la unica diferencia entre la realidad y la ficción es que la ficción debe ser verosímil .- mark twain


mis padres fueron radicales, yo soy peronista, lo de progre vino por default. no entiendo la gracia de guardar secretos, nunca pude hacerlo; siempre lloro en todas las sesiones con mi analista así no siento que desperdicio 300 pé.

dos referencias básicas a la
hora de leer el blog: isidora es mi gata e inés mi psicóloga. con ellas conformamos el triángulo isóceles que perpetúa mi desequilibrio interior. y mis amigos, claro, protagonistas estelares de los numerosos diálogos que rellenan este blog. y mi mamá y mi papá que son los culpables de todos mis problemas emocionales (gracias freud).
que les sea leve, pues.


la vida no es como uno quiere. es como es (mirta legrand)

Buscar este blog

dijo de belén el caricaturista historiador bobrow: "el idiolecto de la autora de este blog asume todos los tópicos culturales más políticamente incorrectos de occidente sin por ello asumir su carga ideológica".

sábado, 17 de mayo de 2014

que digan lo que quieran

volvía del laburo (trabajo los sábados a la mañana, mi vida es horrible). había salido tarde a las 7 am y no pude desayunar. eran las 15 hs y me sentía a punto de desfallecer (gorda no desayuno es lo peor que te puede pasar). en esas andaba cuando pasé por enfrente de una verdulería y vi una super oferta de uvas, dos kilos a 20 pé. como gorda (y judía) 4ever, me paré y me compré dos kilos. caminé 3 cuadras pensando que estaba a 7 de mi casa, que debía esperar para lavarlas debido a la mugre, a la suciedad, al herpes, al sida, al cáncer, pero no pude. de a poquito, metía la mano disimuladamente, hacía rodar la uva entre mis dedos para creerme de que con eso eliminaba toda potencialidad mortal y me la metía a la boca.
con la primera hice un ricuts de disgusto: era de esa clase de uvas repletas de semillas, mierda.

pero como gorda no desperdicio comida ante todo y ademas gorda super barata a punto de desfallecer de inanición, seguí comiéndolas, sacando discretamente las semillitas de la boca con mis dedos. a las dos cuadras me cansé y empecé a escupirlas, desarrollando excelentes habilidades. no era una escupida pedorrita, sino más del tipo proyectil. ojo, eh, sin saliva ni nada, porque ante todo una dama, solo escupía la semillita.
a las dos cuadras había desarrollado una técnica perfecta. venia super divertida con eso, medio moviendo las manitos y los pieses con  este tema de fondo



cuando hice un super lanzamiento que voló como dos metros y le pegó justo a un cartel pegado en un árbol. me felicité a mi misma, emocionadisima por mi triunfo, cuando escuché un silbido de sorpresa.
me saqué un auricular, y lo miré. me mira. lo miro. nos miramos (se entiende, ¿no?).
- finísima, eh
comentó, risueño.

- como canapé de mondongo
le contesté, rápida de reflejos.

su carcajada fue sincera. me envalentonó, asique me acomodé el flequillo. era un hombre grande, de unos 40 años, pero estaba bastante bien. le dediqué mi mejor sonrisa y renaudé mi camino.

a los tres pasos, escuché: si tuviese diez años y dos hijos menos, me voy con vos, enana.

y me hizo esta tarde fresquita de invierno mucho más amena.

martes, 13 de mayo de 2014

que cosa, la vida

me acosté a las 3.47 am sin ningún tipo de sueño, ni el mas remoto, pero sabiendo que al otro día el reloj sonaría a las 7.18 y mientras convencía a mi cerebro que dejara de saltar como pochoclos en una sartén los segundos y los minutos y las horas pasaban y yo seguía ahí, pensando en que debía dormirme porque en cualquier momento debería de levantarme y era necesario, necesario tal vez como respirar, o como sentir, o como reír, pero mi cerebro no se apagaba hasta que de pronto en algún momento nada paso y sonó el reloj y ya eran las 7.18 y me levante, me saqué la remera vieja de evita que uso para dormir y me puse la remera al revés y me puse las medias y después me peiné y me puse una camperita gris y las zapatillas y por ultimo me puse el jean y mi estomago no tenia hambre de nada pero sabia que tenia que comer asique me serví un vaso de yogur bebible probablemente vencido que había en la heladera pero no me fijé y me puse la campera y pensé que capaz que llovía pero me dio paja levantar la persiana para constatarlo y mientras me lavaba los dientes agarraba el bolso y bostezaba porque tenia sueño porque no habría dormido mas de tres horas, tal vez dos y media, y mi estomago hacia ruido pero no de hambre sino de protesta por haberlo obligado a tomar yougur sin hambre solo porque pensaba que era necesario comer porque así nos enseñaban no se puede salir al mundo sin desayunar y sin lavarse los dientes y mientras pensaba esto y que hoy sabella iba a dar la lista de 30 convocados al mundial y que que me importaba si nunca fui muy fana de futbol pero sabella era de estudiantes y el mundial era divertido y me cruce con una señora de frente por la senda peatonal que separaba rivadavia de av. la plata y ella me sonrió y yo le dije chau aunque no la conocía pero la saludé porque me salió y llegué a la parada y puse los auriculares y mientras tarareaba should i stay or should i go subí al colectivo y una pibita me piso y la miré mal y me pidió disculpas pero yo no sonreí no se porque debería tal vez haberle sonreído porque se disculpó y probablemente no me la cruce nunca más en mi vida y me acomode en la baranda al lado de la puerta sabiendo que molestaba pero no había espacio en otro lado y me acorde de las veces que puteaba a la gente que hacia lo mismo en el colectivo pero no me importó porque ya estaba ahí y ahora que linda que estas sos mi caramelo una señora me golpeo con su cartera enorme y la mire mal y ella no me miró y supuse que tal vez era mi culpa por estar en el medio y me interrumpió mi panza haciendo sonidos extraños y ahora no sabia si era de hambre o de protesta y una señora me preguntó molesta si bajaba y le dije que no como disculpándome con la voz y la miré como para sonreirle pero no me miró y al rato toque el timbre y camine las dos cuadras que me separaban de mi trabajo y me acomodé el flequillo y pensé que la humedad era el problema y la secretaria del colegio me abrió y me dijo algo y yo no la escuche porque todavía no había apagado los auriculares pero le sonreí y le dije que buen día y subí las escaleras de a dos escalones y entré justo cuando una señora comenzaba su clase de jornada institucional enseñándonos algo sobre como hablar por señas ya que en mi escuela hay un par de chicos sordos y aprendí a decir profesor e historia por señas y aprendí a decir también te ayudo y silencio con las manos y fue bueno y pensé que a veces las jornadas estaban bien mientras miraba a mis compañeras docentes todas mas mayores que yo mientras hablaban y comían bizcochitos don satur y miraba mis zapatillas de tela que se les había hecho un agujero y me acorde que las había comprado el año que empece el cbc y pensé que tenían muchos años y me iba a poner a contar cuantos años tenían pero me distraje pensando que siempre le digo a mis alumnos que es mentira que no podemos existir sin las matemáticas y que yo solo sabia sumar y restar de a 5 o de a 10 y que ya dividir me parecía algo cuasi imposible y ya eran las 10.30 e iba a llegar tarde a ingles asique me puse la campera y saludé y salí medio corriendo del colegio y la portera me grito que no corriera que recién había encerado el piso y me iba a resbalar y lastimar y cuando salí camine por la calle y el vientito fresco en la cara me hizo acordar que estaba despierta y pensé que que lindo todo lo de estar despierta y que sea invierno y el fresco y parpadee un par de veces y cante el tema ese del amor es mas fuerte un poco bajo porque me daba vergüenza cuando alguien pasaba caminando cerca mio y después llegue a lo de mi profesora de ingles y ella me pregunto how are you y yo como si tuviese el síndrome de tourette como dice mi amiga p.- no lo tomé como una pregunta retórica sino que me puse a hablarle de como estaba realmente y le conté de mi mama y del lenguaje a señas y como se decía profesor en señas y de que me había separado de alguien hace poco pero que estaba todo tanto mejor y que a veces hacia todo mal pero a veces me olvidaba y me sentía un poco mejor y entonces ella me sonreía y yo pensaba que que lindo tener una mama como ella capaz alguien a quien contarle cosas a veces y no estar solo pensándolas todo el tiempo para mi e hicimos unas actividades y me enseño como se dice separarse en ingles split up o algo así y después termino la clase y camine hacia puan y medio que salte un poco como cuando era chica e iba de la mano de mi papa y llegue y di parte de una clase sobre la revolución inglesa y dije siglo XVI en vez de siglo XVII y me dio un poco de verguenza pero después hice un chiste y se rieron todos y me olvide de que me había dado verguenza y después charle un poco con la profesora y me entere de chismes y me emocione por tener primicias que contarles por wassap a mis amigas y se las conté y me sentí re genial teniendo novedades y fui mala un rato diciendo cosas feas acerca de una persona mientras volvía a mi casa en subte y después me cruce en la veterinaria con un gatito anaranjado encerrado en una jaula chiquita y pensé que que lindo y que me lo podría quedar de no tener a mi gata isidora que es bastante odiosa y nunca supe porque y después pensé en lion el gatito de a.- y que es medio malo también pero un amor porque es chiquito y que cuando uno es chiquito las cosas malas se notan menos y llegue a casa y me puse a mirar las noticias y me indigne con el pollo sobrero y con los troskos en general y estuve un rato enojada con eso pero después se me paso porque vi un chiste sobre judíos que me hizo reír y entonces hice mate y cuando me fui a servir justo estaba mirando la nota que le hizo mirta legrand a pamela david y no preste atención y el mate se rebalso y me lo tire encima y me quemé y pensé que qué pelotuda que era y fui a buscar el trapo y pensé que justo había limpiado ayer y hoy hacia este enchastre y me dolía de la quemadura la pierna y después pensé un rato en mi tía no se por qué y le puse like a una foto que subieron de mi padre en su juventud en el face de un amigo de el y pensé que era un lindo tipo y que en esa foto debía de tener mi edad y me olvide de terminar de limpiar el piso y pise descalza el agua que había tirado y putié de vuelta y puse una track list de temas de scorpions y abrí un archivo word para empezar a preparar una clase mientras wassapeaba sobre el chisme genial con una de estas amigas a las que le había contado y de pronto me puse un poco triste porque me hubiese gustado contárselo a una persona pero ya no nos hablábamos y después medio que se me pasó porque me olvidé y me hice una colita y pensé un poco en mi nueva obsesión masculina y en lo mal que me había portado y que tenía ganas de verlo pero capaz que él no y después pensé en el blog y decidí que tenia que escribir todo esto porque qué cosa la vida, ¿no?, decía mi vieja, un día está y al otro resulta que ya no.

domingo, 11 de mayo de 2014

derrape y consuelo a medias

me mando un mensaje preguntandome que hacía.
"nada", contesté malhumorada, de toque. siempre me malhumoro cuando mis planes de cojer no salen como los pronostico.
¿vamos a cenar?, me preguntó. dejé el celular sobre la mesada de la cocina para no contestar "no" enseguida. saqué la ropa del lavarropas y me miré al espejo. me había cortado el pelo a la mañana y tenía el flequillo excesivamente recto. se notaba el corte reciente. me hice dos trenzas, también estaba excesivamente corto. 4 o 5 vueltas habré dado hasta lograr atarmelo.
escuché que volvió a sonar el celular. fui a buscarlo. ¿me vas a dejar de contestar como siempre que te invito a algo? que feo, eh. no hacerse cargo.
pensé que a lo mejor si podía cojer esta noche, al fin y al cabo. no me gustaba demasiado, pero nadie me gustaba demasiado nunca a mi, que se yo. tal vez me sorprendía.  me decidí. "dale, vení. ocupate de la comida, eh".
claro que me ocupo. en veinte estoy ahí.
me miré al espejo otra vez y decidí dejarme las trenzas. el flequillo estaba demasiado recto, que bronca me daban los primeros días tras la peluquería. me saqué el shorcito negro que traía y la remera gris, mi pijama de ese día, y me puse una pollera de jean y una remera roja. casi enseguida, sonó el timbre. antes de abrir, me miré otra vez el flequillo, recto, muy recto. mierda.
lo observé detenidamente, se había esforzado para estar bien. no era de lo mas lindo y la noche húmeda y semi lluviosa le daban un aspecto pegoteado, pero no estaba mal. me corrí y lo dejé pasar. subimos los tres pisos en silencio. entró y sin preguntar paso a la cocina y puso en el microondas un taper con pastel de papa que había hecho el mismo, como me anunció. me preguntó como estaba, tanto tiempo, y ahí me desbordé.
le empecé a contar lo mal que hacía todo yo. lo difícil que me era relacionarme, todo lo malo que generaba en la gente. la forma en que estructuraba mis relaciones, lo cansada que estaba del papel en que me ponía yo y los demás, porque les era mas cómodo. lo poco que me quería yo, lo poco que me querían los otros. los cambios que estaba intentando hacer, que no funcionaban, porque siempre recibía un no, un después, a cada pequeño pedido. los estereotipos de mierda que tenía para elegir tipos, siempre igualitos entre sí, cagones pelotudos, lo mal que la estaba pasando por ser yo, por las relaciones que tenía, por todo lo que eso me generaba. se me saltaron las lágrimas y pensé, y creo que se lo dije, que pobre él, que nada tenía que ver con nada de esto y que perdón, pero que no podía parar de llorar y que así no ibamos a poder cojer. desde el sillón, me extendió la mano y me invitó a sentarme con él. le agarré la mano y lo hice. no dijo nada, solo apoyó su cabeza sobre la mía y me escuchó llorar desconsolada, porque sí, sin preguntarme nada más.
cuando me desperté, seguía ahí, abrazada por él. lo miré, y me sonrió.
"¿viste como me agarrás la mano?", dijo. lo miré sin entender bien. "no me agarrás la mano, solo el dedo gordo. como los nenes" y señaló su mano. mi mano, pequeña, apretaba de forma casi instintiva solo su dedo gordo. todo el resto de su mano envolvía la mía.
"eso solo significa una cosa, belén", comentó. lo miré, esperando el veredicto. "pero no te lo voy a decir. lo vas a tener que averiguar solita. esperemos que no te equivoques y elijas lo que te hace mal, como hacés siempre nomás".
nos quedamos un rato en silencio.
me abrazó, otra vez. estaba tan cómoda, ahí. cerré los ojos, fuerte, como cuando era chiquita y quería que todo desapareciese.
fue cuando comentó, suavecito: "a mi igual me alcanza con quererte cuando me lo permitís".
y me odié, una vez más, por no poder elegir a quién querer.

martes, 6 de mayo de 2014

soltar

               "endijpué de tantos años, si tengo que elegir otra vez, la elijo a la eulogia con los ojos cerrados... porque si los abro, elijo a otra"*
inodoro pereyra
                                   

hay un momento maravilloso, para mi.

cuando la vida se vuelve pesada. cuando las situaciones se vuelven tan enredadas y desgastantes que pasas mas tiempo sintiéndote mal que bien.
cuando los días solo son una sucesión de malos momentos.
cuando mantenés vínculos enfermos, pestilentes, o muertos.
cuando te abrazas a lo que no va.
cuando querés y no te quieren.
cuando te ganan obsesiones ridículas, cuando parte de tu vida gira en torno a sentirte despreciado, chiquito, casi que invisible.
cuando pataleas en el vacío, cuando te miran hablar pero no te oyen.
cuando insistís y al otro no le importa.
cuando no te ven si no estás enfrente.
                                   si no estás arriba.
                                           si no estás adentro.


muchas veces sentí vergüenza de que no me quisieran.
desde chiquita preferí no querer a que no me quieran.
cuando alguien no me quería parecía confirmarle a mi autoestima todo lo que pensaba de si misma. que era poco, que no era suficiente, que no valía nada, para nadie.

hace poco empecé a darme cuenta de que es al revés. de que no hay que sentir vergüenza si alguien no te quiere. hay que sentir vergüenza por no querer. por no saber querer. por no poder. por querer mal.


cuando me quedé sin la persona que mas me quería mi mundo se quebró. me enojé con ella, por quererme siempre, por quererme tanto, por quererme bien. pensaba que, después de haber experimentado eso, nada me sería suficiente, nunca. y en parte tenía razón.

un invierno de hace un par de años atrás, sentada en el piso de mi casa y llorando desconsolada con una amiga, ella me abrazó y me dijo, suavecito al oido, que a mi me dolía tanto ese amor perdido porque no estaba dándome cuenta de que ese amor, que conocí yo, mucha gente, como ella, no lo había conocido nunca. se alejó un poco, me miro tranquila y sonrió: te quisieron tanto, toda, siempre. ¿no te das cuenta?. con eso te basta para sobrevivir hasta que te mueras, haber sido querida como te quisieron a vos basta y sobra para nuestro paso en el mundo. que suerte tuviste, belén, de que te quisieran así, tan grande, tan toda, tan siempre.

a veces me olvido. me enrosco en historias ridículas con gente que no quiere quererme para regordearme en mi soledad, en ese amor perdido, para constatar que ya está, que ese amor no existe mas. que no me lo merezco nunca mas.

pero por suerte, cada tanto, me salva un destello de lucidez mental. de pronto la sensación de malestar, el proceso cognitivo de autoflagelación, decanta, y me doy cuenta.
así, instantáneamente, la cadena se rompe.

cuando sucede, entra la luz. es un momento maravilloso, para mi.

de pronto me doy cuenta de que cuando algo no va, que cuando alguien no me ve, cuando alguien no me quiere, hay que soltar.

ese momento es único. el pecho se distiende, la sonrisa aparece, la cabeza se relaja.

yo te quise todo lo que pude.
                           vos no pudiste quererme.

en boxeo, para no comerte todas las piñas, tenés dos estrategias: o abrazás, o te alejás. siempre hay un ganador y un perdedor.
         
te dejo adivinar cual de los dos sos vos.


pero te debo una, eso si.
por permitirme sentir
                         
                 
 me hizo recordar todo lo viva que estoy
gracias, entonces, por eso.

te deseo que cierres bien fuerte los ojos y que te vaya bien,
muy bien
y seas siempre muy feliz
  mi amor.



*gracias sil. por ya sabés qué.

lunes, 5 de mayo de 2014

pedro el que espera, 13 o perro amor explota


esta entrada se lee con este tema de fondo:

la incomodidad crecía junto al silencio.
intenté hacerme la graciosa, pero pedro no dejaba de mirarme y me ponía más nerviosa.
la situación era insostenible, otra vez. todas mis convicciones, mi seguridad, mi integridad, mi dignidad. no quedaba nada. 4 palabras, una sonrisa y ya estaba otra vez ahi, comiendole de la manito. que boluda. boluda, boluda, boluda, me repetía mi cerebro una y otra vez.

me puse de mal humor.
matias y emilio nos esperaban afuera. empezaron a tomar. pedro pidió un whisky, y otro. tuve un deja vu, las situaciones se repetían, me sentía enredada otra vez en algo en donde no queria estar. el mozo me trajo una gaseosa y me hizo un cumplido. los muchachos lo festejaron con risotadas, salvo pedro. pedro se pidió un vodka, y su borrachera era ya palpable.

mientras contaba anécdotas sexuales y los borrachos me las festejaban, pedro intentaba avanzar, hacia algun lado. me preguntaba sobre posiciones, que me gustaba, que no.
lo miré, desafiante.
"me gusta que se animen a cojerme".
emilio y matías hicieron un sonido de uhhhhh. pedro parpadeo, mareado. con un marcado delay, me dedicó una carcajada.

a las 4 am me levanté y dije que me iba. matias y emilio protestaron. me agaché a buscar la cartera y cuando me levanté tenía a pedro a 3 cm de mi cara.
me quedé dura. apoyó su mano contra la pared cortandome el paso.
qué hacés recuerdo que le dije.

se quedó mirandome, fijamente. dos, tres, diez segundos que fueron eternos. sentía su respiración agitada, repleta de alcohol.
dejame, pedro, que me voy.

se acercó un centimetro más.
mantuve la respiración.
con la otra mano me agarró el costado del cuello, fuerte. su dedo gordo presionó mi garganta. ante el movimiento, entreabrí la boca. suavemente depositó sus labios sobre los mios. todo mi cuerpo se estremeció. sentía mi corazón a mil. sus dedos presionaron más mi garganta. el placer se disparó por todo mi cuerpo. su cuerpo se ablanzó contra el mio y la pared.

y me besó. me besó, largo, casi sin dejarme respirar.
agitadísima, sentí que me iba a morir de tanto placer, de tantas ganas, de tanto todo. mi mano se apoyaba sobre la de el intentando que aflojara la presión que hacía sobre mi garganta, pero no se inmutó, el regulaba la presión. la excitación me hacía temblar.
se alejó, mirandome fijamente, y aflojó la presión. volví a respirar normal y lo miré a los ojos. se acercó despacio y mi respiración agitada y su presión volvieron.

sosteniendome así y disfrutando su dominio total de la situación, se acercó a mi oído y tarareó: perro caliente, no deja nada... el amor explota...

domingo, 4 de mayo de 2014

pedro el que espera/12 o se viene

primera parte
segunda
tercera
cuarta
quinta
sexta
séptima
octava
novena
décima
onceava


antes del 20 de julio, vi a pedrito dos veces.

estaba mas raro que de costumbre, se emperraba en verme como si quisiese decirme algo, pero luego cuando me tenía enfrente nada. yo lo dejaba hacer, como siempre. porque una nunca aprende, hasta que aprende. y que gran día ese.

una vez me mandó un mensaje diciendo que estaba cerca, si podía pasar. le dije que si. vino, estuvo media hora. se lo veía molesto. yo, como de mi lado había hecho el cierre mas digno que podía hacer después de todo el papelón ridículo al que me había sumado durante meses, solo lo miraba ser. en general, siempre, yo, miro ser. jamás tomo iniciativas, siempre espero sentada. los silencios eran mortales, la incomodidad era mutua. se fue rápido, no sin antes darse cuenta de que mi computadora andaba para el culo. prometió pasar a arreglarla, pronto.

y cumplió.

vino otro día, taciturno también. la conversación se estancaba, el estaba molesto, nervioso. reinstaló el sistema operativo de la maquina en silencio. cada tanto me tiraba alguna mirada victimaria, a la que yo solo sonreía, distante.


el 19 de julio del 2012 me mandó un mensaje. "pichona, mañana es el día del amigo. nos vemos, no te estoy preguntando".

dudé un poco, pero terminé aceptando. no tenía planes y pasar el día del amigo all by myself me parecía una depre innecesaria. "oka. le digo a matías y emilio".

su respuesta tardó en llegar: "entiendo".

pensé en responderle que si había algo que el no hacía, era entender, pero decidí no pelear. eramos amigos, salíamos como amigos. nada quedaba ya del histeriqueo, por fin.

pedro quedó en que pasaba por casa e íbamos juntos, los chicos iban directamente. tenía cero expectativas. jean, zapatillas y una remera azul que me dejaba un hombro al descubierto. ni a cambiarme le había puesto onda. lo esperé abajo, no quería que suba a casa y que se genere otra vez una situación incómoda.

me sonrió, tímidamente, y me miró con esos ojitos de niño que tenía, siempre sorprendidos de todo. le sonreí, ampliamente.

sabés que cuando no te veo, me olvido. y de pronto te vuelvo a ver y me acuerdo.  cuan linda sos, y porque si.

la declaración me tomó desprevenida. le dije que ni siquiera me había vestido posta.

así me gustás. siempre.

me sonrojé y cagué.

pedro me tenía en sus manos, otra vez.

sábado, 3 de mayo de 2014

pedro el que espera, 11, y un par de mails, el interludio

primera parte
segunda
tercera
cuarta
quinta
sexta
séptima
octava
novena
décima


pensé en no contestarle. el mail quedó dos semanas en mi casilla, esperando.
pero mi ansiedad no pudo, TENÍA que saber a qué venía esta reaparición después de tanto tiempo.
un día, siguiendo un impulso del cual habría de arrepentirme, le contesté.


RE: Hola!
De: belénxxxxxxxx@hotmail.com
Para: pedroxxxxxxxx@gmail.com

¿qué onda? ¿pasó algo?


RERE: Hola!
De:  pedroxxxxxxxx@gmail.com
Para: belénxxxxxxxx@hotmail.com

¿por lo de once decís? si, una mierda. no se porque cristina todavía no salió a hablar todavía.

¿o por qué decís?

¿vos como estas, chiquita?

RE: Hola!
De: belénxxxxxxxx@hotmail.com
Para: pedroxxxxxxxx@gmail.com

yo bien.

no, nada. me sorprendió el mail, nada mas. ¿qué necesitabas?


RERE: Hola!
De:  pedroxxxxxxxx@gmail.com
Para: belénxxxxxxxx@hotmail.com

¿te sorprende que piense en vos?

necesito verte. eso.

pd. no sabés. un compañero me dijo que soy igual al actor ese, que me dijiste vos la otra vez, ¿te acordás?. increíble.

RE: Hola!
De: belénxxxxxxxx@hotmail.com
Para: pedroxxxxxxxx@gmail.com

no entendí que era lo increíble.

RERE: Hola!
De:  pedroxxxxxxxx@gmail.com
Para: belénxxxxxxxx@hotmail.com

que dos personas no relacionadas entre si digan que me parezco al mismo actor!
Y TE ACLARO QUE EL ACTOR NO ES MAS FACHERO QUE YO.

RE: Hola!
De: belénxxxxxxxx@hotmail.com
Para: pedroxxxxxxxx@gmail.com

SI, ES MAS FACHERO. PERO IGUAL DE NABO.

RERE: Hola!
De:  pedroxxxxxxxx@gmail.com
Para: belénxxxxxxxx@hotmail.com

CALLATE. VOS SOS MAS NABA QUE LOS DOS JUNTOS PORQUE NO ENTENDIAS QUE ERA LO INCREIBLE.

¿me extañabas? dale. no le cuento a nadie.

RE: Hola!
De: belénxxxxxxxx@hotmail.com
Para: pedroxxxxxxxx@gmail.com

la verdad que no.
te asocio con cosas feas.

RERE: Hola!
De:  pedroxxxxxxxx@gmail.com
Para: belénxxxxxxxx@hotmail.com

yo te asocio con todas cosas lindas.
me dijo matías que volvías la semana que viene. te paso a ver el finde, el sábado. ¿puede ser?

RE: Hola!
De: belénxxxxxxxx@hotmail.com
Para: pedroxxxxxxxx@gmail.com

no.
no quiero que me histeriqués mas, pedro.
cortala.



nunca más contestó.


hasta el día del amigo.
día de LA CATÁSTROFE. bueno no, pero fue el inicio del fin, o algo así.

viernes, 2 de mayo de 2014

pedro el que espera, 10 u hola!

primera parte
segunda
tercera
cuarta
quinta
sexta
séptima
octava
novena

no volví a responderle los mails, ni los mensajes. tampoco en el msn.

había llegado al tope de mi paciencia. me había dejado boludear mas de lo acostumbrado y mi ego herido no era ninguna pavada. estaba furiosa.


pasaron 4 meses de no tener ningún tipo de contacto. nada.
ya no pensaba en pedro. nunca.


un día, en febrero del 2012 (esta historia comienza en el 2010, asique dense una idea de los tiempos de pedrito), me llega un mail de él.
verlo en la casilla de entrada me produjo una mueca de fastidio. me volvió, de pronto, a doler un poco la cicatriz que le habia dejado a mi orgullo y, rencorosa, recordé como me había pelotudeado.
lo abrí, asqueada:


Asunto: Hola!

De: pedroxxxxxxxx@gmail.com
Para: belénxxxxxxxx@hotmail.com

Hola, pichona, ¿cómo estas? so many time?
Extrañé bastante tu presencia, hace un montón dejaste de hablarme y te fuiste, ¿seguís en madryn?. Nunca más sali con los chicos. Sin vos es bastante aburrido.
Te mando un beso. ¿Nos vemos a tu regreso, no?