la unica diferencia entre la realidad y la ficción es que la ficción debe ser verosímil .- mark twain


mis padres fueron radicales, yo soy peronista, lo de progre vino por default. no entiendo la gracia de guardar secretos, nunca pude hacerlo; siempre lloro en todas las sesiones con mi analista así no siento que desperdicio 300 pé.

dos referencias básicas a la
hora de leer el blog: isidora es mi gata e inés mi psicóloga. con ellas conformamos el triángulo isóceles que perpetúa mi desequilibrio interior. y mis amigos, claro, protagonistas estelares de los numerosos diálogos que rellenan este blog. y mi mamá y mi papá que son los culpables de todos mis problemas emocionales (gracias freud).
que les sea leve, pues.


la vida no es como uno quiere. es como es (mirta legrand)

Buscar este blog

dijo de belén el caricaturista historiador bobrow: "el idiolecto de la autora de este blog asume todos los tópicos culturales más políticamente incorrectos de occidente sin por ello asumir su carga ideológica".

martes, 30 de julio de 2013

ÉL o somos re BFF o ya re fue, soy re loser/13 (abstenerse almas sensibles plis)

primera parte
dos
tres
cuatro
cinco
seis
siete
ocho
nueve
diez
once
doce

llegué tarde y me senté en la primer silla que encontré. enseguida  me tiran algo encima, un papel. me doy vuelta y lo veo concentrado en su celular. lo abro. con letra de pajero con parkinson, leo:
¿estas son horas de llegar?
metí el papel en el bolsillo y tomé apuntes toda la clase. salimos juntos, subimos a su auto.
maneja durante diez minutos en silencio, raro. lo miro.
belén.- ¿estás bien vos? ¿por qué faltaste tanto?
ÉL.- es que tuve unos problemas, mi vida es alto quilombo.
belén.- ah, bueno, no me interesa.
ÉL.- jaja. pasa que...
belén.- no quiero saber.
ÉL.- forra, te los voy a contar igual.
belén.- AHHHHHH NO ESCUCHO NO ESCUCHO
ÉL.- es serio gila. mi mujer perdió un embarazo y estaba mal y eso. o sea, nada, ni sabiamos que estaba embarazada, pero todo un bajón.
belén.- ...
ÉL.- ...
belén.- ...
ÉL.- no te rias idiota.
belén.- no me rio...
ÉL.- te estas riendo tarada, te veo.
belén.- no, bueno, no es que me ría, pero...
ÉL.- pero que.
belén.- no, nada. o sea, ya fue, era un feto, ¿no?
ÉL.- jajaja, sos una pelotuda.
belén.- no, digo. ni sabian que existia, era un feto, no tenía sentimientos, era una bolsa llena de sangre, ya fue, no pasó nada.
ÉL.- tenes la sensibilidad de una ostra hija de puta.
belén.- perdón, señor sensible. digo, si me pasara a mi, nada, pedo. un problema menos.
ÉL.- jajajajajajaa.
belén.- de que te reis, hablo en serio.
ÉL.- no, que tenés razón, pero no te podés reir de mi hijo muerto te vas de tema.
belén.- era un feto, no un hijo. y ni siquiera lo querías.
ÉL.- bueno, pero era mi feto, y ahora ya no está.
belén.- vos te reíste de mi mamá muerta, estamos a mano.
ÉL.- es que viste, como son, las minas, es todo un drama...
belén.- yo soy mina.
ÉL.- por eso digo.
belén.- es que no entiendo. era un feto, ni sabían de su existencia, ni siquiera es que se ilusionaron o algo asi, digo... con estas pavadas al final le estamos dando la derecha a la iglesia cuando dice que no al aborto.
ÉL.- me pregunto donde quedó tu corazón.
belén.- lo poco que quedaba de él se partió cuando te reíste de lo de mi mamá.
ÉL.- conocerme fue una experiencia fuerte para vos, ¿no?
belén.- no.
con un movimiento rápido de la mano izquierda me agarró mi mano izquierda, bajó mi palma hacia abajo y me hizo doler.
belén.- ay idiota, que hacés.
ÉL.- para que me respetes. a mi y a mi hijo el feto.
belén.- jajaja. soltame idiota.
con la mano derecha me estiré y le toqué la bocina mientras manejaba por av. libertador.
ÉL.- salí idiota.
bocinazo.
ÉL.- basta.
belén.- soltame entonces. me duele.
bocinazo bocinazo. ibamos atrás de un camión.
ÉL.- te estoy agarrando con la mano izquierda, no seas mariquita.
toqué de vuelta la bocina, y otra vez. y otra, largamente. me suelta.
ÉL.- tarada, va a bajar moyano a cagarme a palos.
belén.- me hiciste mierda, sos un bruto.
ÉL.- es un movimiento de arte marcial, te puede quebrar la articulacion si lo haces bien.
le pegué en el brazo. me volvió a agarrar.
belén.- soltame idiota, me duele en serio.
bocinazo.
ÉL.- paraaaaaaa. no te estoy haciendo nada dejate de joder.
bocinazo largo.
belén.- si idiota, me duele. tengo muñeca frágil. ademas no soporto bien el dolor. a mi si me agarraban en la dictadura con mostrarme la picana nomás cantaba a todos.
bocinazo bocinazo. me suelta.
ÉL.- Jjajajaa. ¿querés que vayamos al casino?
belén.- ¿eh? no, quiero ir a mi casa.
fue bajando la velocidad. el auto iba cada vez mas lento, después de soportarlo estoicamente, al frenar ante el octavo semáforo consecutivo en rojo, lo miré con odio.
belén.- ¿me explicas que haces?
ÉL.- nada, ¿por?
belén.- por que si estuviera lita de lazari con 4 bolsas de las compras caminando por la vereda iría mas rapido que nosotros.
ÉL.- nada, estoy haciendo tiempo.
belén.- ¿eh?
ÉL.- dale bel, hagamos algo.
conciliador, me acaricia el brazo. le saco la mano de mi hombro rápidamente.
belén.- escuchame una cosa, mi amor. nosotros dos ¿vamos a cojer?
ÉL.- ...
belén.- digo, porque sino no entiendo, el histeriqueo, las invitaciones a cenar, que me toquetees, ¿qué te pasa?
ÉL.- no todo se trata acerca de cojer.
belén.- no, claro. pero yo las pelotudeces de los tipos casados me las banco si después voy a cojer. sino, no.

recorrimos en silencio el último tramo que nos separaba de mi casa. me bajé del auto y lo miré. me miró con cara de pobre tipo.
dandole la espalda, le grité: a mi con cara de feto compungido no, mi amor.

escuché la carcajada mientras abría la puerta. no volví a voltearme. a mitad de camino de la escalera, me sonó el celular:
a mi próximo feto muerto le voy a poner belén. te amo.

jueves, 25 de julio de 2013

logica implacable

una entrada que escribí hace varias semanas y no publiqué.
en honor a que este es mi último finde de libertad, se las comparto. (un poco de ganas tengo de volver a verlos, pero que horrible levantarme temprano otra vez).



hoy les comente a mis alumnos que estabamos planeando llevarlos a campanopolis.

les explique que era una ciudad medieval, o un intento de, en argentina, y que como mas o menos para mediados de septiembre empezariamos a estudiar la edad media me parecio un linda salida a realizar.

les mostré fotos. las aldeas y castillos de piedras, el verde y los árboles, los puentes y las casitas de cuento de hadas entusiasmaron a mujeres y varones por igual.


en medio de la algabaría general, alan levantó la mano y me consultó, muy serio:

- seño, ¿hay espadas para nosotros?

lo miré, intentando mantener mi expresión inerte.le confesé que no, que espadas no hay.

inmediatamente, alan replicó:

- entonces no entiendo, ¿para que vamos?

martes, 23 de julio de 2013

la pobre judía (y gorda, el horror)

hoy a las 17.07 decidí que empezaba la dieta.
18.12 salí rumbo a la maestría y esperé bajo la lluvia 24 minutos al 42, que nunca vino.
a 7 pasos de la parada me saludaba un kiosco enorme con muchas luces.
18.38 decidí que era una idiotez empezar la dieta un miércoles.
18.39 me acerqué al kiosco y compré un alfajor jorguito triple. me quejé con el kiosquero de la inflación hija de puta de la iegua de la kretina y corié: LANATA 2015. el kioskero me miró mal.
18.40 decidi retornar a mi casa porque sí, asi es la vida.
18.55 abrí la puerta de entrada de mi edificio, empapada. con una pata adentro y otra afuera, no aguanté más y saqué el alfajor del bolsillo.
18.56 estuve intentando abrirlo pero no podía. me concentré y tiré con ambas manos con fuerza y lo logré, con una bestialidad inusitada. el alfajor saltó del envoltorio y REBOTÓ TRES VECES (una cara, el costado y la otra cara) y me miró expectante desde el piso del palier. el sonido de frustración que brotó desde mis entrañas y que se abrió paso automáticamente por la garganta rebotó por las escaleras. de fondo: la lluvia.
18.57 me putié a mi misma y a dios por hacer de esta una vida horrible. acto seguido miré hacia atrás y hacia adelante para ver si no habia testigos de mi pelotudez.
18.58 con un rapido movimiento de muñecas levanté el alfajor.
18.59 ya estaba por la escalera del tercer piso y seguia con el alfajor en la mano. mi cerebro decía que no no, pero mi corazón ay que si ay que si.
19.00 entré a mi depto. momento decisivo. nos miramos.
19.01 soplé el alfajor. cerré los ojos y le di el primer mordisco.
19.03 no más alfajor. no más dieta. no más dignidad. no más nada.

no se si lo hice de gorda de mierda o de judía de mierda o de pobre de mierda.
me inclino a pensar que por las tres razones, aunque las ultimas dos sean contradictorias. igual existen algunos judíos pobres a veces, les juro, hiper re chequeamos todo, como el gordo lanato.
asique soy una pobre gorda judía de mierda.
al menos no soy negra, no se. de alma, quiero decir, porque los negros de piel pobres, no lo pueden revertir. además hay negros de piel de bien, como obama. o halle barry. o ray charles. pero el de alma es negro porque le gusta, no tiene excusa.
después estan los negros reversibles como delia, ¿no?. el horror de los horrores. negro por fuera y por dentro, gordo, bien jorguito triple. delia es un negro reversible, pero de los peores negros reversibles que puede haber: los peronistas.

¿vieron que tengo razon cuando hablaba de que con hitler estabamos mejor?
y eso que no hice mencion a mogólicos, corky y la fuerza del cariño (#quevuelvanlos90) porque yo tengo limites, viste.
yo se cuando parar.



otra sobre los límites y yo

y otra.

martes, 16 de julio de 2013

#forevergorda

cuando chica, yo era pobre.
claro, no funciona sino me ven. sino me oyen, mas bien. es el tono de pobre.
cuando chica, yo era pobre, re pobre, digo. en joda, claro esta.
el otro día le contaba a alguien que yo cuando chica era de una clase media complicada, con una pata afuera del tarro, viste. una clase media medio de mierda, en el sentido de que muchas veces estabamos mal.
en mi familia eramos dos (al menos dos seres humanos), y la unica que trabajaba era mi mama. mi mama era medica, y trabajaba en el hospital.
me acuerdo que eramos pobres, pobrísimos. en el sentido de clase media, claro esta.
nunca nos fuimos de vacaciones, nunca.
yo nunca sali de los limites de nuestras tierras azules y blancas. conozco pocos lugares, de chica casi nada: general roca, que vivia una tia, la plata, ciudad originaria de mis padres, y buenos aires.
mi casa era (sigue siendo, sigue en madryn, sigue siendo mia) era una casa prefabricada construida en la mitad de un lote. cuando mi mama la compro en tres cuotas, salio nada, porque a mediados de los 80 no habia nadie en madryn. nadie.
mi casa, ademas, quedaba lejos, lejisimos. en la otra punta de la ciudad.
tenia una sola habitacion. donde dormia yo. mi vieja dormia en una cama en la cocina comedor living, que servia de sillon durante el dia. no tuvimos nunca tele. ni compu, claro esta.
cuando nos fuimos a vivir solo habia terrenos baldíos en la cuadra. y calle de tierra.
en madryn no se cerraba las puertas con llave. ni la de los autos, ni las de las casas.
despues de la casa mamá se compró un fitito. naranja era, usado.
mi perro de aquel entonces, dulce (ah, si, yo de niña apodaba a mi pequeño zoologico con nombres empalagadoramente berretas y cursis: mimosa, principe, reina... y a mi ultima perra, bien grasa, le puse pepita) abría la puerta del fitito con la pata y se subia a dormir la siesta en el, tranca. y uno salia y veia el fitito con la puerta abierta. rodeado de baldios. viento, tierra. y un perro descansando en el asiento de atras.
un perro berreta, bien berreta.
cuando yo era chica, mi mama decía que los chicos que no tenian mascotas eran chicos mas tristes que los demas. y como yo podia ser cualquier cosa menos triste, tuve de todo. gatos, perros, conejos.
los perros lo sacabamos de la perrera. la perrera era un lugar feo, oscuro. mi mama me llevaba, en el fitito, y me dejaba elegir un perro.
yo siempre elegia el mas feo de todos, el mas patizambo, el mas rotito. el tipo de la perrera me insistia para que me lleve algun otro, un poco mas decente, pero no. yo sabia que a ese nadie lo iba a elegir, solo yo. y que si nadie lo elegia, lo sacrificaban. asique era necesario que me lo llevara. al mas feo. lo agarraba y lo estrujaba contra mi ropa, mientras mama me decia que no me lo acerque a la cara que estaba muy mugriento, y el perro me lamia, me lamia.
mi mama solo me hacia un regalo anual, uno importante. para mi cumpleaños, en general. y me hacía una fiesta, en "la base". la base era una base militar alejada. las dos noches anteriores se la pasaba cocinando pizzetas y empanaditas. me acuerdo una vez un compañerito me pregunto porque en mi cumple no habia "coca" como en los de los demas. le dije que porque yo preferia el jugo tang. le mentí, en realidad. la noche anterior habia puchereado una hora porque mama me dijo que no podia comprar gaseosas. no estaba acostumbrada a que mi vieja me diga que no. y en la base corriamos durante tres horas, que se me hacian larguisimas. era un descampado enorme donde jugabamos al futbol, o a los indios, o a hacer rondó flic flac y nos reiamos de los que no sabían y hacian solamente el rol.
tambien me daba verguenza cuando eran los cumpleaños de mis compañeras de curso. mi mama compraba siempre un regalito, pero eran cosas chiquitas, baratas. una taza, unas hebillas, cosas asi. a mi me daba verguenza porque sabia que todos iban con regalos mas lindos, asique a veces decia que no queria ir, y no iba. y mi mama decia: bueno, pero llevale el regalito a la escuela. y yo le decia que si, pero no se lo daba. se lo regalaba a alguna de mis amigas.
cuando no estaba jugando con gonzalo  iba a ver chiquititas a la casa de una amiga que tenía un "cuarto de juegos". tenia muchos juegos y juguetes, muchas barbies. y veiamos chiquititas y despues yo volvia a casa y me inventaba como seguian las historias en mi casa y las contaba en la escuela. y la gila de margarita siempre me decia que nada que ver. "deja de mentir belen, eso no paso". y yo le decia que la que no habia pasado era ella, que habia distintas chiquititas en distintos canales. mi amiga la del cuarto de juegos, aunque sabia que tampoco habia pasado, le decia a margarita que yo tenía razon, que era asi como decía yo lo que habia pasado en chiquititas.
mi amiga la del cuarto de juegos siempre queria venir a mi casa. yo preferia ir a la de ella, porque veiamos chiquititas y jugabamos con tooodas las barbies, yo tenía menos barbies y un toque peladas, porque jugaba a la peluqueria a veces. pero ella queria ir a casa, porque en casa mi mama nos sacaba los piojos y haciamos carpas con las sabanas del rey leon, y nos hacia tostaditas con queso derretido para merendar. en mi casa nunca hubo galletitas dulces, no se si porque eramos pobres pobres, o porque mi mama siempre fue de esas que queria que comamos sano.
todo esto venia a cuento de que mi mama, cuando yo era chica, siempre me tiraba cuatro máximas.
1. hay gente con plata y con clase. y hay gente con plata sola. y despues estamos nosotros.
2. cuando vayas a un cumpleaños comé mucho, asi no tengo que hacer de cenar.
3. si hay sanguche de jamón, y otro de jamón crudo, apuntá al crudo, que es mas caro y en casa nunca hay.
4. pero que no se note (aplicaba a las tres anteriores).

hoy, estaba cursando en la di tella y me acordé de mi mamá, primero, y de las cuatro máximas, después.
hace dos semanas noté que a la gente que cursa la maestría de finanzas internacionales en la di tella, en los recreos, tienen como un pequeño catering. les ponen muchos sanguchitos, galletas, masas finas, YOGUR CON CEREALES (les juro por mi vieja), cafe, jugo exprimido, etc. como yo curso mi maestría en el aula contigua, advierto cuando es que salen porque empieza a haber mas barullo que el habitual en la puerta. hace dos semanas, pues, me hago bien la boluda y salgo a la par que salen ellos.
me pone un toque nerviosa, la situacion. porque, viste, ante todo dignidad, como decía mi vieja. asique nada, viste, nada, me hago la boluda, camino despacio mirando las heladeras siamm que hay expuestas en los pasillos como si me interesaran, miro al patio, me pongo a revolver el bolso, que se yo. tácticas de distracción vitales de la existencia misma. poco a poco me acerco a la comida, viste. con un toque de verguenza, la verdad. a nadie le gusta robar ni ser pobre, pero a veces es necesario. es como robin hood, pienso, le robo a los ricos de finanzas para darle a los pobres (yo). me acomodo en una esquina de la mesa mientras pienso que claramente puedo parecer alguien de finanzas, esta bien, no estaré maquillada ni tendré pollerita tubo ni tacos altos, ni corbata ni traje, esta bien, tengo unas all star rojas roñosas y un pantalon ancho que parece de los backstreet boys con una remera que dice YO TAMBIEN CORRI LA MARATON NIKE pero bueno, puedo ir de incógnito, que saben. sin mirar a nadie a los ojos (no lo soportaria, sabrian que les estoy robando), inspecciono la bandeja y visualizo a los sanguches de jamón crudo. son cada vez menos, me tengo que apurar. como quien no quiere la cosa, estiro la mano y agarro dos, pero justo otro estira la mano, un pibe de corbata y traje. lo miro, me mira, y muerta de verguenza y despues de toquetearlo, suelto uno. me llevo el sanguche a la boca Y SE TERMINA. que onda este catering, son los sanguches mas pequeños del mundo loco, asi nadie se alimenta. doy otra vuelta por el lugar, trato de no cruzar miradas con nadie, me hago la boluda y comienzo a acercarme al objetivo. tengo que ser rapida, cada vez quedan menos, son ricos pero no boludos, todos van a por el jamon crudo, HIJOS DE PUTA, SEGURO QUE USTEDES TIENEN DE ESOS EN LA HELADERA, SUELTENLOS. estiro la mano al lado de una fruncidita peli larga teñida de rubio alta y flaca con pollera tubo dorada, y agarro tres sanguchitos. la rubia me vio, me vio, ya esta, ya fue, listo, no importa, ¿que va a hacer? ¿le va a decir al guardia de seguridad?. camino gallarda con los tres sanguches en la mano. mis miradas se cruzan con el pibe de corbata y traje, me mira complice, le sonrio culposa, soy la gorda que roba sanguchitos, me digo para adentro, que mal, que mal, se dio cuenta, todos se dieron cuenta, nunca me sale la máxima número 4, mi vida es una mierda, perdón mamá, soy lo que pude ser, soy lo que hiciste de mi, soy lo que soy, no tengo que dar excusas por eso. a nadie nadie nadie hago mallll el solll sale igualll para mi para elloooos.
y ahí, con dos sanguches en la mano y uno a medio masticar, me empiezo a reir de las idioteces que pienso. el chico corbatin me mira como si estuviese loca, le sonrio otra vez, pero sin dientes, porque mi mama me enseño que con la boca llena no se pela dentadura por mas brakets que hayas tenido. el pibe se acerca y se inclina hacia mi, y en un susurro me dice al oido: ¿con hambre?
colorada, coloradísima, pienso que que mucho corbatin, mucho trajecin, mucha finanza internacional pero poca hidalgia y caballerosidad. le pongo cara de orto y le suelto: aca todos pagamos la cuota, no me parece que haya maestrías de primera y maestrías de segunda. y con la frente alta, me di vuelta y me dirigi hacia mi aula.
cuando ingresé con los sanguches en la mano, creo que todo el aula se dio cuenta de quien era la becada.
me senté y el pibe que tenía al lado me sonrió. me sentí culpable, el seguro que si pagaba la cuota. le estiré el sanguchito que me quedaba y se lo ofrecí, generosa.
me miro, no se si con asco o desconfianza, y me dijo no, gracias.
y yo pensé que mejor, porque a esas horas hacía hambre, y ni daba andar compartiendo comida. porque en realidad, mi mamá me enseño que hay que compartir pero yo no estoy del todo de acuerdo al respecto del tema cuando se trata de comida. además, tan grasa no soy, viste, tampoco me iba a parar otra vez a ir a buscar otro sanguchito, onda, tengo dignidad, ya les dije.
además seguro que de jamón crudo ya no quedaban.

viernes, 12 de julio de 2013

no se porque lo hago

tenia que traer el mate, las tostadas, la mermelada y la pava. el espacio a recorrer era de la cocina a la silla del escritorio y me separaban algo asi como 15 pasos (no exagero).
sin embargo soy de esas que siempre quieren llevar todo en un solo viaje. ¿tenés a ese tipo de gente? bueno, eso.
bajo la axila acomodé la pava electrica; en una mano el plato con las tostadas preparadas y la cuchara (bailando encima del plato) en la otra la mermelada (por si tenía que ponerle MÁS mermelada, en mis tostadas la mermelada nunca es suficiente) y el mate (tengan en cuenta que mis manos, ademas, son minimas chicos. calzo 34, imaginense). yo no soy tonta, no soy inconciente, ¿eh?. lo peor es eso, que lo pienso. pienso que se me va a caer todo y voy a mandarme cualquiera, pero eso no me frena, me impulsa, lo hago igual. ESTA VEZ VA A SER DIFERENTE, pienso; en las pelotudeces soy una optimista del gol, siempre lo fui, una entusiasta de la vida que le cree al gil de diego torres y canta color esperanza. asique sigo, doy un paso, dos. todo controlado. tres cuatro. todo equilibrado, nada puede malir sal. cinco seis siete. ocho, nueve, diez, nada se cayó, todavía es posible. podria dejar alguna de las cosas sobre la mesa de camino al escritorio para evitar conflictos. lo pienso, otra vez la conciencia conciente, pero no, no lo hago, sino después tendría que hacer cinco pasos para ir y cinco para volver del escritorio a la mesa, terrible. lo peor ya paso, me digo, mentalmente, son solo 5 pasos y ya está, vos podés. siento que el mate comienza a inclinarse hacia abajo y no puedo acomodarlo, se empieza a semi resbalar. es ahí que me pongo nerviosa, quiero hacerlo mas rapido, llegar a la meta, estiro la mano y ya estoy, y ahi, es ahi, ahi ocurre. se resbala el mate entre mis dedos. mate servido, por supuesto, y con agua hirviendo, porque soy macha y me gusta el mate caliente porque lo mio es la aderenalina. el mate se vuelca primero en mi mano, luego en mi buzo y luego se estrella en el piso haciendo un desastre. del plato que sostengo en la otra mano caen las 4 tostadas con mermelada (boca abajo, ovbiamente) al piso y, para finalizar, cae la cuchara que se ocupa de rebotar tres veces haciendo estruendo de 15 platos rotos.
me estiro para dejar lo que todavia tengo en las manos sobre el escritorio y contemplo el desastre.
limpiar el quilombo me lleva mucho mas tiempo que los 30 pasos que me ahorraba si hacia las cosas bien desde un principio.


no se por qué soy así, les juro.
tengo problemas.

jueves, 11 de julio de 2013

las bonitas palabras

iba caminando dando saltitos tratando de evitar los pozos repletos de agua. zigzagueaba entre la gente con grandes paraguas, puteaba cuando las viejas con el susodicho usaban los disputados techitos en los días lluviosos como hoy.
la gente que venimos de los parajes de los cuales vengo no usamos paraguas. not. consideramos que ese armatoste incomodo que molesta durante todo un día de trajín no está hecho para nosotros, los patagónicos. estamos acostumbrados a las inclemencias climáticas y sobrevivimos a ellas (al viento, al frio) sin ningun armamento, no vamos a apichonarnos por una simple lluvia. ni que hablar de las botas de agua. me llena de curiosidad la gente que las porta. ¿que onda, llevan las zapatillas en la mochila para cambiarselas despues? ¿no les entra agua por los costados amplios de la botamanga?
además, la verdad es que me gusta mojarme. al principio medio que histeriqueo, me hago la dificil y lucho cuerpo a cuerpo por los techitos. pero a medida que la lluvia, impiadosa, consigue empezar a mojarme, me empieza a dar igual, y dejo que la madre natura siga su curso. así, disfruto sentir como me voy empapando. primero siento lástima por mi pelo, por mi flequillo, pero luego me olvido. siento las gotas resbalar por la cara, miro cuán mojada está mi campera, salto los charcos, observo a la gente que corre rapidito alrededor mio mientras yo me muevo con parsimonia.

hoy estaba en esas, transitando la calle bogotá, cuando veo venir a lo lejos un loco. supuse que era un loco, o un borracho, porque andaba en remera manga corta nomas, sin campera, a cabeza descubierta, y caminaba en zig zag. el sentido comun de los padres reza que si ves a alguien sospechoso debés cruzar la vereda, pero yo nunca fui de esas que sigue el sentido comun parental. además, como siempre digo, yo ando buscando historias por la vida, es como si las olfateara, asique seguí mi rumbo, y camine derechito derechito hasta el hombre zigzageante.
cuando estabamos más o menos a unos 3 metros lo veo abrazarse a un poste de luz repentinamente. lo abraza como si fuese lo único, lo último que le permitía hacer su aliento. aferrado con un brazo alrededor de este, veo que entro en su campo de visión, mientras se pone un cigarrillo en la boca, sin intentar encenderlo.

- chssst chsst

dice, jocosamente.
yo miro hacia atrás, para asegurarme de que es a mi.

- chsst chsst
repite, pero con mas vehmencia.
levanto ambas cejas, invitandolo a hablar.

- la ciudad está triste, me dice, como si me revelara un secreto, y cuando es así todo está gris, tan espeso, tan barro, tan todo a la vez, me dice, con el cigarrillo sin encender haciendo equilibrio en la comisura derecha de su boca.

lo observo en silencio. me sonrie, y se abraza más.
- mi amigo y yo, señora, señorita, ya no estamos tristes, como la ciudad, porque la vemos pasar ahora, y nada puede ser igual como hasta entonces.
sonreí, halagada.
- y mi amigo, pregunta, quiere, me dice, acá, señorita, sin ánimo de ofenderla por favor no se vaya a pensar, y palmetea así dos veces cortas al poste que abraza, que le gustaría ir a tomarse unos cafés tristes con usted, porque necesita hablar del barro, de las zanjas, de la pólvora, de la vida.
como hipnotizada me quedé ahí, parada, un toque más. la remera era de muchos colores, y su pelada brillaba pese al contorno gris del día y los pocos pelos que todavía le quedaban. su mano acariciaba, casi dulcemente al poste, con tranquilidad, como alentándolo ante el silencio y la respuesta que no llegaba.

- no puedo, dije, y sonreí timidamente. a lo mejor otro día, hoy estoy mojada y apurada.

la mirada se endureció un poco en ese momento y me asusté. fueron solo unos segundos, después volvió a ser el loco, o el borracho, de siempre.

- mi amigo entiende, señora, señorita. estará aquí, para cuando usted decida que es el momento de.
me despidió con una leve inclinación de cabeza y se quedó ahí, abrazando a su amigo con tenacidad, mientras seguía susurrandole palabras bonitas bajo la lluvia.

miércoles, 10 de julio de 2013

ÉL intentando dialogar, y yo, como endrogada pero no (solo pelotuda)/12

primera parte
segunda
tercera
cuarta
quinta
sexta
septima
octava
novena
decima
parte once (no se como se dice, ¿onceava?)

me llega un mensaje por wasap de numero desconocido:
que linda que estas. ¿como está isidora?
                                          que gil.
 cómo gil. te vi salir hoy de tu casa.
                                          ya se que sos vos. no es gracioso.
¿cómo sabés que soy yo? 
                                         porque sos el único gil que conozco.
 callate tonta, seguro que le decís lo mismo a todos.
                                         no. solo a vos.
le estás dejando el corazon con agujeritos a eugenio. ahora que recuperé tu número porque ese chico gallardo y sexy que estaba con vos el otro día me lo pasó, me tratás así.
                                        ¿sexy and i know it? mmm, no. nadie que conozca concuerda con esa descripción.
no, claro. te amo. tengo la pija parada ahora mismo.
                                        oh si, euge, que pija grande, si si.
uh, se me bajó.
                                        es la primera vez que te pasa, ¿no?
si. siempre violo a la gente tranquilamente. no se que pasó. creo que es porque me enamoré.
                                         like a virgin
¿por qué no estás acá?
                                          ¿acá dónde, euge?
ahora soy yo, boba.
                                           ¿y quién es él?
soy yo.
                                           esa es otra canción.
 ah, la del tiempo libre. 
                                           yes.
¿como supiste que era yo si no tenías mi cel?
                                           ¿quién es?
soy yo.
                                            ¿qué vienes a buscar?
ni el cel me pediste. yo te pedi el tuyo y ni me pediste el mio, ¿te das cuenta lo mala que sos?
                                             ya es tardeeee.
uh, no se puede hablar con vos. ¿por qué no viniste?
                                             estuve veinte minutos esperando el 42 y no llegó. me empapé y me volví a casa. ahora estoy en patas leyendo sobre crímenes argentinos.
vos si que la pasas re bomba loca.
                                           con vos juego esta nocheee...
tenemos que ir a bailar
                                           el baile del pimpollo
JAJAJAJAJ, sos una pelotuda. casemosnos.
                                           fuera, fuera mentirosooo fuera.
bel, estás mal.
                                         de la cabeza, que te pasaaa. yo no soy mejor que charlie brown
naaa. ¿conocés peyote?
                                           tengo algo peor que el síndrome de down.
duro como pija de preso, eso es espeso.
                                           poetas.
ya no hay romanticismo, nadie escribe canciones de amor
                                           como los unicornioooss, van desapareciendoo
jajaja, boluda, estas drogada.
                                           i wanna be sedateeeeed
basta. estoy intentando mantener una conversacion.
                                          basta ya de penaaaa por acaaaa
uh, anda a cagar, pelotuda.
                                         bye bye bye.

martes, 9 de julio de 2013

inés y porque no puedo tener lo que no quiero

inés.- ¿y? estás callada, raro en vos.
belén.- estoy cansada de venir. no tengo nada que contar. desde que vino mi viejo no hice nada, ni para la maestría, que debo tres trabajos, ni para la escuela, ni busqué laburo, ni me puse con la presentación de la investigación, ni puedo ir regularmente a gimnasia, no salgo de casa, no tengo ganas de nada, solo sueño.
inés.- pero tu papa ya se fue.
belén.- si, lo noté.
inés.- ¿y entonces?
belén.- no se. no se, nada, no se.
inés.- ¿que no sabés?
belén.- nada, no se nada.
inés.- te noto ofuscada.
belén.- si, no se para que vine, para que vengo. me aburro, te aburro, nos aburrimos.
inés.- no se supone que vengas a divertirte en terapia.
belén.- ya se.
inés.- bueno.
belén.- me hace acordar a esa epoca, al año de que falleciese mi vieja, en que no hacía nada. te acordas que te conté, que me quedaba dormida en la facultad. iba a cursar y me quedaba dormida.
inés.- si, me acuerdo. ¿y por qué conectas las dos etapas?
belén.- no, no se. me hace acordar, toda esta nada, este sueño, esta inmovilidad. seguro es culpa de mi viejo que vino, siempre tiene la culpa.
inés.- ¿tu viejo siempre tiene la culpa? ¿por qué?
belén.- era un chiste inés. un chiste. chiste chiste.
inés.- si, ya se. te amparás mucho en tus chistes vos.
belén.- uh, no empecemos con eso.
inés.- porque bueno, siempre tienen su parte de realidad.
belén.- esos consejos los leo en la parte de abajo de los chistes de bazooka inés. no es necesario.
inés.- ¿sabés que pasa con vos? vos sabés mucho, sos muy perceptiva digamos, a nivel racional. eso no implica que lo puedas procesar de verdad. me da la sensación de que vos racionalmente entendes mucho tus mecanismos, pero no logras... hacerlo carne, por decirlo mal y pronto. la conciencia racional no implica que puedas cambiar el inconciente.
belén.- si, bueno. pero estoy cansada de hablar de lo mismo. ya sabemos que me pasa, porque me pasa, porque hago lo que hago, etc etc, y no sirve de nada porque nada cambia.
inés.- yo creo que si. que cambiaste mucho, pasa que sos muy impaciente belén.
belén.- no. estoy igual, pero sin laburo. sola, sin saber que hacer de mi vida, peleandome con mi gata. soy patetica.
inés.- tenes mas que eso. no sos patetica, creeme, atiendo a mucha gente patética.
belén.- no hagas chistes inés, que expresan parte de realidad.
inés.- jaja.
belén.- no se. no quiero estar mas sola, y nada. cero.
inés.- ¿y el de la maestri...?
belén.- novia.
inés.- ah, no me habias dicho.
belén.- es un pelotudo.
inés.- te quiero hacer una pregunta. muy en serio.
belén.- ¿qué?
inés.- ¿vos querés estar en pareja con alguien?
belén.- si, ¿quien no quiere estar bien con alguien?
inés.- no dije bien. dije en pareja.
belén.- si.
inés.- ¿querés ponerte de novia?
belén.- bueno... de novia. es como muy grande esa palabra.
inés.- ¿grande? es la menos formal de las formalidades.
belén.- no, bueno, no se...
inés.- ¿querés o no?
belén.- ehhh... no, la verdad...
inés.- ah.
belén.- ¿ah qué?
inés.- no querés novio. ¿qué querés? es confuso.
belén.- alguien con el que compartir cada tanto. que esté entre el garche ocasional mecanico y entre el novio formal, poenele, ¿entendes?, algo entremedio. con el que puedas compartir algo una vez por semana, o cada semana y media. ver una peli...
inés.- estás inventando una categoría que no existe. las categorias son o garche o novio, no hay algo intermedio, lo tuyo no es logico.
belén.- si inés. un amigovio entendés.
inés.- ¿amigovio? por favor belén.
belén.- no me parece tan raro.
inés.- belén...
belén.- ...
inés.- ¿qué es una pareja para vos?. empecemos desde ahí.
belén.- una pareja...
inés.- ...
belén.- bueno, alguien que te acompañe, que te escuche, que te ayude, no se. eso.
inés.- ajá, es un amigo, digamos.
belén.- no, no.
inés.- ¿por qué? tus amigos son muy compinches con vos. les contas todo, te acompañan, te dan consejo, te ayudan...
belén.- bueno, pero no es lo mismo.
inés.- suena que si. ¿te acordás cuando hablabamos de tu primer novio? era eso. te acompañaba, charlaban. cuando le cortaste seguiste manteniendo eso con él, nada cambio. nunca quisiste a ese chico y salieron cuanto, 4 años.
belén.- si lo quería.
inés.- bueno, no estabas enamorada. de hecho, no te jodió cuando se puso a salir con otra mina al año, nada. vos hubieses seguido viendolo como amigos, para tomar mates, pero ella no lo dejó.
belén.- no soy celosa.
inés.- me llama la atención que no nombraste algo, al respecto de lo que buscas en tus parejas, viste. no nombraste lo determinante, lo que implica la diferencia entre un amigo y una pareja, el sexo.
belén.- bueno, si, el sexo.
inés.- bueno, me lo decís ahora. cuando te lo dije yo.
belén.- bueno, me olvidé.
inés.- es la diferencia esencial.
belén.- buenoooo. será que soy frígida.
inés.- no sos frígida. de hecho, no tenés problemas para llegar al orgasmo, no es el sexo en si lo que te genera conflicto a vos. es la etapa previa.
belén.- no se.
inés.- retomemos. me definis pareja como era tu relación con tu ex, al que dejaste de un día para el otro sin mucho trámite porque no te movia un pelo. o sea, una relacion de amigos querés, porque no te acordás del sexo. pero sin formalidad, porque no querés un novio. pero tampoco querés un garche (porque no estás preocupada por el sexo). entonces querés un amigo, tenes miles.
belén.- estás manipulando lo que digo.
inés.- no. te estoy mostrando que vos no querés tener una pareja. decís eso de la boca para afuera, tal vez porque es lo que crees que tenes que decir, no se. pero te quedás en tu casa, no querés formalizar, no querés verlo mas de una vez cada semana y media, queres compañía... para eso comprate un perro.
belén.- bueno, gracias. lo voy a pensar.
inés.- dale. entendes a donde apunto.
belén.- no se, no quiero justificarme con que en realidad no tengo novio porque no quiero. eso hacen las minitas gilas. para mi no tengo novio porque tengo algo mal.
inés.- si quisieras tener novio, tendrías. no solo porque no sos fea, sino porque cualquiera tiene novio en realidad.
belén.- decime que soy linda inés, no que no soy fea. se supone que tenes que apuntalar mi autoestima.
inés.- porque vos fijate, ¿no?. los que te quieren, te prestan atencion, te hablan todo los días, y sabes que implican cierta seriedad, no te gustan, te aburren, no son lindos, les falta el sentido del humor, el coche, 20 cm, que besen bien, esas son siempre tus excusas. después, los candidatos de tus amigas con los que deberías salir para conocerlos, ninguno te gusta, ninguno. que son gordos, que son altos, que el pelo, que no tiene pelo, o sea, ni siquiera los ves aunque sea una vez, los descartás de plano.
belén.- soy superficial.
inés.- no. dejame seguir. además esta el tema de que a vos no te gusta nunca nadie. no mirás a nadie primero. no intentás seducir a nadie, sino que elegís entre los que se te acercan, ¿no?
belén.- si, es un toque triste eso, ya lo dijimos.
inés.- entre los que se te acercan, tampoco te van demasiado, pero ponele que elegis uno, ¿no?. despues de que eligio el. elegis entre lo que te elige, digamos. no te interesa. no le das pelota. ahora, ¿cuando te empieza a interesar? cuando el flaco pierde el interés, ¿no?. como este, el sopapa, ¿no?.
belén.- ¡el sopapa!, ese no lo conté en el blog, me hiciste acordar.
inés.- belén, enfocate. ¿cuanto te dura la angustia porque el flaco no te da bola? una semana. no es serio.
belén.- yo no soy seria inés, pense que ya lo sabias.
inés.- y después, fijate. los unicos que mas o menos te enganchan un poco más de tiempo (hasta que te cansas, ¿no?, pero dos, tres meses,ponele) ¿que características tienen?
belén.- ¿son pelotudos?
inés.- además.
belén.- casados.
inés.- casados. ¿cuál es la característica principal del casado?
belén.- ¿que son pelotudos?
inés.- belen, es en serio esto.
belén.- bueno, que.
inés.- que son relaciones imposibles de formalizar. que nunca dejan a la mujer.
belén.- nunca les pedi que la dejaran tampoco.
inés.- por eso. estas comoda ahí. sería esa relación de amigovios de la que hablás. ¿no?. un tipo que tiene cierto interés en vos, porque te ve, te habla, comparte algo, pero que no quiere ni busca mas porque no puede. ¿no?
belén.- no se. estás siendo muy maquiavelica en tus conclusiones. para mi tengo algo malo yo.
inés.- ¿cuál es mi conclusión?
belén.- que quiero estar sola.
inés.- si. estoy de acuerdo.
belén.- ¡esa es tu conclusión! ¡no la mia!
inés.- ah, pensé que estabamos de acuerdo.
belén.- no, no se. ¿entonces por qué hablo tanto del tema? además son tres años de no tener pareja formal, es mucho tiempo.
inés.- pero si me dijiste que no querias pareja formal.
belén.- buenooo. alguien asi, en el medio, con el que estar establemente.
inés.- eso es una pareja formal, lo que no querés.
belén.- me estas mareando.
inés.- no, es que vos no sabés que querés en realidad. capaz no queres nada.
belén.- ¿cómo?
inés.- digo, estar sola tiene sus ventajas. nadie te dice que hacer, ni como. no tenes que ser flexible, decidís todo vos, no te tenés que hacer cargo del otro. me parece que estos tres años fueron momentos en donde vos te tuviste que hacer mucho cargo de vos. de lo que te pasaba, de como te sentias, de solucionar temas, muy enfocada en vos. ademas sos muy poco flexible en muchas cosas, belén. y no se si estás dispuesta a moderar tu independencia por estar con otro. sos complicada en ese aspecto.
belén.- que raro que no metiste a mis padres en esto.
inés.- puedo.
belén.- a ver.
inés.- por un lado tenés una figura de un papá debil, que expresaba la pasión. el que se emociona, el que llora, el que nunca hace nada bien, el que no quería separarse de tu mama. por otro tu mamá, una mina muy independiente, todo lo decidió ella. casarse, separarse, cuando, donde, por qué. no dejaba a tu papá tener injerencia. nunca más te presentó un novio mientras vivió, solo llevó a dos tipos, que, según vos, los presentaba como "amigos" y que nunca, jamás, se quedaron a dormir. ahí tenés tu modelo de pareja, amigos, sin sexo. vos, tus cosas, tu independencia, la imagen de mujer fuerte de tu mamá, la imagen de hombre débil de tu papa. el modelo es tu mamá, vos no tenés que abandonar nada por otro, vos tenés que decidir, hacer tu vida, no podés depender de otro.
belén.- te salió redonda la explicación.
inés.- gracias.
belén.- no se.
inés.- reconoceme un triunfo cada tanto.
belén.- pero quiero una pareja. te juro.
inés.- esto es facil, belén. o querés un novio, o no.
belén.- no... novio no.
inés.- ¿viste? lo que yo decía.

domingo, 7 de julio de 2013

ÉL y eugenio, mi acosador/11 (y yo, claro)

esta historia es larga. empieza y sigue acá:
primera parte
segunda
tercera
cuarta
quinta
sexta
septima
octava
novena
décima

y sigue siguiendo. esto que relato fue el miercoles pasado, último día que me crucé con ÉL.


llegué tarde a la maestría, para variar. lo busqué entre las filas de asientos, no estaba.

me senté al lado de un pibe con mate para aminorar el frío, le sonreí. me cae bien aunque nunca charlamos demasiado. anoté responsablemente apuntes en mi cuaderno, me hice la aplicada. de pronto escuché que se abría la puerta. me di vuelta, ahí estaba ÉL. precioso, como siempre.
se sentó atrás mio y me guiñó un ojo.
yo volví mi mirada al frente, inexpresiva.

cuando terminó la clase salí rapido.
ÉL se quedó hablando con otra gente. de pronto escucho que me llama.

ÉL.- ey, lilu.
corrió un toque.
belén.- qué hacés che.
ÉL.- eh, porque te vas. esperame loca.
belén.- voy al baño, ¿querés venir?
ÉL.- jajaa. obvio, yo te sigo a todas partes.
belén.- ah.
ÉL.- dale lilu, una sonrisa para la camara. te espero acá.
belén.- na, dejá. anda yendo.
ÉL.- no nena, no estoy con el auto, pero me tomo el 15 asi voy con vos.

salí del baño al rato.
ÉL.- ¿qué onda?
belén.- que onda qué.
ÉL.- el baño, ¿todo piola?
belén.- re.
ÉL.- que onda tu vida, tonta, que va a ser.
belén.- todo bien.
ÉL.- que mala onda que estás conmigo. vos si que no me extrañaste.
belén.- la verdad que no.
ÉL.- no me gusta verte así lilu. ¿estás mal? ¿querés que hablemos?
belén.- dale. ¿de la muerte de mi mamá?
ÉL.- JAJAJAJAJAJA
belén.- sos un nabo.
ÉL.- pero vos empezas, yo te estaba hablando seriamente.
belén.- antes que hablar seriamente de algo con vos me pego un tiro. no te da el target.
ÉL.- eh, no seas así, me caes bien, te intento conseguir trabajo, le pongo onda.
belén.- no le pongas y listo. no te pedí nada.
ÉL.- no, claro. si fuese por vos...
belén.- qué.
ÉL.- nada, que sos el monumento a la cara de culo bel. eso. jodido, muy jodido.
belén.- por lo menos no soy un pelotudo que sale con una pelotuda.
ÉL.- uh, como estamos hoy eh. me tirás con munición pesada. jaja.
belén.- si, bueno. se murió mi mamá, tu novia es una pelotuda, se acabaron nuestros temas de conversación.
ÉL.- jajajajajaja. sos lo más.
belén.- corré que se va a ir el 15.
ÉL.- esperamos el otro. no corramos. tenemos todo el tiempo.
belén.- ni en pedo, corré.

nos subimos al 15. me senté. se sentó al lado.
silencio.
ÉL.- en serio, ¿cómo estás?
belén.- bien, todo bien.
ÉL.- ¿querés que vayamos a cenar algo? hay una parrilla cerca de tu casa. no me gusta verte bajoneada.
belén.- andá, que te haces el galante chabón. no tengo un mango, no.
ÉL.- soy un gentelman, tarada. te invito yo.
belén.- no quiero. quiero ir a mi casa.
ÉL.- uf, sos mas dificil que la tabla del 9. que enana de mierda.
belén.- es lo que hay.
ÉL.- ¿hiciste los trabajos?
belén.- no.
ÉL.- uhhh, pero eran para la semana pasada.
belén.- si, ya se.
ÉL.- yo los hice. ¿querés que te los pase?
belén.- no.
ÉL.- no no no.
le pegué un golpe seco en el brazo, con los nudillos.
ÉL.- ay pelotuda, me duele.
belén.- no me hagas burla.
ÉL.- jajajaja. ay, dejá de pegarme.
belén.- dejá de reirte de mi.
ÉL.- me rio con vos. bueno, riamosnos de mi. ¿te conté que mi ex me está haciendo juicio?
belén.- no. no me interesa.
ÉL.- si, se que si no hay una muerte no te interesa. AY, dejá de pegarme que pegás fuerte.
belén.- viste, me enseñó un ex.
ÉL.- si, pegás con los nudillos, pará que duele. tengo mas mala suerte con mis ex boluda. la anterior se enteró de que la cagaba y me hizo un bardo, no sabés lo que fue.
belén.- que conveniente.
ÉL.- ¿qué?
belén.- que me cuentes que cagaste a tu ex.
se sonríe. le pego otra vez.
ÉL.- ay, basta.
belén.- cagate, por pelotudo.
ÉL.- si, ya se, pero igual. te cagué, esta bien, arreglemoslo, mandame a cagar. pero esta no sabés, fue a la casa de mi vieja y... ¿qué hacés?

en ese instante subió al 15 un flaco que me acosó* durante meses. me apoltroné en el asiento.
ÉL.- ¿bel? ¿qué hacés?
belén.- nada, nada.
ÉL.- ¿nada? ¿por eso te sentas como deforme?
belén.- es que ese flaco me acosaba.
ÉL.- ¿eh? JAJAJAJAJA
belén.- no te rias pelotudo.
ÉL.- ¿cuál?
belén.- pasó para atrás, el de campera negra.
ÉL.- a ver...
belén.- no te des vuelta, mirá si me vio.
ÉL.- igual tenés que tener mucha mala suerte para cruzartelo en el colectivo... la verdad.
belén.- callate.
ÉL.- posta que tu vida es una mierda. ¿puedo mirar?
belén.- no.
se dio vuelta igual. me volvió a mirar con ternura.
ÉL.- jaja, que linda, como te escondes. igual hay muchos con campera negra.
belén.- uno que se parece a eugenio.
ÉL.- ¿eugenio? ¿qué eugenio?
belén.- el de condorito.
ÉL.-JAJAJAJAJA.
belén.- callate pelotudo. nos va a ver.
ÉL.- perá, ahora lo quiero ver...
belén.- ....
ÉL.- boluda, es igual.
belén.- shhh
ÉL.- no te está mirando. ¿qué hacía?
belén.- me mandaba msjs creepys por celular todo el tiempo. que que linda estaba, que como estaba isidora, que cuando ibamos a vernos porque el me veia salir todas las mañanas...
ÉL.- ah, alto pelotudo. ¿ya no te manda mas?
belén.- no.
ÉL.- ah, bueno, reflexionó entonces.
belén.- no, pasa que cambié el numero del cel.
ÉL.- JAJAJAJAJAJAJAJ
belén.- no te rias idiota, estuve re asustada mucho tiempo.
ÉL.- igual la otra vez me dijiste que sabías la táctica para que no te violen.
belén.- ¿tener mas de 35 años y el culo caido?
ÉL.- jajajajajaja. no. hacerte la que te gusta ¿no era así?.
belén.- ah, si. me enseñó p.-
ÉL.- le decís: oh si eugenio, me encanta tu pija y listo. se le cae.
belén.- dejá de hablar a los gritos tarado.
ÉL.- bueno. no te preocupes, te acompaño a tu casa.
belén.- no es necesario.
ÉL.- dale. no me cuesta nada.
belén.- ¿ya se fue?
ÉL.- no, sigue ahí. mira para acá. ¿lo saludo?
belén.- no me ve ¿no?
ÉL.- no, claro, si estás practicamente abajo del asiento.
belén.- ¿entendés que no es gracioso?
ÉL.- si.
belén.- okey.
ÉL.- ¿querés que le pase tu cel? no debe tener el nuevo.
belén.- te voy a matar.
ÉL.- hablo con él y le digo que no te vuelva a molestar. ¿dale?
belén.- no nene. ya está.
ÉL.- tenemos que bajar acá.
belén.- ¿sigue ahí?
ÉL.- no, se bajó en parque centenario.


bajamos. me acompañó hasta la puerta de casa. abrí la puerta.
belén.- chau.
ÉL.- chau.
cuando estaba cerrandola, lo volví a escuchar.
ÉL.- de nada, ¿eh?.



*ah, ¿no les conté nunca de mi acosador?

sábado, 6 de julio de 2013

volvió ÉL, y sigue lindo (y pelotudo)/10

volvió ÉL, chicos/as. los que no se acuerdan de la historia, pueden leerla acá:
parte uno
dos
tres
cuatro
cinco
seis
siete
ocho
nueve

chat de facebook, hace dos semanas:

ÉL.- bel. ¿estás ahí?
belén.- si que pasa.
ÉL.- ¿dejaste la maestría?
belén.- qué, ¿me extrañás?
ÉL.- bueno, tanto como extrañarte...
belén.- entonces no molestes.
ÉL.- no, pero, un 1% de mi piensa en vos todos los días. sobre todo cuando me acuerdo por qué te echaron.
belén.- anda a cagar, pelotudo.
ÉL.- ¿ves? cuando te ponés agresiva te extraño más.
belén.- okey. che, me voy, saludos.
ÉL.- no, esperá. ¿en serio no venís mas a la maestría?
belén.- que te importa.
ÉL.- pará, pimienta.
ÉL.- dale pelotuda, contestame. porfa, no dejes. sos la única que se rescata en ese circo de cogotudos. dale, mirá que el 1% de mi no puede vivir sin tí.
belén.- tenés a la rubiecita de la UCA que se rie de tus chistes. y a fran, tu super amigo. y a la vieja que lleva empanadas, nada puede malir sal.
ÉL.- dale, barrilete, contestame si vas a seguir. sino no te voy a ver más y ahí si me pongo triste.
belén.- ah, ves que tenías algo de sensibilidad atascada entre tanto musculo y pelotudez.
ÉL.- dale pajera. que onda. no puedo creer que no vayas mas enana de mierda. ¿con quén me voy a reir de la politóloga que usa palabras raras? i need you
belén.- si, voy a ir. nada más que me da paja, no se. pero no dejé.
ÉL.-  pero no venís hace como tres semanas.
belén.- si, porque me da paja. pero voy a ir.
ÉL.- bueno, te quería decir esto personalmente, pero no me dejaste. te conseguí un laburito de preceptora a la mañana en palermo, ¿te va?
belén.- pasa que yo tengo la otra escuela a la mañana.
ÉL.- ¿pero este no te conviene? es un cargo.
belén.- y, no. tengo varias horas en la otra escuela, y soy titular.
ÉL.- ah, claro. bueno, si querés un día nos juntamos y vamos al sindicato, algo te voy a conseguir.
belén.- no te preocupes, ya saldrá algo. che, me voy.
ÉL.- que arisca de mierda que sos. ¿entonces nos vemos el lunes?
belén.- se, no se. no ando con ganas de nada, estoy bastante parada con todo. si tengo ganas voy.
ÉL.- dale belén.
belén.- dejame en paz.
ÉL.- ¿que te pasa?
belén.- se murió mi mamá.
ÉL.- JAJAJAJA
belén.- dejá de reirte cada vez que te digo que se murió mi mama pelotudo.
ÉL.- es que, lo decís gracioso, perdón.
belén.- pelotudo. si me suicido es tu culpa.
ÉL.- no, no te suicides. te necesito. además se murió hace como 5 años, superalo.
belén.- pelotudo.
ÉL.- JAJAJA, boluda, te re imagino los tonos de voz cuando te leo. sos muy vos chateando.
belén.- tenemos que hablar esto. no puede ser que te rias de que se haya muerto mi mama, sos lo mas forro que existe.
ÉL.- jajajaja, no me rio de eso, me rio de tu forma tarada.
belén.- me voy.
ÉL.- peráaa. entonces, ¿tu vida sigue siendo una mierda?
belén.- si.
ÉL.- me gusta tu mierda, lilu.