...
inés.- esperá. ¿este otro quién?
belén.- un pibe.
inés.- ¿un pibe? ¿cuál?
belén.- mauro se llama
(se escucha ruido de papel. inés está buscando entre las hojas de su cuaderno de anotaciones)
inés.- perá que me pierdo con vos. ¿mauro era...?
belén.- no, uno nuevo.
inés.- ¿otro nuevo?
belén.- ajam
inés.- ¿ezequiel no era el nuevo?
belén.- ah, pero con ese salí una vez y no me gustó.
inés.- te aburrió, ¿no?
belén.- si.
inés.- lo tuyo es increible.
belén.- no parecés contenta.
inés.- me voy a poner contenta cuando consigas a alguno que no despaches a la tercer salida.
belén.- conseguí uno, te acordás. me despachó el.
inés.- por favor, ese pibe tenía problemas, te lo dije la primera vez que me hablaste de él.
belén.- es cierto. siempre me pinchás todo.
inés.- no. es sintomático que te guste el que ya sabíamos que no iba a andar.
belén.- ehh, que me duró como... 6 fines de semana.
inés.- un record.
belén.- no tengo la culpa de que los tipos que me gusten no me den bola.
inés.- uno no te dio bola. ¿y los otros?
belén.- no se, no me gustan, me aburren.
inés.- igual no entiendo de donde te salen. como haces para salir con uno nuevo cada semana.
belén.- nunca subestimes la fuerza del face. es como la de cristina, pero más masiva.
inés.- veo.
belén.- al menos me entretengo.
inés.- me hacés acordar a una novela que leí la otra vez. josé sbarra se llama el autor, ¿lo ubicas?
belén.- guau, el otro día justo una chica subió una frase de el al face. lo de cualquier plástico dura más que un amor eterno.
inés.- claro, es medio esa onda. tendrías que leerlo. me hizo acordar a vos, en algunas cosas.
belén.- ay, pensás en mi en tus ratos libres... me muero.
inés.- en un momento uno de los personajes le dice a otro: acostate con todos, pero quereme más a mi. ¿no te suena?
belén.- no.
inés.- pensalo.
belén.- bueno. ¿seguimos la próxima?
inés.- si.
belén.- me encanta como le das un cierre teatral a tus sesiones.
inés.- chau belén.
belén.- pero me voy porque quiero irme eh.



martes, 8 de enero de 2013

muack muack

c.- tengo que irme belén
belén.- ufa, te odio.
c.- no seas caprichosa. tengo que trabajar.
belén.- pffff.
c.- te dejo un besito. descansá, portate bien y dejá de hacer renegar a la gente.
belén.- un besito... que sos, ¿gay?
c.- lo que me mata de vos es tu dulzura, ¿sabías?
belén.- andate, gil.
c.- uh, como estamos. me voy antes de que empecemos a discutir de nuevo.
belén.- besi.
c.- ...
belén.- besín.
c.- es increible la maldad que tenes en ese cuerpo diminuto.
belén.- besito, corazón de arroz.
c.- tarada.
belén.- ay, pero que machote.

lunes, 7 de enero de 2013

esto es cualquiera, inés

hablando con mi tía y prima hoy a la tarde, recordé una sesión con inés que nunca les había contado a ustedes.
cuando se las conté a ellas se tentaron. mi prima me dijo: al blog, prima, al blog.

al blog, pues.

inés.- ...
belén.- ...
inés.- ...
belén.- ...
inés.- ¿qué tal la semana?
belén.- já, te gané. alguna vez tenías que hablar primera.
inés.- belén...
belén.- bien.
inés.- ¿bien?
belén.- no, para el culo la verdad.
inés.- ¿qué pasó?
belén.- nada. que me siento gorda, fea, horrible, enana, horrible, ¿gorda ya dije?
inés.- ajam.
belén.- claro, como voy a conseguir que alguien me quiera si soy un cerdo horrendo.
inés.- ¿nada para contar?
belén.- te estoy contando que siento que soy un monstruo. encima gordo.
inés.- ay belén, por favor...
belén.- ¿qué?
inés.- no seas ridicula.
belén.- cuando me vuelva anoréxica me vas a dar pelota.
inés.- dale, ahí lo hablamos.
belén.- te estoy diciendo en serio.
inés.- no, claro que no.
belén.- te digo que si, me siento así.
inés.- ajam
belén.- ¿porque nunca me das pelota cuando te digo que me siento fea y gorda?
inés.- ...
belén.- no me extraña que nadie me quiera cerca.
inés.- ay, por favor...
belén.- si, obvio que nunca voy a conseguir pareja siendo la versión amarilla del monstruito de monster inc.
inés.- ¿eh?
belén.- la pelicula de disney, la pelota verde.
inés.- ese tenia un solo ojo.
belén.- BUENO, era un ejemplo.
inés.- ok.
belén.- asique nada, obvio que nadie me va a querer nunca.
inés.- belén, la gente gorda y fea también se reproduce.

me incorporé en el diván por primera vez en la historia de nuestras sesiones. por primera vez, también, me di vuelta y la miré. seria, me miraba sentada en la silla con sus anteojos puestos y su anotador.
belén.- ¿me acabas de decir gorda y fea?!!!
inés.- ¿eh?
belén.- me acabas de dar esperanzas al respecto de mi reproducción genética porque la gente gorda y fea también coje inés.
inés apretó los labios mientras se acomodaba en la silla.
belén.- solo me queda suicidarme después de esto.
inés largó la carcajada.
belén.- ¡no me estás tomando en serio!
inés.- jajajajaaja
belén.- inés, esto puede dejarme secuelas, dejá de reirte.
inés.- jaja, acostate belén, jajaja.
belén.- no me acuesto nada. ¡no quiero reproducirme con gente fea!
inés.- jajajaja, sabés que no quise decir eso.
belén.- tampoco con gente gorda. mi mamá era re flaca, en algún lado debe estar ese gen, no quiero perder las esperanzas.
inés agarró la caja de clinex y se los pasó debajo de los ojos, tentadísima.
belén.- el daño psicológico que acabas de causar es terrible inés.
inés.- terrible.
belén.- ¿te conté que me siento gorda?
inés.- algo mencionaste.
belén.- no me diste una solución.
inés.- ponete a dieta.
belén.- es cualquiera inés. yo invierto tiempo y dinero en esto. tomátelo en serio, te pido por favor.
inés.- jajajaja. acostate belén.
belén.- siento que nadie me toma en serio, inés.
inés.- belén, basta.
belén.- no puedo parar, soy como los monos, cuando alguien aplaude yo tengo que bailar.
inés.- que clase de metáfora es esa...
belén.- no se, me pareció que quedaba bien.
inés.- bueno, me parece que todo esto se relaciona, ¿no? esta necesidad que tenés siempre de agradarle a las personas. lo de necesitar verte bella, flaca, de emocionarte cuando la gente se rie de vos...
belén.- conmigo. ya veo que estás intentando hacer acá eh... querés despistarme del tema original.
inés.- ya no me estoy riendo.
belén.- no te bancás no manejar tus sesiones, al final sos una autoritaria como la kretina.
inés.- suficiente belén. no tenés límites.
belén.- eso lo decía siempre mi vieja. ahí está, te tiré una línea para que volvamos, fijate que buena que soy.
inés.- gracias.
belén.- pero estuve re bien, ¿o no? ¿ahora me querés más? decí la verdad, inés, dale. los lunes son tu día preferido de la semana porque me ves.

domingo, 6 de enero de 2013

cero vida, toda depresión

belén.- gordo... estás
Visto 23:53
belén.- gordo, dame bola dale.
n.- te extraño
belén.- yo también
n.- no puedo siquiera leerte
belén.- andá, melodrama.
n.- verdad.
belén.- me dijeron que tenía que grabarme con lo del blog.
n.- siempre te dicen.
belén.- si, pero yo quiero que nos grabemos juntos. los dos la rompemos. salimos de muertos de hambre, la matamos a la pichot boludo. dos videitos en youtube de nosotros y pum, nos hacemos ricos.
n.- ahora no puedo belén, estoy mal.
belén.- siempre estás mal.
n.- gracias.
belén.- ¿chismes?
n.- nada, me tiene mal el verano.
     cero chismes
     cero minas
     cero nada
     todo calorías
     y entrar en conciencia de lo gordo que estoy
belén.- JJAJAJAJAJAA
n.- no te rias gila.
belén.- te pasaste el año que pasó borracho, fue eso.
n.- y terminé el primero reventado con la panza afuera de la remera y sin una zapatilla.
belén.- la decadencia de la decadencia.
n.- la barbarie.
belén.- si te viese sarmiento ahora...
n.- el tigre de los llanos al menos era flaco y sexy.
belén.- son las patillas.
n.- sombra de quiroga te evocaré... no, como era.
belén.- sombra terrible de facundo, voy a evocarte.
n.- casi.
belén.- me deprime esta nerdeada.
n.- bienvenida a mi vida, belén. vos sos demasiado exitosa para historiadora.
belén.- si, claro. re.
n.- al menos cojés y pesas lo que te corresponde.
belén.- te cito otra que viene al pelo y que va a inspirarte.
n.- a ver.
belén.- mañana voy a empezar una nueva vida. mañana seré otra vez la que siempre fui.
n.- ¿es de ese libro de ocampo que estabas leyendo?
belén.- de pimpinela.
n.- pelotuda.

sábado, 5 de enero de 2013

sobre belén (y lo esquizoide que me pongo cuando hablo en tercera persona)

si leiste el encabezado y te quedaste con unas ganas inmensas de saber más de la autora, esta es la entrada para vos.

bueno, como saben, soy belén, y escribo un blog que empezaba así desde junio del 2011.


el otro día debatíamos con un amigo acerca de si este blog soy yo o no. el decía que no, que había mucho de personaje ahí metido. yo insistía que si, que la belén del blog es la belén que él conoce. no es integramente la que conoce, que me conoce de la vida diaria, pero es la belén que yo - por vaya a saber que razones- elijo mostrar.


mi misión es conquistar el mundo, y, si eso no funciona, al menos vivir sin laburar. para eso tengo que romperla, convertirme en un fenómeno masivo y que la gente hable de mi sin parar. fui famosa una vez... bueno, famosa famosa no, digamos que fui famosa en un círculo reducido, que es el de la gente deforme que se dedica a lo que me dedico yo, historia, a partir de un incidente en el que estuve involucrada donde ciertos fanáticos cuasi religiosos K me quisieron cagar a piñas y mi relato para mis amigos y conocidos en este mismo blog tuvo un éxito sin precedentes (en mi vida, claro, no soy del tipo exitoso digamos) y lo leyó todo el mundo de la comunidad académica, profesores renombrados incluidos y estudiantes de historia por fuera de la UBA (y por fuera de bsas también). esa entrada tiene casi 10 mil visitas, que para un blog modesto como este (tiene unas 200 diarias) es como too much. les decía entonces que ese fue mi momento de fama... la gente me agregaba al face, desconocidos me hablaban de la chica que se había enfrentado a los fanáticos K sin saber que era yo, profesores que me saludaban como si me conociesen (y si, cholulos somos todos), un recuadro del diario tiempo argentino habló de "un estudiante" - que era yo -,etc.
la fama duró... nada, debo reconocerles. ni acostumbrarme pude que ya a los 4 días todos estaban hablando de los troskos otra vez o de lo mala mala que era la cámpora. y de dividendos ni hablar, ni un peso vi. tal vez gané un toque de capital simbólico y que en la facu se me conociera como "la piba de lo de pacho" pero nada más. y si, así son los hombres con sus ídolos, ya se sabe. somos gigantes con pies de barro.
sin embargo yo no desfallezco, no señor.
es que como buena burguesita acomodada progre K con culpabilidad burguesa y encima (encima) de virgo y psicoanalizada con un amigo gay y otra lesbiana y dos judías pienso que todo es posible si uno realmente lo quiere (me comí el cuentito de la burguesía y ahora resulta que también soy un toque liberal, pero no de esos que creen en el esfuerzo eh, tampoco para tanto) aunque también soy medio posmo e inconformista nata (quejosa, para los amigos). y si hay algo que me encanta (pero mal) es conversar, contar historias y hablar de mi. este mismo amigo dice que eso es de egoísta pero yo lo corrijo y le digo que no no (así le digo, no no) que es de egocéntrica, que suena parecido pero no es lo mismo. una vez mi psicóloga me dijo que la diferencia entre mi ego y mi autoestima era abismal, que era un caso digno de ser estudiado. a mi me enseñaron que la modestia por sobre todas las cosas, pero también que hay que ir con la verdad, siempre. y la verdad es que yo me considero de lo más interesante.
justamente por eso tengo un blog.

si todo esto falla y no alcanzo el estrellato, se que todavía me queda el recurso de subir un videito mio mostrando las tetas; es mi plan b. encima tengo dos (2).

bienvenido, pues a este, mi blog.




si sos un tipo sexy hot con abdominales, te paso
mi perfil de face: belén
mi mail: nonoviono@hotmail.com
y si tenés algo que contarme o compartirme también. porque para ser una gran conversadora, hay que ser también una escucha atenta. y eso también lo soy (además de alta, flaca, de ojos azules y parecidísima a nati oreiro, claro está).

viernes, 4 de enero de 2013

los hombres de mi vida/2: gonzalo (y esteban)

esta entrada se desprende de este prólogo

después del primer hombre de mi vida - que como imaginarán se mantuvo siempre -, se vino el segundo. o los segundos, mejor dicho.

siempre tuve esta personalidad que tengo ahora. hay ciertas cuestiones con las que una nace. siempre fui muy extrovertida y en una nena de mi edad de aquel entonces (5 años) llamaba la atención el carácter fuerte que tenía. que sigo teniendo, claro, pero atemperado. ahora se que cosas decir y que no (a veces) y suelo evitar enfrentamientos con gente o cosas que no me interesan (a veces). pero de chiquita era jodida, jodidísima.
por ejemplo, tuve una etapa en que mordía a mis compañeritos (bueno, igual eso me quedó como tic... suelo morder todavía en ciertas situaciones - no, en esa no -. es como que me dan ganas y pregunto, ¿puedo morderte?. no me importa mucho la respuesta en realidad, es más que nada un aviso). mi mamá solía justificarme ante la gente del jardín diciendo que yo estaba mal ¨por que nos separamos con el padre, viste¨... hasta que un día alguien le dijo señora, se separaron hace cuatro años. en fin. así son las madres, nos quieren pese a todo.
bueno, a los cinco igual ya todavía no había superado del todo esta cuestión de morder y seguía siendo jodida jodidísima. y también bastante divertida. era la estrella de la salita de cinco de los conejitos (creo que fue la única vez en mi vida que fui popular... de haberlo sabido antes...). todos querían jugar conmigo, todas querían ser mis amigas y todos querían ser mis ¨novios¨.
ser novios en aquella época implicaba elegirse siempre para los juegos y las tareas y juntarse a jugar a la tarde. también, tal vez, darse de la manito y planificar algún viaje a disney juntos.
bueno, yo desde un principio le ofrecí mis encantos a gonzalo. gonzalo era un flacucho morochín calladito pero con una sonrisa preciosa. gonzalo era el mejor, porque me seguía a todas partes, yo era como su equipo de fútbol, viste. a belén se le ocurría que era buena idea escondernos en el patio del jardín y que tuviesen que buscarnos las señoritas y nos escondíamos juntos... y de repente me parecía que cortarnos el flequillo con esas tijeritas rojas y verdes era una idea buenísima, y estabamos los dos por un mes con el pelo desparejo; ni que decir cuando me parecía hiper novedoso gritar fuerte y a coro la palabra teta, y otra vez gonzalo me seguía y asi todo, gonzalo atrás, calladito, pero atrás, acompañandome. hasta me dejaba morderlo a veces, y no lloraba nada nada. el me enseñó como morder de a mentiritas. mordeme pero de mentiritas, me decía acercandome el brazo, y yo aprendí a no clavar los dientes tan fuerte, a no ser tan bruta.
el tema es que también estaba esteban. esteban tenía ojos celestes y pelo negro y salía en las fotos del jardín haciendo fakiu y todas las nenas lo querían y además vivia enfrente asique después del jardín tenía enseguida la casa para ir a comer galletitas y tomar la leche. yo estaba ocupada con gonzalo y desde chiquita no me puedo copar con mas de un hombre a la vez, nunca fui de esa que se enamora doble viste, puedo tontear con uno mientras tonteo con otro pero siempre hay uno, el principal, que me interesa de verdad. pero esteban me traía caramelos todas las tardes solo para mi y odiaba a gonzalo con todas sus fuerzas, siempre lo empujaba y gonzalo se caía de cola pero no decia ni mu y volvía a levantarse sin hacer nada y entonces yo agarraba y lo mordía a esteban, pero fuerte y esteban lloraba y la maestra me retaba y yo le decía que era culpa de esteban que empujaba a gonzalo y esteban me defendía y decía que no importaba que ya estaba que ya no le dolía y entonces yo le preguntaba si podía morderlo pero de mentiritas como a gonzalo y me dejaba pero decía que le dolía igual aunque yo lo mordía re despacito y re poco bruta y se ponía a llorar otra vez. siempre me invitaba a ir a tomar la leche con galletitas a la casa y me acuerdo que era la envidia de carolina que le preguntaba si ella podía ir y esteban le decía no vos no, belén y yo iba porque tenía galletitas rumbas que me re gustaban y eran re caras mi mama nunca compraba y gonzalo me saludaba desde la puerta del jardín sin su sonrisa grande y yo le decía vení con nosotros gonzalo yo te invito pero nunca quería venir.  yo abrazaba a gonzalo y le decía te veo mañana y el asentía pero no sonreía y me molestaba que no sonriera y me iba con esteban y tomabamos la chocolatada con las galletitas rumba hasta que mi mama me iba a buscar y me preguntaba que tal mi dia y yo le contaba que gonzalo no había querido comer galletitas rumbas conmigo hoy.
una vez gonzalo y esteban se agarraron feo porque había que hacer una cosa con temperas y era de a dos y entonces los dos querian hacer conmigo y yo les dije que bueno que hagamos los tres y la señorita no nos dejo y entonces gonzalo se plantó por primera vez y dijo que yo usaba la tempera roja y el la azul y que no había tempera para esteban asique chau esteban. yo me senté a empezar a pintar porque la verdad que cuando esteban no tenia rumbas mucho no me interesaba y empece a pintar un árbol con tempera roja y esteban me dijo que los arboles no eran rojos que yo era tonta y yo le dije que el tonto era el que no tenia temperas y esteban empujó a gonzalo y yo le manche el guardapolvo con tempera roja a esteban y entonces me empujo a mi y gonzalo se levanto y lo empujo a el y esteban se puso a llorar y me dijo que nunca mas me invitaba rumbas y carolina lo vino a abrazar me re acuerdo que lo abrazaba y esteban lloraba y que llorón que era esteban ahora que lo pienso y con gonzalo seguíamos pintando mi árbol con tempera roja y pájaros azules y el sol azul también.  esa tarde esteban se acerco cuando salíamos del jardín y le pidió a mi mama que si podía ir a su casa a comer rumbas y mi mama me miró y le dijo que ya habíamos invitado a gonzalo a comer tostaditas con manteca a casa y esteban pregunto si el podía venir y mi mama dijo que si por supuesto y fuimos todos en el fitito naranja de mi mama y gonzalo no sonreía y yo le decía a mi mama que que raro porque gonzalo siempre sonreia cuando venia a casa en el fitito y esteban llego y dijo que eran las tostadas mas ricas que había comido en su vida y mi mama se puso feliz aunque no tuviese rumbas y gonzalo no decía nada no quiso comer ni una tostadita y después jugamos a las princesas y los príncipes y esteban dijo que el único príncipe que había era él que gonzalo podía ser un enano y yo le dije que gonzalo era príncipe siempre que por una vez estaba bien. gonzalo no hizo nada esa tarde, se quedo sentado en un rincón aunque yo llamara a los enanos para que me ayudaran a bordar pero nada el se quedo mirando mis barbies y no me daba bola y después vino la mama de esteban a buscarlo y le contó a mi mama que le iban a poner belén a la hermanita que venia de esteban porque esteban había insistido tanto por mi y a ella belén le gustaba y entonces mi mama sonrió y me dijo viste belén esteban quiere que la hermanita se llame como vos y yo dije claro si y se fue esteban y me senté en el rincón de las barbies con gonzalo y lo agarre de la mano y gonzalo sonrió por primera vez esa tarde.


a gonzalo lo vi durante un año más, y después nos perdimos.
a esteban lo vi bastante más, no porque nos juntáramos sino porque vivía donde siempre, pero las rumbas dejaron de ser rumbas y pasaron a ser cuatriciclos y cosas así. una vez, tendríamos 16 años, se chocó conmigo en un boliche y me reconoció. yo hice algún chiste y le pregunté por la hermana, si seguía llamándose belén. me sonrió y me dijo que si, que hasta donde él sabía si, y me invitó a tomar algo "te compro el trago que vos quieras", dijo. dudé unos segundos y de pronto me acordé de gonzalo, de quién hace años no me acordaba, y le dije que no.
recién ahí y de una extraña manera sentí que gonzalo y yo por primera vez estábamos a mano.

jueves, 3 de enero de 2013

todo como antes, siempre, el viento

me siento en la cama con el pliegue de las rodillas contra el colchón. balanceo mis pies que no llegan al piso. el viento sopla fuerte por la ventana y trae el gustito lindo de la noche silenciosa. un perro ladrando monotonamente de fondo hace el silencio mas profundo. creo adivinar el sonidito de las olas que hace el viento en la pileta. el acolchado celeste es el mismo. la computadora vieja viejisima, y el televisor de 14 pulgadas también. es gracioso que en esta casa todo sea bueno y de calidad, pero la tecnología nunca llegue. hay cosas más importantes, dice la tía. y tiene razón. se nota en los enchufes. la casa esta repleta de los enchufes de dos patas con la entrada redondita, ¿ubicás?, solo hay uno de los modernos en el comedor. esas dos putas patas redondeadas que me sonríen desde todas las paredes impiden que enchufe el cargador de la cámara, el secador de pelo, la planchita, el cargador del celular... todo hay que ir a enchufarlo al comedor (y hacer cola, porque hay otras 4 personas que enchufan sus cosas ahí también). la misma empleada de siempre viene a levantar las tazas de la mesa. acá la gente desayuna y deja las tazas en la mesa. no tienen ese tic mio de levantar todo. la mesa siempre despejada nena, decía mi mamá. y todo sigue como siempre. las tazas en la mesa, los enchufes viejos, la poca tecnología, mis patas que no llegan al piso cuando me siento en la cama, el acolchado. todo como antes.
menos nosotros, pienso. me acuesto en la cama y miro el techo, buscando formas en los dibujos de la madera. como cuando era chica. pienso en las veces que mi vieja se acostó en esta misma cama, que miró ese mismo techo. todo está igual a cuando estabas vos.
sin vos.
cierro los ojos y evito pensarte. 
                              el viento golpea con furia los postigos. 
vos odiabas el viento, como la mayoría de la gente. como casi todos los que habitan la patagonia. 
a mi el viento siempre me gustó. un poco por contrera (así salí peronista de un hogar sumamente radical), un poco por identificación. el viento huracanado es parte de mi, de mi personalidad. se levanta de pronto, no avisa nada, golpea con furia en los vidrios y las persianas, levanta tierra, saca a la luz la mugre, agita a los árboles. es desazón, imprevisibilidad, enojo sorpresivo. soledad.



el viento patagónico siempre fue buena compañía para mi. 
la mejor, después de vos.

miércoles, 2 de enero de 2013

si te encanta

n.- ¿te lo cojiste?
belén.- si.
n.- bueno, ya es suficiente.
belén.- ¿qué?
n.- si, no, basta.
belén.- ¿qué cosa?
n.- sos mi amiga.
belén.- ...
n.- no seas tan putita belén.
belén.- si te encanta.
n.- no, basta. un poco si, pero tampoco la pavada.
belén.- ¿te dan celos papu?
n.- no. envidia.
belén.- alguna vez podrías celarme en vez de entregarme al primero que pasa.
n.- no puedo creer que tengas mas sexo que yo, te odio.
belén.- bueno.
n.- chau.
belén.- ¿jaja, me vas a cortar?
n.- si.
belén.- JAJAJA. chau.

martes, 1 de enero de 2013

consejos útiles/2

MENSAJE A LA COMUNIDAD (en negritas la información pertinente)

hoy les dejo un tip para zafar de los conversadores insoportables (más comunmente identificables como tías abuelas solteras pesadas, pero también puede englobar a algún tío/primo medio perver, algún amigo de un amigo gomoso o alguna suegra con alzheimer).

si el conversador o conversadora en cuestión se acerca a usté en linea recta, o se sienta a su lado, o simplemente se encuentra demasiado cercano a su humanidad usté BAJO NINGÚN TIPO DE CIRCUNSTANCIA, repito, BAJO NINGÚN TIPO DE CIRCUNSTANCIA (no importa NADA, ni siquiera que le escuche hacer ruidos como de estar atragantandose con una garrapiñada) haga contacto visual con el susodicho. 
si lo hace habrá caído en sus redes para siempre.


gracias por su atención; seguimos trabajando para construir entre todos una navidad más soportable.




(después no digan que no les avisé ehh. de nada, vuelva pronto, no hay de qué).