la unica diferencia entre la realidad y la ficción es que la ficción debe ser verosímil .- mark twain


mis padres fueron radicales, yo soy peronista, lo de progre vino por default. no entiendo la gracia de guardar secretos, nunca pude hacerlo; siempre lloro en todas las sesiones con mi analista así no siento que desperdicio 300 pé.

dos referencias básicas a la
hora de leer el blog: isidora es mi gata e inés mi psicóloga. con ellas conformamos el triángulo isóceles que perpetúa mi desequilibrio interior. y mis amigos, claro, protagonistas estelares de los numerosos diálogos que rellenan este blog. y mi mamá y mi papá que son los culpables de todos mis problemas emocionales (gracias freud).
que les sea leve, pues.


la vida no es como uno quiere. es como es (mirta legrand)

Buscar este blog

dijo de belén el caricaturista historiador bobrow: "el idiolecto de la autora de este blog asume todos los tópicos culturales más políticamente incorrectos de occidente sin por ello asumir su carga ideológica".

domingo, 16 de noviembre de 2014

alguien espera

aire y silencio.
cuando uno nace en el mar, entre vientos y arena
el paso al cemento, al ahogo del calor, a la nada enorme
complica las percepciones.

año tras año vuelvo al mar.
es un mes solitario y mio.
lejos del cemento.
calculo que tiene que ver con la necesidad de respirar.

irse. alejarse. desprenderse.
los escucho hablar, lamentarse, decir.
hablo, me lamento, digo.
me quejo. me enojo. me enrosco.

de pronto me siento acá.
abro la ventana. cierro los ojos.
la brisa me recuerda que ya casi.
inhalo mucho, todo.

me sonrío.
porque pronto, nada de cemento. nada de enrosques. nada de ahogos.

el mar me espera.
siempre.
pero yo soy tonta. y a veces me olvido.
de respirar.

miércoles, 29 de octubre de 2014

facundo, el latinoamericano/2

la primera parte de esta historia se lee acá

un mes después, facundo reapareció. yo ya estaba muriendo lentamente de calor en buenos aires, pero no importaba, porque tenía internet.

facundo.- genial lo de la variabilidad
belén.- hola de nuevo.
facundo.- claro. eso iba antes. hola. genial lo de la variabilidad.
belén.- gracias. tengo hambre de panqueques con dulce de leche
facundo.- yo tengo hambre de lo que sea. estuve 15 días sin gas, viví a ensaladas.
belén.- bueno, te pusiste flaca. eso es lo importante.
facundo.- flaco en todo caso.
belén.- no me digas que tengo que explicarte los chistes.
facundo.- yo soy re de comer.
belén.- ay, soy re flaco y como un montón y no engordo. matate, gil.
facundo.- es genético, no me envidies.
belén.- claro que si,
facundo.- volviendo al blog...
belén.- pedo, nadie quiere volver al blog.
facundo.- yo estoy buscando exactamente lo mismo. o sea, no una pija linda, sino un ph con terraza.
belén.- bueno. podemos jugar a quién lo encuentra primero.
facundo.- dale. que apostamos?
belén.- panqueques.
facundo.- jaja, bueno, dale. apostemos panqueques.
belén.- ¿por qué zona buscas?
facundo.- igual. cerca de rivadavia.
belén.- ah, sos mi competencia directa. voy a tener que matarte.
facundo.- si tenés garantía estás muy por encima mio.
belén.- bueno, pero vos sos flaco. no podés tener todo en la vida facundo. basta.
facundo.- jaja. en algo tenía que ceder decís?
belén.- yo prefiero ser flaca a tener garantía toda la vida. no se de que te quejas.
facundo.- bueno, voy a llamar a la inmobiliaria y decir: soy extranjero y sin garantía, pero flaco. después te cuento como me va.
belén.- encima que venís a robarnos nuestro trabajo...
facundo.- y me pagan la educación con sus impuestos...
belén.- y usufructuas nuestras universidades públicas... ah jajaja. me cagaste. de donde sos.
facundo.- ja, pusimos lo mismo. de nicaragua.
belén.- ¿cuántos años tenés?
facundo.- 23
belén.- ah, sos joven.
facundo.- y flaco. no hay forma de que no me alquilen un ph.
belén.- odio a la gente mas joven y flaca que yo.
facundo.- soy un desconsiderado. debería invitarte unos panqueques.
belén.- encima que te pago los estudios... es lo minimo que podés hacer. según la wiki tu pais es el mejor del mundo, no se por qué te viniste.
facundo.- creo que de eso se trataba todo. te invito unos panqueques y cerveza. por separado. ¿por qué el mejor?
belén.- son el país mas seguro.
facundo.- y mirá. prohibimos la caceria deportiva. gran país.
belén.- eso no es todo. chan chan: Nicaragua ocupa el primer lugar en el índice del Planeta Feliz (HPI). explicame que carajo hacés acá.
facundo.- jajaja.
belén.- en fin.
facundo.- ¿y cuál es tu historia?
belén.- ¿mi historia sobre qué, exactamente?
facundo.- en general... alguna vez viste seinfeld?
belén.- lo he visto. un toque, me aburrió.
facundo.- toda la serie, el personaje principal, trata de cómo conoce a alguien y la comedia está en que siempre encuetra un detalle que no le gusta y echa a perder la relación por eso. desde que colecciona juguetes hasta que tiene manos de hombre...
belén.- mas bien me parece que se centra en la obsesividad por las boludeces cotidianas. pero puede ser, si. ¿entonces?
facundo.- lo poco que te leí, me hiciste acordar a eso.
belén.- ah... igual no es un problema de los tipos, no se. debe ser un tema mio.
facundo.- el de seinfeld también.
belén.- si bueno, no soy seinfeld. soy mas linda y no uso zapatillas deportivas blancas.
facundo.- no sabría decirte. bien podrías serlo. no te conozco.
belén.- tengo tetas. dos.
facundo.- si, veo la caricatura. ¿la cara de mala onda la tenés también?
belén.- si.
facundo.- ah
belén.- ¿te espanté?
facundo.- no.
belén.- espanta el blog, jaja.
facundo.- no se. ¿espanta el blog?
belén.- mirá... me comentan en general minas que se identifican viste. pero los que me hablan por acá, por msj privado, en general son tipos.
facundo.- las minas se sienten identificadas y los tipos les llama la atención y quisieran ser una de las historias del blog. yo diría eso.
belén.- ¿si? ¿vos decís? no quedan muy bien parados... ¿y vos, por qué me hablas?
facundo.- yo me siento identificado con los tipos. y con la búsqueda del ph.
belén.- ¿te sentís identificado con los pelotudos?
facundo.- jajaa, ehh... no todos eran tan pelotudos. y bueno, todos hemos hecho alguna vez alguna pelotudez, que se yo... o sea, no con todos...
belén.- entiendo.
facundo.- o sea, me siento identificado con algunos....
belén.- entendí.
facundo.- ah creí que no se entendía.
belén.- se entendió.





no volvió a contestar.

sábado, 25 de octubre de 2014

facundo, el latinoamericano/1

era enero.
estaba tirada en la cama, en mi casa de madryn.
el ventilador de techo se movía con pereza, en cámara lenta.
pensé que esa forma de bambolearse no podía ser normal e imaginé que se desprendía, y se me caía encima y me despedazaba como en un cuento de elsa bornemann que había leído de chiquita.
igual, razoné aburrida, anda tan lento que no podría despedazarme la verdad. tal vez me dejaría algunos moretones, no se. me desfiguraría un toque la cara.
de pronto el ruido de una ventanita de chat del face me desconcentró.
me levanté, incredula, y miré a la pc derruida desde la cual desde fines de diciembre intentaba conectarme a redes de wi fi sin clave sin ningún tipo de éxito. cuando lograba conectarme al face, la conexión duraba, fácil, 30 segundos. para una adicta como yo, el sobrevivir durante un mes sin ningún tipo de conexión era jodido.
el sonidito del chat, entonces, en medio del oasis sin tecnologías y calor de la hora de la siesta madrynense me sonó a señal divina.
me acerqué y mi entusiasmo se diluyó cuando vi que estaba conectado el face del blog. no eran amigos ni ningún chongo ocasional de los que habían quedado en la city porteña. no eran chismes ni noticias de la civilización.
me hablaba un tal facundo, al que no conocía.
"me enganché con los relatos del equipo de fútbol, belén"
volví a tirarme en la cama, frustrada y centré mis pensamientos mas profundos en el ventilador. que mugre tenía, algún día de estos me iba a tener que subir a una escalera a limpiarlo. ¿tenía una escalera?
la ventanita del chat insistió. o facundo, era lo mismo.
intrigada por los diez minutos de conexión ininterrumpidas que parecía estar brindandome la computadora por primera vez, me acerqué de nuevo.
"yo le había puesto mis fichas a que le entrabas al entrenador, eso sí. el entrenador en el equipo que juego ha intentado, mas de una vez, ligarse a alguna de las amigas que nos han ido a ver. sin éxito, claro".
me resultó simpático el comentario y medio aparato que utilizara la palabra "ligar". estaba mortalmente aburrida y a punto de ser descuartizada por un ventilador; la verdad no tenía absolutamente nada mejor que hacer, asique le contesté:
¿vos también llevás a tus amigas a verte jugar? ¿les querés dar?
facundo vió el mensaje pero no me contestó.  
abrí entonces su foto de perfil, para interiorizarme al respecto de si valía la pena insistir. alto, morocho, un tanto flaco. una sonrisa preciosa, blanquisima. no estaba mal. fui hacia la parte de información: era de nicaragua, con razón lo de ligar.
preferible extranjero a aparato, pensé. 
dado que no contestaba, insistí: 
??
facundo: jajaja, no, amigas mías no, de los compañeros de equipo. igual es mala jugada esa. tenés docenas de buitres alrededor.
belén: posta. es p``ara lucirse viste. pero los tippoos no tienen en cuenta las otras variabnles, son unidireccionales viste.
facundo: que se potencian en el vestuario.
belén: disculpá que escriba como mogólica, es que estoy en un tyeclado re viejo que anda para el orto y trenes que hasçdcer re fuerza para que salgan las letras, cuano salen.
facundo: tranqui, no pasa nada.
belén: estoy muy tranqui.
facundo: me enganché con el blog a partir de la del equipo de futbol y comencé a leer.
belén: ah, si. hay algunas buenas y otras no tanto... estudiás en sociales.
facundo: si. ¿vos en puan?
belén: ya terminé yo. estoy vieja. que cosa sociales eh.
facundo: ¿por?
belén: la pasan mejor. estudian menos, promocionan todo.
facundo: ehh.
belén: ¿te enojaste? es verdad igual.
facundo: no me enojé. nosotros también tenemos pica con filo.
belén: me imagino. no se deben bancar que seamos mas inteligentes y sepamos más.
facundo: debe ser eso.
belén: somos mas lindos, también.


no volvió a contestarme.
me pregunté, mal humorada, para que carajo me escribía si no iba a responder,
algo que (aunque yo todavía  no lo sabía) sería una constante en nuestro accidentado interaccionar.

pensé que no todo estaba perdido: tenía internet. emocionada, intenté abrir mi perfil de facebook, pero la conexión se perdió.
esto es todo culpa de facundo, pensé. boludo, ya vas a volver.

satisfecha con mi descarga de odio kármika, me volví a acostar, olvidándome de facundo inmediatamente. tal vez tendría que cambiar ese ventilador, pensé. o hacerlo arreglar, llamar a un electricista. ¿los electricistas arreglan ventiladores?, ese aparato no se movía de forma normal, eso era seguro.

domingo, 12 de octubre de 2014

1+1 = 1

la fantasía es estar acompañado.

como si la soledad inherente a un ser humano que se entiende a si mismo desde el yo, desde la psicología, desde el individualismo, desde el liberalismo, tan hijos del capitalismo, pudiese combinarse con un otro, mágicamente.

el individuo es uno, solitario, único,  indiviso.

uno crece con la fantasía de ser un ser que debe complementarse, mágicamente, con un otro, que deberá llenarnos. conformarnos. hacernos felices.

extraño este mundo individual que busca desenfrenadamente un otro con el cual compartirse.

leemos en el otro lo que queremos leer. entendemos e interpretamos lo que nos sirve, lo que nuestro inconciente quiere que esté, lo que nuestra neurosis proyecta. negamos lo que no nos gusta. obviamos actitudes, inventamos otras.

si yo no se lo que quiero, ¿cómo podría trasmitirtelo?. esas palabras que digo, lejos están de lo que pienso, y a su vez poco tiene que ver con lo que siento. te lleno de palabras que vos significás según lo que vos entendés, querés, necesitás.

acá estamos, diciéndonos cosas que no queremos decir, entendiendo cosas que el otro no dijo.

vos nada tenés que ver conmigo. no podés entenderme. te lleno de palabras y vos me ensordecés con silencios sin sonidos.

somos uno y uno. ni siquiera dos.

lo que es es. no hace falta construirlo.
nunca fuiste para mi.

a veces la individualidad pesa tanto que nos inventamos una ficción. creer que allá afuera hay alguien que nos quiere tal como somos. que nos quiere siempre, pese a todo. pese a todos. que va a estar.

lo cierto es que nunca estuviste. probablemente no lo notes, porque estás demasiado pendiente de vos, sintiendo lástima por tus laberintos internos que no querés resolver para seguir siendo chiquito para siempre.

la verdad no me importa.
no me importa nosotros.
no me importa la ficción de ser dos si ni siquiera pudimos ser uno y uno.

el acto comunicativo no existe.
nosotros tampoco.
solo estoy yo.
a vos ya no te veo.

sábado, 11 de octubre de 2014

no es tan trágico, mi amor

mi vida con vos es como vivir en las horas de la siesta.
la quietud espasmosa de que nada va a pasar, nunca.
nunca nada va a cambiar. nunca me vas a sorprender.
las horas se transforman en días y luego en meses.
nada nos pasó, juntos.
estar con vos es la comodidad pasmosa de que todo va a ser igual siempre.
la zona de confort.
vos sos vos, y vas a seguir siendo vos. yo soy yo, o lo que queda de mi, después de esta nada gigante en la cual estuvimos inmersos.

las peleas constantes eran una forma de sentir que no estaba completamente muerta. de que algo reaccionaba.
de que todavía
yo
latía.


no es tan trágico, mi amor.
solo es como es.
igualito a siempre.
hasta acá.

jueves, 2 de octubre de 2014

el faux pas, o el final de pedro, el que ya no espera/17

esta historia tiene varios capítulos previos:
primer capítulo
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16


subió. estaba lindo, lindisimo.
no lo dejé decir nada, lo empujé contra la pared y lo besé.
me siguió, lentamente. a medida que entraba en calor, nuestras bocas se acompasaban.
lo senté en la silla y me subí encima, quedamos frente a frente.
yo jadeaba. sentía una excitación total. única.
me movía a tono de la música, despacito, mientras lo besaba.
me frenó y me preguntó si era todo preparado, la música, la escena.
me le quedé mirando extrañada. la pregunta boluda me sacó un poco de situación. decidí ignorarlo y seguí.
me sacó la remera y me desabrochó el corpiño. estaba nerviosísimo, cortado.
son hermosas, me dijo.
lo llevé, despacio, hacia ellas.
si bien yo estaba a punto, empecé a sentir que la situación no fluía.
el no avanzaba, y me empecé a poner nerviosa yo. ¿no le gustaba?, ¿qué estaba pasando?
me levanté y lo lleve a la habitación. le saqué la remera y se cubrió, como un nene.
más pasaba los minutos, más incómoda me sentía.
toda la calentura previa se esfumaba, a pasos agigantados.
me llevó la cabeza hacia su pene y noté que estaba pequeño y flácido.
no tenía ganas de chuparselo, asique lo bese alrededor, un poco, y lo toquetié, pero la no reacción del susodicho me sacaron las pocas ganas que tenía.
la situación se tornó tensa, volvió a bajarme la cabeza, esta vez con un mohín un tanto mas brusco, que me molestó. ¿qué le pasaba, pensaba acaso que yo era un perro?
cerré los ojos e inhalé profundo.
bueno bueno, dije, retobada y ya bastante molesta. vení, vení a la cama.
se tiró, junto a mi, bastante ofuscado él, por la situación.
dale, belén, ayudame un poquito, dale, imploró.
apagué la luz, sintiendo que había pasado de una película porno a una de esas yanquies berretas onda american pie 35 en tres minutos, y me dispuse a masturbarlo. sabía que él quería que se la chupe, pero yo quería cualquier cosa en mi boca menos esa pequeña cosa flácida. sabía que si me lo metía en la boca mi vagina se cerraría para siempre al mero tacto.
mientras, probaba besándolo por el resto de su cuerpo, pero su malestar era cada vez mayor.
de pronto, lo comprendí: había esperado casi dos años para cojerme a este tipo y estaba teniendo el peor polvo de mi vida. no lo podía creer. dios me odiaba.
molesto, me sacó la mano y comenzó a masturbarse él, con furia.
yo solo escuchaba la situación, en penumbras, y quería estar a 1500 km del sujeto. mientras pensaba en lo desgraciada que era mi existencia, pedro logró que su miembro reaccionara mínimamente, se puso el forro y se subió encima mío. pensé que debido a mi estrechez y mi estado de total enfriamiento (solía estar mas excitada cuando miraba los paquetes de gomitas billiken en la góndola de supermercado) no iba a poder, menos con el miembro semi rígido, pero pedro pudo. no sentí nada, pero cerré los ojos e intenté volver a la situación y recordar cuánto me gustaba, cuanto había añorado tenerlo adentro. no habrían pasado ni cuatro minutos de mi esfuerzo intelectual cuando tras dos sonidos entrecortados salió y se tiró al lado mio.

¿ya estaba?
me mordí los labios y agradecí la penumbra. estuvimos en silencio como veinte minutos, conscientes del fracaso del cual habíamos sido partícipes necesarios.
me levanté y se levantó atrás mio.
¿me puedo bañar?, me dijo. tengo que volver a casa.

asentí, pensando en lo caradura que era que después del pésimo polvo, hiciera tan explícito que volvía con su mujer. me vestí rápidamente, con un mal humor creciente. mientras escuchaba el agua caer me preguntaba qué era lo que había salido tan mal. tal vez si se la hubiese chupado... ¿era que yo no le había gustado desnuda?

salió de bañarse y se cambió, en silencio. y ahí hice lo que mi amiga p.- llama el "faux pas". pegunté lo que nunca hay que preguntar después de una mala relación sexual, pero que me quemaba en la garganta. en un hilito de voz, lo saqué:
- pedro... ¿que nos pasó?

una de las normas básicas que toda mujer aprende luego de tener algunos encuentros íntimos con los hombres es que, luego de un terrible faux pas, lo mejor es no hablar de la situación. ignorarla. el hombre quiere imaginar que mágicamente la mujer perdió la memoria completamente y que la situación nunca sucedió.

por supuesto no es algo que, belén, que siempre tiene que saber todo, pueda poner en práctica.
pedro me miró tranquilamente y me soltó, muy seriamente:
- es que estuviste muy timidita y yo así no puedo excitarme.

mi primera reacción fue de vergüenza. obviamente yo había sido un desastre, ese era el problema. obvio que no le gusté.
pero luego de 20 segundos reaccioné. ¿mi culpa? ¿que le pasaba a este imbécil? ¿a él no se le paraba el pito y la culpable era yo???
abrí la boca, pero pedro ya había salido por la puerta, con apenas un mohín como saludo.

me senté y escribí esto. mi versión de cómo debería haber sido esa noche.


nunca más lo volví a ver.