la unica diferencia entre la realidad y la ficción es que la ficción debe ser verosímil .- mark twain


mis padres fueron radicales, yo soy peronista, lo de progre vino por default. no entiendo la gracia de guardar secretos, nunca pude hacerlo; siempre lloro en todas las sesiones con mi analista así no siento que desperdicio 300 pé.

dos referencias básicas a la
hora de leer el blog: isidora es mi gata e inés mi psicóloga. con ellas conformamos el triángulo isóceles que perpetúa mi desequilibrio interior. y mis amigos, claro, protagonistas estelares de los numerosos diálogos que rellenan este blog. y mi mamá y mi papá que son los culpables de todos mis problemas emocionales (gracias freud).
que les sea leve, pues.


la vida no es como uno quiere. es como es (mirta legrand)

Buscar este blog

dijo de belén el caricaturista historiador bobrow: "el idiolecto de la autora de este blog asume todos los tópicos culturales más políticamente incorrectos de occidente sin por ello asumir su carga ideológica".

lunes, 31 de diciembre de 2012

año bueno o querido, la verdad es que me importa un pito

- interrumpimos la programación habitual para dejar un mensaje de fin de año espantosamente optimista. sepan disculpar, el 1° de enero llena de garrapiñadas, vitel toné y viendome en el espejo más gorda que nunca volveré a ser la yo malhumorada que todos conocemos, debe ser algo hormonal. gracias por su atención -

ayer se me ocurrió que el 31 de diciembre voy a cambiar mi vida. daré un giro drástico. seré menos yo, y más mejor.


no se por qué el 31. o si se, uno tiene esa idea pelotuda de que los años nuevos permiten una transformación mágica y borrón y cuenta buena (quise poner nueva, pero creo que el inconciente trabajó mejor ahí, asique lo dejo).

estuve fantaseando mucho como vendría este 2013. más feliz, con mucho trabajo que me guste, escribiendo mucho, entrenando mucho, siendo flaca muy flaca, enamorandome mucho mucho mucho mucho.

tengo ganas de dejar de tener miedo a que no me quieran, a no ser suficiente, a que no me extrañen, a no ser. tengo ganas de amar, amar locamente. enamorarme tropezar levantarme y amar más, de nuevo, a gente distinta entre sí, enamorarme otra vez y reirme, divertirme como una loca y amar y que me importe un pito si me aman a mi.


el 2013 será el año en que querido, me importes un pito.


la nueva yo que fantaseo me cae extremadamente bien.


tenemos que cerrar bien los ojos, como cuando eramos chicos y pensabamos que con solo apretar los párpados lo suficientemente fuerte (ojo, tiene que doler, sino no funciona) todo empezaba de cero.
solo lo hice una vez más, de grande, sentada al lado de la cama de mi mamá; ella ya estaba muy enferma. en eso estaba yo cuando escuché que entre risas me preguntaba que estaba haciendo.  desear fuerte que nunca me dejes, le contesté. se rió de nuevo mientras me hacía un gesto de que hambre y me pedia que le alcance las pantuflas.


para hoy pidamos mucha vida, pero de la linda, de la llena, de la feliz. y lo mejor: que la pasemos juntos. esta noche voy a cerrar fuerte los ojos y voy a pensar en ustedes, en que nunca nos dejemos. estoy segura de que de alguna forma extraña, funciona.

nos deseo a todos para este 2013 muchas ganas de vivir. que la vida se nos desborde.




no puedo esperar a la noche; estoy en ascuas. como una nena esperando a papa noel, aún sabiendo que no existe, que nunca existió.

domingo, 30 de diciembre de 2012

¿qué tienen en común piropos como para perón o enanas teniendo sexo sin censura?

¿cómo llegaron ustedes a mi blog?. es algo que me encantaría saber, pero se que ninguno de los silentes lectores contestará (el blog me informa que cada entrada tiene un promedio de 200 lectores, pero solo un par sienten necesidad de dejar una huellita firmando o comentando algo sobre lo que leyeron). asique nada, puedo imaginarme cosas más divertidas (como la vez que me enteré de que un historiador renombrado que me había tenido de alumna leía el blog asiduamente - sin saber que yo era yo, claro -; o que la novia de un ex mío había empezado a leerlo y no podía parar, se le hacía vicio - no se si enterarse de mi vida o por qué le copaba como escribia -; o peor, enterarme que mi padre sabía de la existencia de éste y cada tanto entraba - con terror a leerse, pues claro - o la amiga de una amiga que al reconocer en alguna historia la misma historia que su amiga le contara de otra amiga le preguntó si el blog tenía algo que ver conmigo - y si -, o esa nueva amiga que me hice, que le entró curiosidat porque el blog lo leían dos de sus ex "algo" que no sabían de su existencia entre si y tenían muchos kilómetros de diferencia).

como sea, mi herramienta preferida de la página de blogger (tal vez sea mi preferida porque no se usar la mayoría de las opciones, puede ser) es aquella que te tira como alguna gente entra de pura casualité poniendo un par de palabras en el buscador que, entre otras opciones, llevan a alguna de las entradas de este blog.

no es que desprecie a mis lectores habituales (a quienes les tengo gran afecto, muchos de ellos son amigos o familiares o amigos de amigos o conocidos, y también ya algunos asiduos a quiénes tengo identificados) pero amo a mis lectores ocasionales, y ahora les mostraré por qué.

este último mes, han llegado al blog personas que ponían en google cosas como: 

nombres para consoladores.

lolita y la importancia de las grandes mamas

la realidad te descuartiza y despues parece ficcion.

las tetas de maria jose.

piropos como para perón.

que hacer cuando querés matar a tu hijo.

dejáme cojer!!!

kretina te odia.

abajo papanuel

soy gordita pero me la banco mientras como una galleta.



que todas esas opciones te hagan llegar a mi blog puede tener una explicación casi racional. ahora, la verdad es que no entiendo por qué la búsqueda "blog tetitas gays" y "SEXO GRATIS CON MOGOLICAS" lo hace llegar por estos lares.



aunque, la verdad, que varios hayan entrado tras la busqueda de enanas teniendo sexo sin censura me resultó sumamente hot.

los amo, lectores ocasionales. por favor, no se mueran nunca.

sábado, 29 de diciembre de 2012

soy una chica fácil o la grasitud al palo

me acabo de acordar de la vez que cojí con cacho castaña de fondo.

dele treque treque con si te agarro con otro te mato, voy camino a los 50, ojala que no puedas, comienza la bailanta ya comienza el chow ahi viene el matador ahi viene el matador.

como dice una ilustre pensadora contemporánea (yo): mejor chorrear grasa que almíbar, siempre.

pd. lo peor de todo es que fue hace menos de un mes. ay ay ay.
pd2. mi sueño es ver a cacho antes de que se muera, pero nunca pude conseguir alguien que me acompañe.
pd3. si, tengo esa clase de sueños. soy una chica fácil, lo se.

viernes, 28 de diciembre de 2012

mi primer salida con el insistidor o por qué un amigo es una luz - 2da parte

esta entrada es continuación de éssta

le corté el telefono, harta.
me miró y me preguntó quién era.
belén.- nadie.
- ¿cómo nadie?
belén.- n.-. que tipo goma.
- ¿que le pasaba ahora?
belén.- nada. que ya llegó.
- ¿pero no le habías dicho a las 9.30?
belén.- si.
- jajaja.
belén.- no es gracioso, de qué te reís.
- de tu cara.
belén.- que tengo.
- cara de orto.
belén.- si, perdón. es que me enojé. 
- noo, no te enojes che.
belén.- no, es que ya está, ya no podemos hacer nada.
- ¿podemos?
belén.- si, ni vos ni yo, ya esta. ahora si me enojé tengo que esperar que se me pase.
- jaja. ¿o sea que te vas a quedar haciendo puchero la hora que queda?
belén.- no estoy haciendo puchero.
- te suena el celular.
belén.- ¡ya se!, ¡es el goma!
- jajaja.
belén.- no te rias gil.
- decile que venga, no lo vas a dejar ahí una hora.
belén.- ni en pedo, que aprenda.
- no es un perro belén. no va a aprender así.
belén.- dejame.
- dale, a ver, esos hoyuelos...
belén.- basta, no te pongas goma vos también.
- no quiero que estés enojada. la estabamos pasando bien.
belén.- ¡ya se!. es todo culpa de n.-
- pero bueno, yo estoy acá, eh, dale. ponele onda.
belén.- no.
- decile que venga, dale. yo no tengo drama.
belén.- no.
- ahí te llama de nuevo, atendelo.
belén.- ufffff. hola, que pasa.
n.- ¿dónde estás?
belén.- ¿sos pelotudo o te hacés?
n.- dale belén, estoy aburrido.
belén.- okey. es un barcito sobre el salvador.
n.- voy para allá.
belén.- escuchame, per... ¡me cortó!
- jajaja.
belén.- ayyy, estoy enojada.
- jajaa.
belén.- de que te reís.
- no, de nada.
belén.- no veo que te causa.
- vos. es ridículo tu enojo, sos graciosa.
belén.- esto es tu culpa.
- ¿mi culpa???
n.- hola, soy n.-
- hola, que hacés.
belén.- sos un pelotudo.
n.- pero me querés, soy tu mejor amigo.
belén.- no, no lo sos.
n.- soy el mejor amigo pero se hace la machota.
- ¿ah si?
n.- si, ¿no te habló de mi?
belén.- uh dios.
- no, la verdad que no...
n.- estudiamos historia juntos.
- ahhh
n.- ¿vos que estudias?
- ya me recibí. administración.
n.- ah, vos sos de los que estudian cosas que dan plata, claro.
belén.- ey!
- jaja, algo así. ¿se conocen hace mucho?
n.- 7 años, un montón. es mi mejor amiga.
- veo.
n.- che, y ¿por donde vivís?
- palermo.
n.- ah, claro. estás bien, yo vivo en mataderos, los colectivos que van para allá no tienen aire acondicionado.
belén.- ¿otra vez con eso?
n.- ¿pedimos una cerveza?
- eh... es que belén no toma...
n.- tomamos nosotros, no te hagas drama.
belén.- tranqui, 120.
n.- lo que pasa es que belén se enoja, viste, pero después se le pasa...
- ¿ah si?
n.- si si. no hay que darle bola y listo.
belén.- estoy acá eh.
n.- una vez... ella salía con un pibe de la facultad, que era re lindo... bha, es.
belén.- bueno, ya está. empezá a dosificar la info viste.
n.- y resulta que el tipo le dijo ayelén en vez de belén y esta se re enfureció. y entonces no le hablaba, y yo le dije a este flaco, que lo conocía: vos esperá un par de días que se le va a pasar. dicho y hecho.
- es bueno el dato que me das.
n.- estaba re bueno este pibe, todas en la facultad querían salir con él, viste. y esta gila se hacía la dificil, un mes la persiguió. pero bueno, era muy mujeriego, no era su estilo... como cuando te pidió salir ese profesor, ¿te acordás?
belén.- basta, cortala.
- ¿qué profesor?
n.- uno. era un poco viejo, pero que se yo, era profesor viste, yo le daba.
- ah, vos sos...
n.- no no, dios nos libre, no. a mi me gustan las minas viste, ¿o no belén?, pero no así como ella, yo le doy a las polaquitas más bien. rubias, altas, flacas, con cara de sufridas y sumisas, todo lo que belén no es. que no me cuestionen ni me mandonen, porque belén todo el tiempo me marca las contradicciones, son una paja las minas así.
- jajaja.
n.- pasa que ahora estoy un toque gordo, viste, entonces no estoy en mi mejor momento, pero... ¿pedimos otra?
- dale.
belén.- no pidas nada, nos tenemos que ir tarado.
n.- en un rato, perate.
belén.- no, ahora. ya es tarde.
- los acompaño...
n.- noo, perá, nos tomamos otra cerve... pedimos maní o papitas. ¿qué preferis? maní mejor, ¿no?
belén.- yo me voy, si quieren se quedan ustedes.
n.- ves, todavía está enojada, pero después se le pasa, no te preocupes.
- jajaja. dale, vamos. otro día la seguimos.

nos acompañó a la parada y se subió al colectivo con nosotros. n.- le habló todo el trayecto sobre las tetas de la jolie y que le parecía a él que tenía que hacer para bajar de peso. al acercarnos a la parada, lo saludó diciendole que "tenían que verse otra vez". el insistidor me abrazó cortito pero profundo y me saludó con un beso cerca de la comisura.

bajamos del colectivo discutiendo. n.- decía que qué iba a saber él que yo estaba en una "cita", si yo le había dicho que estaba con un amigo, que todo "esto" era mi culpa. mientras caminabamos me dijo que le gustaba ese chico, que era lindo y además se notaba que estaba bien plantado en la vida, que no la cagara otra vez como hacía siempre porque después el se encariñaba con la gente y yo me mandaba una de las mias y los mandaba a freír espárragos. le dije que me dejara en paz. 
en ese momento me sonó el celular.
la pasé re bien. tengo que verte otra vez.
sonreí. 
n.- pispeó por arriba del celular y exclamó ofendido: no puso verlos... ¿será que no le gusté? es que estoy gordo...
largué una carcajada y el enojo desapareció.
esa noche la pasamos bien.

miércoles, 26 de diciembre de 2012

mi primer salida con el insistidor o por qué un amigo es una luz

(después de reencontrarnos) yo estaba medio en algo (que ya contaré) y no le di mucha mas bolilla. sin embargo, a fuerza de insistencia y debido a un toque de azar, terminé diciendole que si, que bueno, que salgamos.
el toque de azar se debió a que la noche anterior el hombre nuevo se había quedado dormido en una "cita" que prometia sexo sexo sexo (algún día les contaré esa historia, también es buena) asique fue más un impulso automático revanchista que ganas reales.
él, sin saber esto último, se puso contento y me dijo que nos veíamos en plaza serrano. me arrepentí ni bien le dije que si. mal que bien, el hombre nuevo ocupaba todos mis pensamientos y yo soy de esa clase de gente que no puede más que prestarle atención a un tipo a la vez. si bien siempre tengo un plan A y un plan B (y un C, diría p.- irónicamente) - lo que permite que semana a semana tenga un tipo con el cual salir el finde y entretenerme- mi atención solo puede concentrarse en el plan A. quiero aclarar que las A, B y C no tienen nada que ver con la calidad del susodicho, sino que determinan el orden en que los muchachos van apareciendo.
pues bien, el plan A se quedaba dormido antes que cojer(me) por lo que salir con el plan B era un buen antídoto para mi frustración con el primer pelotudo. pero, como les decía, me arrepentí inmediatamente porque no tenía ganas reales de salir con el insistidor... yo solo queria que el hombre nuevo me quisiese (y cojiese).
ya le había dicho que si, ya le había cancelado dos veces antes y no me daba la cara para cancelar una tercera. miré el reloj mientras me comía una tostada con queso y vi que eran 6.30. tenía que estar a las 7 en plaza serrano pero en vez de salir corriendo... me puse a hacer unos mates. 6.50 decidí que era momento de partir. nos veíamos temprano porque yo tenía el cumple de p.- más tarde, asique fui ya vestida para la ocasión. no se si la elección del vestuario (un short de jean y una camisa transparente que dejaba ver el corpiño negro) fue determinante para que el susodicho pese a lo que sucedió luego quisiese volver a verme... pero bueno, mejor no nos adelantemos.

llegué tardísimo, por supuesto. en realidad, para serles franca,  nunca llegué a plaza serrano. me bajé (con el 15) en scalabrini al 1500 y caminé hasta una intersección de calles y ahi me quedé. ya eran 7.15 y el susodicho me había mandado un par de mensajes. le dije que el colectivo había tardado un toque (mentira mentirosa) y que estaba llegando. me dijo que no me hiciera drama, que el daba una vuelta mientras.
llegué a la esquina y no estaba. le mandé un mensaje preguntándole que andaba haciendo. me contestó que me estaba esperando. le dije que yo lo estaba esperando a él (hace un rato, le puse, haciendome la que no habia llegado TAN tarde). me preguntó donde estaba, le dije la calle. me dijo que no habíamos quedado ahí, sino en plaza serrano, que fuese hacia allá. le dije la verdad, que no sabía llegar. me dijo que me quedara donde estaba, que me venía a buscar.
llegó lindo y sonriente y yo pensé que a lo mejor la camisa era mucho para la hora, que debería haberme llevado la ropa en un bolso y me cambiaba en lo de p.- pero bueno, ya estaba hecho. le sonreí y caminamos un par de cuadras en búsqueda de un barcito con terraza. nos sentamos y la conversación comenzó a fluir bastante bien.
le conté la historia del viejo de 75 años que me quiso levantar (entre otras cosas) y creo que quedé un toque mejor que cuando en nuestro reencuentro le narré mi salida al golden por una despedida de soltera (eso también debería contarlo en el blog, ahora que lo pienso). la dinámica que elegimos para relacionarnos era pelearnos, básicamente. le dabamos un toque adolescente a una situación que era ya de por si rara (ese chico me conocía desde hace años, conocía a mi tía de toda la vida, conoció a mi mamá, conocía mi historia... tenía la sensación de que era todo medio incestuoso no se por qué). después de una hora de charla amena, me empieza a sonar el celular. miré quién llamaba y me hice la boluda.
- te suena el celu. atendé, no tengo drama.
belén.- no, dejá.
- atendé dale, todo bien.
belén.- no te conviene eh. bueno... ¿hola?
n.- donde estás.
belén.- acá, con un amigo.
n.- te llamo a tu casa y no contestás, que estás haciendo.
belén.- estoy tomando algo con alguien. ¿qué pasa?
n.- voy para allá.
belén.- ¿para adonde?
n.- decime donde estas. la dirección.
belén.- no, nene, que te pasa.
n.- es que no voy a ir al cumple de p.- yo solo, va a ir gente top y yo soy de mataderos, me da verguenza.
belén.- dejate de joder querés...
n.- si no voy con vos no voy.
belén.- bueno, no vayas.
n.- no seas forra. decime donde estás y voy para allá.
belén.- no puedo ahora, dejame en paz.
n.- no seas mala amiga. soy tu mejor amigo.
belén.- no lo sos. no puedo ahora.
n.- dale.
belén.- no.
n.- DALE DALE DALE.
belén.- pero estoy con alguien te estoy diciendo.
n.- que, ¿te doy verguenza?
belén.- no es que...
n.- ¿con quién estás? ¿sergio?
belén.- no, no lo conoces...
n.- no seas así, si no voy me voy a quedar en casa deprimido. además no me entran las remeras, estoy feo y gordo y nadie me quiere. no tengo remeras para ponerme y me pongo triste y como pan.
belén.- dios, que goma que sos. bueno, vení 9.30 y nos encontramos en scalabrini al 1600.
n.- listo. ¿estoy más gordo decís?
belén.- chau
n.- no me cortes, esper...


lo miré avergonzada y me miró. le expliqué que n.- era un amigo un tanto particular con el que teníamos una relación medio simbiótica. me preguntó de donde lo conocía, le conté que fue mi primer amigo porteño, que lo conocí el primer día del cbc. me preguntó si nunca había pasado nada, le aseguré que no.
la conversación siguió fluyendo y cada vez me convencía más su sonrisa. discutimos un toque de política (es anti K, no entiende nada de ná, pero bueno, estudió en la facultad de económicas, que se puede esperar de esa clase de personas)... en eso estábamos cuando suena el celular otra vez. miro la hora, 8.30. atiendo.

belén.- ¿hola?
n.- hola, ya estoy acá, vení.
belén.- son 8.30.
n.- si, es que nunca habia ido hasta allá porque yo soy de mataderos y pensé que tardaba más encima fijate que los colectivos que van para esa zona tienen aire acondicionado pero los que van para mi casa no chetos de mierda.
belén.- te dije que vinieses 9.30, ahora no puedo ir.
n.- belén, no seas forra. ¿dónde estás?
belén.- dios mio chabón, dejame vivir.

continuará...



martes, 25 de diciembre de 2012

recuerdo de mi mamá, sin nieve pero con olor

(como habrán notado) si hay algo que yo no soy es pudorosa. puedo hablar de cualquier temática en general con total desparpajo (creo que lo que más escandaliza es que no tengo drama en contar cuestiones sexuales, de hecho, NECESITO contarlas. considero que es un tema de lo más divertido e interesante para dialogar). sin embargo, en lo único que me mata la timidez (como a ema ortega) es en las cuestiones escatológicas. que se yo, los pedos, la caca y los vomitos no me dan gracia chicos, me dan asquito (que te hacé la leidi di pata sucia, me diría e.-) pero bueno, es asi. es por esa razón que nunca pude ver peliculas onda american pie. odio esa clase de género de comedias cuasi teletubiescas pedorras (por que son de pedos, no de malas, aunque también) para simios que dicen ser hombres. yo solo veo películas profundas con títulos y temáticas complejas como "jamás besada" o "por siempre cenicienta", no tengo tiempo para gastar en pelotudeces (quiero ser drew barrymore pero sin las drogas desde los siete años plis). 
bueno, la cuestión que eso, lo escatológico no es lo mio, me desagrada. sin embargo una vez conté esto y ayer, mientras brindaba porque un gordo pedorro no me dejó ningún regalo me acordé de otra anécdota con mi vieja. como las fiestas me ponen emo y como cada vez que la escribo siento que mi mamá por unos segundos está viva para los demás y eso me genera un estremecimiento lindo, quise contarla hoy, ahora, recién levantada, con león gieco de fondo (cambiamos ojos por cielo - ...- sacamos cuerpo, pusimos alas).
ella estaba ya muy enferma. entre muchas otras cosas y dolores, tenía incontinencia. mi vieja fue siempre una tipa muy pudurosa, muy elegante, muy seria (nada que ver conmigo, claro). además ella tenía esa particularidad tan molesta de creerse perfecta; no acusaba ningún defecto. recuerdo que una vez en medio de una pelea yo le dije que me dijiese UN defecto de ella, uno solito. me contestó que bueno, que era un fastidio esto de tener la espalda grande (true history).

esa tarde ella dormía... dormía mucho en la última etapa de la enfermedad. yo había hecho la merienda y compré facturas de crema pastelera, sus preferidas. cuando el mate estuvo listo, subí a la habitación para despertarla. abrí la puerta despacio y la veo leyendo un libro. ella medio se sobresaltó.
ah, estás despierta. ya está el mate, ¿venís?.
mi mamá me hizo un gesto con la mano y sospechosamente apuradita me despachó: dale dale, andá, yo ya voy.
me di vuelta para salir y de pronto me paré en seco. divertida, me di vuelta y le dije: pero qué olor. ¿qué onda?. me empecé a reir y le solté: ¿te tiraste un pedo???
mi vieja, escondida atrás del libro me miró por encima, me guiñó un ojo y con seriedad prefesional me contestó: uno no nena, varios.

lunes, 24 de diciembre de 2012

yo tenía un novio que...

decía que andar conmigo era como estar siempre chupando un limón.

un amor, el chico. y yo.


(disculpen la poca inspiración. es fiestas y acabo de llegar a madryn, pero no podía dejar de subir algo para desearles que hoy les sea leve y hacerles saber que casi muero en el avión, pero al final no. mañana si puedo me sentaré a escribirles la historia).
salú, por muchas más navidades horrendas.
con cariño,
b.-
pd. si, soy como el grinch pero con tetas (dos).

domingo, 23 de diciembre de 2012

de qué sirve todo esto

la mitad de entradas que guarda el archivo de este blog nunca se publicaron.

algunas porque son muy personales (si, más). 
otras porque creo que son francamente malas.
y otras porque son fruto de días en donde escribo tres o cuatro de un tirón, y publico solo una y al otro día sigo escribiendo y quedan abandonadas.

cuando falleció mi vieja estuve casi tres años sin escribir. nada. antes solía escribir seguido, escribia cuentos mas que nada. no eran malos. tampoco tan buenos. 
cuando pude volver a escribir de nuevo, abrí el blog. bha, en realidad abrí el blog para obligarme a escribir de nuevo. empecé despacio, una entrada cada tanto. las primeras no son muy buenas, estaba un toque oxidada y eran un poco... como decir... artificiales. de a poco me fui destapando y sentarme a escribir se volvió más natural.
darme cuenta de que me había curado (que de pronto otra vez encontraba que podía contar cosas, y que habia un grupito de gente a quién le gustaba leerlas) fue una especie de reencuentro conmigo. me puso más contenta saber que podía volver a narrar historias que recibirme, les digo. reapareció una parte mía que pensé que se había muerto con mi vieja. 


de pronto empecé a escribir todos los días, un rato; y a llevar un cuadernito conmigo para garabatear. tengo amigos que se quejan de que actualice todos los días, dicen que da paja seguirme, que no pueden leerme siempre, que no todo lo que subo es bueno, que debería guardarme y publicar una entrada semanal que valga realmente la pena y listo.
no concuerdo, no se.
para mi escribir se tiene que hacer siempre, a todas horas, cuando se necesite. también es constancia, práctica. y entender que cualquier boludez que nos pase puede contarse, si encontramos el modo de hacerlo bien.

no hay muchas cosas que yo sienta mías. que sienta que haya hecho yo enteramente, digamos. ni siquiera mi carrera, porque nada, hay mucho esfuerzo de mis viejos para bancarme ahi metido. el blog, aunque es una cosita de nada, una boludez, lo siento mio solo. y me alivia. escribir acá no solo me entretiene y divierte, también me saca la angustia, me libera los enojos, de alguna forma siento que puedo terminar de decir lo que otros no me permitieron.
en una época para hacer eso escribía mails. no los mandaba. o si, pero no al destinatario real (un ex, un amigo, un chongo, mi padre, lo que sea). los escribía y se los mandaba a p.-. ella se divertía leyendolos y yo me auto engañaba, en mi cabeza era como si los hubiese mandado pero no. así yo preservaba la poca dignidad que me quedaba (?) pero a la vez sentía que de alguna extraña manera me quedaba con la última palabra.
ahora eso no lo hago más. lo que hago es escribir en el blog y listo. es una forma distinta, igual, un toque más sana. busco abstraer el problema, para que no se note tanto a quién va dirigido (aunque si la persona tiene un mínimo de empatía y me lee, puede adivinarlo) pero escribo de otras cosas, mas globales, que tienen que ver con ese dolor o enojo en particular.

por eso, nada. este blog es mi pequeña satisfacción personal. soy yo, o una parte al menos, eligiendo mostrarle a ustedes parte de mi neurosis. muchas veces mi viejo me censura (le sale tan bien eso) y se ofende. dice que no entiende porque tengo que hacer publica mi vida privada. yo le explico que escribir solo sirve cuando alguien te lee, cuando alguien te resignifica, cuando alguien genera empatía con vos, cuando alguien te entiende. escribir para juntar archivos en una carpeta de mis documentos no me sirve. que ustedes me lean, si. así como me sirve leerlos a ustedes.
se llama compartir.

gracias por andar por acá, che.
abrazo.

pd: irme a madryn y que se termine el año me pone un toque emo, disculpenme. pronto volveré a ser la machota heavy metal que todos conocemos.

sábado, 22 de diciembre de 2012

las mujeres de andar liviano


esta entrada tiene que leerse al ritmo de este tema (yo les avisé).

hoy me senté con los auriculares a esperar el 15, como siempre, en scalabrini y santa fe. eran las 5.30 am y venía tranquila. la noche había sido por demás exitosa, pero no les contaré porque... no se. saben que en general solo suelo contarles las desgracias. las pequeñas victorias que no se que significan y tampoco si perduraran, prefiero guardarmelas. una derrota es algo finiquitado, por eso puedo relatarla. en cambio cuando algo inesperadamente sale bien, prefiero atesorarmelo pá mi. cuando tenga forma de algo (ya sea algo bueno o malo) les contaré. en realidad no es más que una historia inconclusa, como todas las buenas historias, porque cuando algo sale bien en la vida de belén en general otra cosa tiene que interponerse. en este caso mis (largas) vacaciones en madryn. como siempre, soy yo y las múltiples circunstancias que permiten que viva mi vida como si fuese un rejunte de pequeñas historias: es decir, como si fuese este blog.

pero les decía que me senté con los auriculares a esperar el 15, como siempre, en scalabrini y santa fe. eran las 5.30 am y venía tranquila. la noche habia sido por demás exitosa, pero no les contaré porque... no se. (ponele play al audio de nuevo, plis). con los pies doloridos por los zapatos y al ritmo de la banda sonora de amelie (muy puanner, pero es un soundtrack excelente, si no lo conocen bajenselo). me acomodé como pude el vestido y me miré en la vidriera. mis pelos, despeinados, y el delineador corrido me daban aspecto de fin de fiesta. me hice una colita y pensé que si fumase era el momento perfecto para prender un cigarrillo. la música, los leves rayos de luz, la tranquilidad de buenos aires, el clima perfecto (un vientito frescón me hacía rememorar madryn). estiré las piernas y las volví a recojer. la música en mis oídos a todo lo que da (te vas a quedar sorda nena, siempre me dice p.-) hacía que todos los que estaban a mi alrededor se moviesen ante mis ojos como si participaran de un videoclip.

dije varias veces que buenos aires solo me gusta de noche, desde un colectivo o bajo la lluvia. debo agregar hoy que también cuando amanece y las calles son mas nuestras, de los noctámbulos, que de los autos. el fin de la noche hacía que todos, desalineados, paseasemos por esas calles con sabor a derrota o a victoria, dependiendo del caso. en la parada una parejita de pibes adolescentes (no debían tener más de 14 años) se besaban apasionadamente. la musica los acompasaba y me sorprendió la edad y el desparpajo hormonal. sin ningún disimulo, observé como se toqueteaban entre risas y se hablaban al oído como si nadie más que ellos existiesen. detrás, una señora mayor vestida elegantemente y recién levantada, miraba a un costado evitando el espectáculo. quizá por pudor, quizá simplemente por prejuicio. ocupada en eso estaba, cuando se sentó en el otro borde de la vidriera una chica de más o menos mi edad, llorando. primero no la noté. cuando me acomodé el vestido y miré hacia el costado, la vi. lloraba desconsolada, y tampoco existía nadie más; pero ella estaba sola. como sabrán, la melancolía y la tristeza siempre me parecen cuadros más bellos que la felicidad (sobre todo que la felicidad horny), asique entrecerré los ojos y la miré disimuladamente. puse nuevamente sur le fil, que estaba terminando, y me sorprendí lo bien que enmarcaba la escena. la miré tanto que en un momento alzó los ojos llorosos y me miró. le sonreí, metí mi mano en la cartera y le alcancé un caramelo. el simple gesto amistoso hizo que las lágrimas se desbordasen otra vez. me quedé con la mano estirada y lamenté que ella no pudiese captar la música y la belleza del momento. de su momento. volví a insistir con el caramelo y decidida, le dije: va a pasar esto también, por más malo que sea. asintió y agarró el caramelo. me levanté y me acerqué a la parada. la observe un rato más, ahora de lejos.

el 15, por supuesto, nunca llegó. me terminé tomando el 141. me senté en un asiento individual y abrí la ventana. cerré los ojos mientras el vientito me pegaba en la cara y me abstraía de los adolescentes que se amontonaban. que feos que son los adolescentes, pensé, que suerte que somos ese rejunte de hormonas y granos chillones solo por poco tiempo.
me bajé con pesar en acoyte. mi estado de ánimo estaba como para seguir arriba del cole durante horas; la sensación de paz interna y seguridad inexplicable que sentía ahi sentada me atornillaban al asiento.

cuando bajé me saqué los zapatos; me dolían demasiado los pies. caminé descalza las 8 cuadras que me separaban de mi casa. en la esquina, un canillita de unos 60 años armaba los diarios. le sonreí, porque soy de esa gente que cuando se siente cerca de la felicidad no puede guardarsela, sino que necesita desparramarla con quién quiera compartirla. el canillita sonrió, me señaló los pies descalzos y dijo algo. me saqué el auricular y se lo mostré, para que se repitiese.
con voz ronca, recitó: las mujeres con pies desnudos tienen un andar liviano que las hace infinitamente más lindas porque los derroteros que dificultan el caminar desaparecen misteriosamente cuando rozamos el suelo sin intermediarios.

viernes, 21 de diciembre de 2012

brevarios de la infelicidad perfecta

el otro día hice una entrada con el titulo: tengo que confesarte ahora, nunca creí en la felicidad.

la entrada es una boludez, y la frase es la única oración coherente de un tema horrendo de julieta venegas (maten a esa chica por favor, que le pasa).

pero se aplica cantada a mi misma.

el otro día hablando con inés repasabamos un poco eso.
yo tengo así como una idea de que en la vida lo que va son las penurias.
soy una persona melancólica. o dramática, más bien. estar mal y hablar de eso es lo que mejor me sale. ademas de enojarme, ofenderme y quejarme.

claramente una persona con todas esas virtudes juntas (a la vez, un combo explosivamente terrorífico) tiene el problema de que el temita de la felicidad se le va a hacer muy cuesta arriba. porque además, la felicidad implica un estado de inconciencia, de no cuestionamiento, de salto al vacío y de decisión lógica irracional que no me siento capaz de afrontar. considero que la gente feliz es gente que no es sincera consigo misma. que se tapan los oídos y cierran los ojos y corren gritando lalalalalalaala y se quedan con el/la primera persona que les da bola y que decide que la felicidad es eso manotear un acompañante circunstancial para una vida que se ordena bajo las reglas del estudio, trabajo, un toque de sexo, algo de diversión y tres o cuatro amigos, cosa de no tener demasiado tiempo para cuestionarse ese panorama de felicidad armada que se inventaron.

mi ex novio era así. el decía que conmigo estaba feliz. y yo tenía la espantosa sensación (que luego corroboré, claro) que era feliz conmigo o con cualquier otra que le llenara el casillero de "PAREJA". alguien para ver una peli, tener sexo, llevar a las reuniones familiares y dormir abrazaditos (y pegoteados por la transpiración, claro).

la felicidad de mi ex era una decisión. las tres máximas de la felicidad perfecta son: decidir ser feliz, ser feliz, no cuestionarse la felicidad (repita como mantra y de ser necesario vuelva a empezar).

a mi me volvía loca. me acuerdo que yo siempre le decía que odiaba que para él estar conmigo fuese eso, estar conmigo porque estaba acá al lado. lo quería despertar. le gritaba que yo quería que me elija, que esté enamorado de mi, que no pueda evitar ser feliz, no que lo decida.

corté por esa incompatibilidad esencial. para el, yo podía ser cualquiera. para mi, él tenía que ser único.

cuando alguien me dice que para ser feliz hay que solo proponérselo, me acuerdo de mi ex.

y me estremezco.

a veces me gustaría ser feliz.
otras le creo a p.- que la inconciencia que genera la felicidad es solo un estado espuma que no nos permite descubrir lo mejor y lo peor de nosotros. que diluye la intensidad.
pero a veces
me gustaría
que
todo fuese
recto
claro
brillante
y tan
pero tan
simple
y obvio
como
esas felicidades
elegidas
que te permiten vivir
sin sobresaltos
hasta la segura muerte en la que nunca
nunca piensan.

jueves, 20 de diciembre de 2012

chau chau adios

después de un mes bloqueado en el chat del facebook, me llega un mensajito privado.

j.- hola, belén. 
Visto: 17 de dic.
j.- no te conectás más. que onda.
Visto: 18 de dic.
j.- ¿estás viva?
Visto: 01.53
belén.- no. me morí.
Visto: 02.12

miércoles, 19 de diciembre de 2012

drama queen

ayer,
hablando de alguien,
yo dije que una chica era "brava".
brava fue el termino que usé, si.
del otro lado del chat
se rieron
y me dijeron que mirá quién se queja.
me apresuré a declarar
que no, que ésta era loca.
del otro lado silencio.
¿qué - me exalté - me estás diciendo que yo estoy loca?
definamos "loca", me dijeron.
me ofendí, por supuesto. yo puedo ser muchas cosas, pero jamás me calificaría de "loca". me siento una persona profundamente coherente y racional. nunca perseguí a ningún tipo con un hacha, ni me aparecí haciendo una escena de celos en medio de una cena familiar, ni seguí a nadie, ni pedí que se borraran amigas del face o del celular, ni siquiera revisé correos electrónicos (y eso que si he revisado correos electrónicos de otra gente que no fue ni quise que fuese mi pareja... convengamos que a mi la privacidad me importa un pito). pero no. no soy de "esas locas" que persiguen al ser amado (más que entrar más de lo normal al perfil del facebook, digamos). los desequilibrios stalkers no son mi fuerte y los celos y paranoias tampoco (algo bueno tenía que tener che).
bueno belén, me respondieron. sos "efusiva".
¿efusiva?, contesté. ¿qué carajo es eso?
efusión: 1. f. Derramamiento de un líquido, y más comunmente de la sangre. 2. f. Expansión e intensidad en los afectos generosos o alegres del ánimo, me contestaron.
me reí del primero.
él también.
bueno, concedí, tal vez soy algo exagerada.
naaa, ¿en serio?, no lo noté, ironizaron.
bueno. le pongo sal a la vida, contesté. si un tipo me dice que tengo las tetas más grandes, cuando les cuente a mis amigas les diré que me dijo gorda. cuando eran tres las personas que estaban riéndose de mi, yo diré que eran diez. si alguien me dice que está ocupado para salir conmigo un sábado  para mi se convierte automáticamente en un rechazo contundente que ejemplifica que me odia.
si, ya se dijo la ventanita.
es que es más divertido, todo, así.
no hubo respuesta.
¿o no?, lo desafié.
más doloroso, también.

martes, 18 de diciembre de 2012

inés al final era hippie o de la culpa burguesa de estar al pedo y que te guste

hace un par de semanas estoy al pedo. totalmente. muy. espectacularmente. todamente, estructuralmente. al pedo, pero mal.

me levanto (temprano, no se para que). agarro un libro. leo dos páginas y me aburro. me siento en la computadora. pongo este tema de cristian castro:



me hago unos mates.
leo blogs. muchos blogs. nuevos blogs.

escucho la radio.
tomo mas mates.

deja y busca quién te quiera
quién te aguante a tu manera

no contesto el chat.
estoy.
en una nebulosa.

ya no quiero verte, 
no puedo creerte nada

solo puedo
no hacer nada. de nada. de nada.

por mi parte está perdido
te he dejado en el olvido

solo escribo. cosas, palabras, entradas, boludeces.
me siento y escribo y escribo y escribo

tan cansado estoy de ti
es mejor asi

el lunes igual fui a la psicóloga.
y le conté.
ay inés, no hago nada, le dije.
soy una larva humana.
ni siquiera interactuo.
¿no te doy asco?

inés me mira maternalmente
(no, mentira, eso lo estoy inventado. en realidad hago diván asique no la veo, pero bueno, quiero imaginarme que me mira maternalmente)
este cuatrimestre fue fatal inés
(amo la palabra fatal, siempre que puedo la meto, me gusta el toque dramáticamente kitsch que le da a todo, me encanta la berretada)
tengo que buscar trabajo, empezar la maestria, conseguirme un novio, hacer algo de mi vida, pronto.

silencio.

¿inés?

¿y por qué?

no se, para no ser una larva inés, que se yo. ¿me estás cargando?

hacés cosas. lees, ves pelis, escribís, ves amigos, planificás cosas para el año que viene, das clases.

pero estoy muy al pedo inés. muy al pedo. no entendés. en la escuela es ir a tomarles a los burros y aprobarlos porque los directivos quieren que pasen de año. y nada más. no me puedo sentar a escribir para el congreso, no me interesa ningún pibe, solamente escribo pelotudeces, miles de pelotudeces, estoy llena de archivos word, soy poco seria.

¿y que sería ser seria?

no me hagas más preguntas inés, no voy a dar declaraciones.

te veo como... inquieta, ansiosa. en una nebulosa, como que tomás una dirección y al segundo siguiente tomás otra. no te veo enfocada en nada en particular.

¿claro, no es terrible?

¿qué es lo que te parece terrible?

no se. no poder enfocarme en hacer nada bien. fijate, 4 tipos en dos semanas, nada que me interese en serio. laburar, bueno, nada, por ahora con lo que tengo sobrevivo, me da igual, y estudiar, no se, no puedo abrir un libro de la facultad. y nada, solo escribo estupideces, al pedo inés.

si escribir te hace bien, no veo cómo podría ser algo al pedo.

si, bueno, no se.

y un tipo. cortala con eso. no te das cuenta de que no querés un tipo al lado belén. estoy un 85% segura de que no lo querés. 

si que quiero. quiero una compañia, tener una raiz acá en buenos aires. alguien que me quiera, que me aguante a mi maneraaa.

no se por qué tu raiz en buenos aires tiene que ser un tipo, para empezar. y segundo, el máximo compromiso que te bancas con alguien es que te cuente por chat como fue su día, y solo si no es muy seguido, dejate de joder. tenés un ideal, un casillero que se llama "pareja" y que en tus fantasías resolvería todos tus problemas de autoestima y amor propio, pero que en la práctica no lo considerás un deseo real. en tu cabeza solucionaría todo los problemas, pero... fijate los dos únicos tipos que pasaron por tu támiz todo este año. un casado y un atrofiado emocional que sentía que se le estaba yendo la vida y que tenía que correr para alcanzarla. 

bueno, da la casualidad de que no me quisieron inés. ¿decís que porque estoy gorda?

da la casualidad que te gustaron los dos únicos tipos que no podías tener, con los que nunca ibas a poder pasar a un nivel de compromiso mayor. y además, vamos, ¿cuánto te duró la frustración con cada uno...?

me puse mal. me re obsesioné.

belén, el "te pusiste mal" te duró una semana con uno y dos con el otro. y cortala con que te obsesionaste, las obsesiones no duran dos semanas, no tenés ni idea.

¿y entonces?

entonces nada. puro capricho, no obsesión. capricho que ante el nuevo juguete se pasa y vuela increíblemente rápido. eso no es amor. ni siquiera querer a nadie.

sos mala. soy una persona dulce en el fondo, amorosa. que tiene mucho cariño para dar.

no lo dudo. solo digo que los únicos dos que te gustaron, fueron puro capricho de lo que no pudiste tener y que ni siquiera te duró la angustia una cantidad de tiempo suficiente como para decir que era algo real.

yo lo sentí real.

admití que sos una caprichosa, sino no vamos a poder salir de acá.

no se, para mi eran gente que me gustaba en serio. pero más me preocupan las pirañas.

...


era un chiste. más me preocupa la nebulosa.

mirá, belén. cuando empezaste terapia venías como muy estricta, muy dura, muy intransigente. estabas como muy segura de todo. de quién eras, de qué querías, de a dónde ibas, de qué tenías que hacer, de qué te pasaba y que no. todo muy estructuradito.

¿estás poniendo como un logro que me desarmaste la vida inés? ¿qué clase de mostro sos?

digo que, por primera vez en tu vida, no tenés ni idea que hacer. y no parece importarte demasiado. me parece que te estás empezando a llevar mas por tus pulsiones, por tus deseos, aunque todavía no tenés a ciencia cierta muy claro cuáles son. empezaste a transitar el camino de desestructurarte y de buscar estar mejor. creo que es un momento único, lleno de oportunidades, y que hay mucho para hacer, muchas opciones para que elijas, y nada que te apure ni que te haga tener que hacer cosas por obligación. de esas hiciste 25 años. ahora podés elegir. para eso tenés que averiguar donde está tu deseo, que querés, que te genera placer. la desorientación es más sana que tener un futuro planificado a veinte años. mucho más divertida y menos frustrante. te lo garantizo.

¿sos hippie inés?

jajaja. pensalo. me contás la próxima.

me voy inés, no va a haber próxima. ADIÓS, ADIOS PARA SIEMPRE.

jajajjaa

se que me vas a extrañar.

escribime como hacías el año pasado. me reía mucho con tus mails.

me vas a tener que pagar por entretenerte eh.

jajaja.


pobre inés. si supiese que es un personaje del blog.
SI SUPIESES INÉS, SI SUPIESES.


llego a casa.
pongo otra vez a cristian:




si yo nunca fui, 
tu historia de amor


saludo a isidora.
pongo a calentar el agua.

vete y busca quién te quiera
quién te aguante a tu manera

me miro al espejo. me hago una colita.
me sonrío.

por mi parte está perdido
te he dejado en el olvido

abro el word

tal vez esto es lo mejor, 
que sufrir de amor.

tengo que confesarte ahora, nunca creí en la felicidad

ayer, hablando con un amigo (que no quiere ser nombrado en este blog) me acordé de un mail que me mandó un ex algo de la nada. transcribo el mail.

  • ESTE TEMA ME HACE ACORDAR A VOS LINDA


De: Xxxxx xxxxxxx elpibedelasbuenasintenciones@hotmail.comAgregar a contactos
02:39 a.m.

Para: belenxxxxxxxx@hotmail.com

Imagen de BurguesBohemio
me encantó verte. que descanses.




por si alguien no lo conoce, el tema "limón y sal" de julieta venegas dice algo asi como: tengo que confesar que a veces, no me gusta tu forma de ser, luego te me desapareces y no entiendo muy bien por qué.

cuando creian que ya había pasado lo peor, sigue: no dices nada romántico cuando llega el atardecer, te pones de un humor extraño con cada luna llena al mes.

y bueno, luego el estribillo que no aporta nada más nuevo que lo que ya sabíamos (sos insoportable belén pero te quiero igual, digamos): yo te quiero con limón y sal, te quiero tal y como estas, no hace falta cambiarte nada (y se repite y se repite).

asique le respondí muy dulcemente: 

Re: ESTE TEMA ME HACE ACORDAR A VOS LINDA

De: belenxxxxxxxx@hotmail.com    05:45 pm
.

Para: elpibedelasbuenasintenciones@hotmail.com

Imagen de BurguesBohemio
ahhh, pero vos te pasas de gil.


  • RE: Re: ESTE TEMA ME HACE ACORDAR A VOS LINDA


De: Xxxxx xxxxxxx elpibedelasbuenasintenciones@hotmail.comAgregar a contactos 08:02 p.m

Para: belenxxxxxxxx@hotmail.com

Imagen de BurguesBohemio
¿ves? te dije que era re vos.

RE: Re: ESTE TEMA ME HACE ACORDAR A VOS LINDA

De: belenxxxxxxxx@hotmail.com    01:17 Am
.

Para: elpibedelasbuenasintenciones@hotmail.com

Imagen de BurguesBohemio

yo también te mando un tema. es re vos también, bombón.



no volvió a contestar.