la unica diferencia entre la realidad y la ficción es que la ficción debe ser verosímil .- mark twain


mis padres fueron radicales, yo soy peronista, lo de progre vino por default. no entiendo la gracia de guardar secretos, nunca pude hacerlo; siempre lloro en todas las sesiones con mi analista así no siento que desperdicio 300 pé.

dos referencias básicas a la
hora de leer el blog: isidora es mi gata e inés mi psicóloga. con ellas conformamos el triángulo isóceles que perpetúa mi desequilibrio interior. y mis amigos, claro, protagonistas estelares de los numerosos diálogos que rellenan este blog. y mi mamá y mi papá que son los culpables de todos mis problemas emocionales (gracias freud).
que les sea leve, pues.


la vida no es como uno quiere. es como es (mirta legrand)

Buscar este blog

dijo de belén el caricaturista historiador bobrow: "el idiolecto de la autora de este blog asume todos los tópicos culturales más políticamente incorrectos de occidente sin por ello asumir su carga ideológica".

sábado, 18 de junio de 2011

acerca del sexo.-

no es la desnudez lo que me preocupa, no. ya se sabe que todos en bolas somos medio ridículos. eso se soluciona generando la "atmósfera" adecuada (vamos vamos, ya saben a que me refiero; luz tenue sobre todo). el problema es otro. o "el otro", más bien.
o mio con el otro.
el tema es que me desconcentro. es difícil mantenerme enfocada en lo que estoy haciendo (si, incluso cuando tengo sexo). debe de ser algún tipo de TDH que se pronuncia en todos los aspectos de mi existencia, pero en ciertas ocasiones se vuelve un poco bochornoso. he llegado a repasar las cosas que tenía que comprar en el chino durante una relacion sexual (¿fósforos? ¿compré fósforos la última vez que fui?).
igual, no siempre la culpa es mia. un dedo en el ojo, que me enrosques el corpiño en la oreja o que me claves el codo en medio de una teta no me ayuda, te juro. a ver a ver, tanta pasión tampoco, que la remera es nueva, no es necesario que la rompamos en un arrebato de emoción.
tampoco son lo mejor las frases hechas metidas en la situación a presión (¿eh? dijiste que "huelo" bien? ¿me estás cargando?), ni las palabras desubicadas en momentos poco precisos ("asique te duele putita? jeje". y si, la verdad que si) o las frases copiadas de peliculas berretas vistas en soledad por i-sat un domingo a medianoche ("oh, nena, si, si. se que esto te gusta").
¿y que se supone que es ese tono gutural que de pronto les agarra? ¿en serio creen que es algo sexy?
pero lo peor de todo son las medias. a ver, lindo, mi bolita de fraile azucarada, ¿es necesario que tenga que verte parado con tu pene medio erecto engalanado con tus soquetes blancos?

convengamos. no es enteramente mi culpa que no tengan sentido del humor y se ofendan cuando largo mi carcajada.

martes, 14 de junio de 2011

caí en la cuenta de que

mis dos principales consejeros en asuntos amorosos son:
a) un neurótico obsesivo compulsivo 
b) una lesbiana.

algo debe de tener que ver con que mis desastres emocionales se hayan vuelto cotidianos.

martes, 7 de junio de 2011

o sea

NO LO ECHÉ.

solo lo invité a retirarse.

claramente no es lo mismo.

imaginame

en joggin y pantuflas. con el rimel corrido. una colita desarmada. la ventana abierta trayendome el fresco de este junio invernal. de fondo, los redondos. un pote de dulce de leche de un kilo y una cuchara que va de mi boca al tarro y del tarro a mi boca, solo interrumpido ocasionalmente con un chupeteo cómplice de isidora.

la infelicidad perfecta es grata y estimulante. sobre todo cuando viene acompañada de dulce de leche.

lunes, 6 de junio de 2011

en mi cabeza tenía sentido y todo

i.- ¿pero te gusta?
belén .- si.
i..- y le dijiste que no?
belén.- ajá
i.- ¿por qué?
belén.- fue casi instintivo. en el momento me pareció una buena idea.

ay, que mala

llamarte por tu apellido y reirme corporativamente de tus giladas es lo único que ayuda un poco a descomprimir la verguenza ajena que me das.

que triste ser dos con el primero que pasa

solo para escaparme.

de mi.

la nada misma

p.- ¿que hacés pelotuda?
belén - lloro, ¿no ves?
p.- ¿pero por qué?
belén .- no se. me dieron ganas.
p.- ¿de llorar?
belén .- de salirme un poquito hacia afuera.

y descansar.

hoy me desayuné que.

mis técnicas de encare son nulas.

tras estar diez minutos hablando con el chico que me gusta, me volví hacia s.- frustrada.
belén - ya fue. claramente no le gusto.
s.- eh? pero chabona, que onda? encaralo de una puta vez.
belén .- y eso ESTUVE HACIENDO, no viste?
s.- no, no vi. que se supone que hiciste?
belén - hice chistes, medias sonrisas y lo mire con los ojos grandotes.
s. me miró asombrado: para vos eso es un encare? lo tuyo es serio, eh.
belén - es que soy discreta nene.
s.- si, me doy cuenta. tan discreta que ni el pibe ni nadie se va a dar cuenta nunca de que te lo querés levantar.
belén - esa es la idea. ni da que se entere de que me gusta, que verguenza.
s.- brillante lo tuyo.
belén - i know.

viernes, 3 de junio de 2011

el tema

sabes cual es el tema de todo esto? el puto miedo al rechazo, ¿entendés? ese miedo casi irracional a que el otro no te quiera, te diga que no, te ninguné, pase de vos, te sea indiferente. no manejo bien el rechazo... es una cosa... lo siento como un cachetazo en medio de la jeta, como cuando mi vieja me decia que no le haga burla y yo le hacía ¿viste? porque belén nunca supo parar en el momento indicado, belén nunca se llevó demasiado bien con los limites, y la vieja me dejaba la jeta llena de dedos por insolente. tan chiquita e insolente, que me parió, decia la vieja. y tenia la mano pesada ¿eh? mierda que te dolía. pero ni una lágrima me sacaba, nada. la jeta dura, los dientes apretados, la miraba con odio a la vieja, con los ojos achinados, así, viste?, con ganas de matarla, con ganas de decirle que yo me iba a vivir lejos lejisimos y ella se iba a tener que quedar ahi sola y que me iba a extrañar para siempre jámas. ¿como son las cosas eh? que ahora la que la extraño soy yo, ¿visté?
el rechazo me genera lo mismo, ¿entendes? no lloro, no. con la jeta dura mastico la rabia del pelotudo que se digna a no quererme y espero el momento de la venganza, de que me extrañe para siempre jamás, y que encima yo esté esplendida y flaca y bella y divina y se quiera matar, que diga la puta madre, pero que gil que fui, y vuelva arrastrandose con lágrimas en los ojos (bueno, capaz que tanto no) y yo ahí, con la jeta dura, los dientes apretados, se la devuelva. le devuelva el rechazo y así anule la verguenza que me generó el primero.
vos dirás ¿para tanto? pero fijate que si, que no manejo bien el rechazo... porque el rechazo no es cualquier cosa, ¿visté? es todo un tema.

jueves, 2 de junio de 2011

de la existencia y sus derivados.

hoy venia sintiendo lástima de mi misma en el subte. tenía frío, muchos parciales amontonados, estaba sola (y no solo eso, sino que el vagón estaba lleno de parejitas felices, malditos ellos) y me había peleado con un amigo.

mi instinto virginiano estaba a pleno, la vida me maltrataba constantemente. no era justo, no.

entre el ruido del subte y un tema de los redondos que intentaba captar la atención de mi oido, escuché la risa contagiosa de un nene. levanté la vista y encontré a un liliputiense de unos 6 años jugando esos juegos de mano (bananero, ba-na, olé olé) con una mujer. al lado un hombre reía al compás del niñito intentando aprenderse la canción. cada vez que el liliputiense ganaba, hacía un bailecito casi coregrafiado y exclamaba: ahora me salió mejor ¿no?.
ambos le sonreían con las sonrisas mas grandes del mundo mundial, afirmando la victoria. el liliputiense daba un giro y empezaba el jueguito con la mujer de vuelta. la desenvoltura y simpatía del pequeño hizo que me percatara varios minutos tarde de que ambos eran ciegos.
de la mano de esta revelación llegó la certeza de que a veces puedo ser demasiado pelotuda.

de como disfrazar la realidad o de que buenas que son las amigas

abrazada a la botella de un vino de dudosa calidad j.- meditó acerca de mi angustiosa revelación. tras unos veinte segundos de silencio, soltó:
j.- (pausadamente) - no no no. no creo que el problema sea que sos superficial. superficial no es la palabra. podríamos decir que sos... digamos... pretenciosa.
belén - pretenciosa?
j.- se, algo asi como que no te andás con chiquitas.
belén- cuidado, estas tirando vino al piso.
j.-  pretenciosa es la palabra, si señor.
y cerró todo debate acompañando la declaración con un golpe seco de la botella sobre la mesa.

miércoles, 1 de junio de 2011

acerca de.- (II) o de porque el título

es una frase que suelo utilizar seguido cuando intento explicar que es lo que busco.

ejemplifico (por si usté, querido lector, es hombre - que hay que explicarle todo):
belén dice: no, novio no.
n.- exasperado: entonces no te entiendo.
belén - ¿que es lo que no entendés? está clarísimo. ¿querés que te lo grafique?
n.- cansadamente: - si no querés un chongo, pero tampoco querés un novio, no se entiende que querés. todas histéricas las minas, como de costumbre.
belén - a ver, nene. escuchá. yo quiero un tipo que me haga mimitos, que sea divertido, que me vea en mis joggins de dormir sin asustarse, que esté siempre dispuesto pero que no me gomosee ni desaparezca al otro día. eso no es un novio. yo quiero un part time, un 50%, alguien con quien hablar dos o tres veces por semana pero que no tenga que escuchar diariamente ni bancarme el mal aliento. tá?
n.-- ajá.
belén: y que sea lindo.
n.- okey. algo mas?
belén: no. creo que con eso de base estamos.

acerca de.-

mi nombre es  belén .
tengo 23 años (es muy frustrante estar rondando los 25, ya que implica estar peligrosamente cerca de los 30 y por lo tanto, más próxima a la muerte)

y soy de virgo.
este dato determina mi existencia.
haber nacido en septiembre es una suerte de desgracia o de desgracia con suerte, como más guste. implica una personalidad que combina a la vez las siguientes características: práctico, obsesivo, ansioso, impaciente, racional, autocrítico y metódico.
el virginiano es por definición el signo mas aburrido del  zoodíaco. nuestros caminos por la existencia no incorporan ni la pasión, ni los impulsos. ni siquiera las mas tímidas pulsiones.
seguramente aquel gil/gila que tarda tres veces mas de lo esperado en darte un beso es un virginiano que no termina de decidirse acerca de si es lo correcto o no. y que encima seguramente se decide por la negativa.
a los virginianos no nos gustan las sorpresas y nuestro deporte favorito suele ser el ajedrez.
somos esa clase de gente que se angustia de solo pensar en todo lo que debemos hacer en el futuro cercano,  frustrandonos de antemano. aquellos que tenemos fácil el no como forma de evitar situaciones que nos saquen de nuestra recta y previsible cotidaneidad, ya que el cambio nos estresa.
además, estamos enterados de que todo lo que intentemos nos va a salir mal (o no tan perfectamente bien como deseamos) y nos rendimos ante la inevitabilidad del suceso, hundiendonos en los abismos de la desesperación ante el primer contratiempo, por mas pequeño que sea.

virginiano es aquel que nació para sufrir. algo que, como todo a lo que se dedica, hace increiblemente bien.

bienvenidos pues a este, mi blog.