la unica diferencia entre la realidad y la ficción es que la ficción debe ser verosímil .- mark twain


mis padres fueron radicales, yo soy peronista, lo de progre vino por default. no entiendo la gracia de guardar secretos, nunca pude hacerlo; siempre lloro en todas las sesiones con mi analista así no siento que desperdicio 300 pé.

dos referencias básicas a la
hora de leer el blog: isidora es mi gata e inés mi psicóloga. con ellas conformamos el triángulo isóceles que perpetúa mi desequilibrio interior. y mis amigos, claro, protagonistas estelares de los numerosos diálogos que rellenan este blog. y mi mamá y mi papá que son los culpables de todos mis problemas emocionales (gracias freud).
que les sea leve, pues.


la vida no es como uno quiere. es como es (mirta legrand)

Buscar este blog

dijo de belén el caricaturista historiador bobrow: "el idiolecto de la autora de este blog asume todos los tópicos culturales más políticamente incorrectos de occidente sin por ello asumir su carga ideológica".

martes, 5 de febrero de 2013

LA noche de poseidón 2 o que si, siempre

esta historia es la continuación de ésta

bajó la escalera esa del barco haciendo mucha fuerza, para que yo pudiese subir. verlo trabajar concentrado me hipnotizaba. además estaba en cuero, siempre. no podía dejar de mirarlo, tenía la fantasía de que si cerraba los ojos iba a desaparecer. bajó casi hasta el final y estiró su mano para ayudarme a subir.
subí. el barco se bamboleaba levemente y la noche era perfecta. otra vez. dos noches perfectas nos tocaron.
me dio un beso de esos que da él, tan lindos... y me mojé más.
me baño y vengo, me dijo.
y yo le dije que si. que si a todo. que si siempre. que si, solo que si.
me quedé contra el marco de la puerta mirando el mar. no se cuanto tiempo pasó. de pronto, empezó a sonar este tema

y me sobresalté. inmediatamente vino por atrás y me abrazó. enorme, él. de a poco, bajó sus manos a mi cola. me dio vuelta y me alzó.
es necesario que pongan ese tema de fondo mientras siguen leyendo, porque sonó toda la noche, una y otra vez, intermitente; ayuda para eso que les decía de la atmósfera. solo dos segundos de silencio y volvía a empezar, cortina de fondo de la última noche que lo vi, tema que quedó inevitablemente asociado a él.

cerré los ojos y rodié con mis piernas sus caderas. se apoyó en la barra y se sentó en una de esas banquetas altas. el rumor de mar y el balanceo leve del barco eran el marco perfecto para la voz de cerati. yo solo podía pensar en que no quería que su boca se separase de la mía. íbamos tomando ritmo y nuestras lenguas se acoplaban cada vez mejor, la velocidad aumentaba y mi cuerpo empezaba a moverse al son del balanceo del barco y el placer me inundaba, el calor, la necesidad de no soltarme más de ahí. me desabroché la campera de jean y el puso sus manos por adentro de mi calza. agarrándome de la cola me acompañaba en el movimiento, con mi boca apresaba su lengua y la presionaba; sentía que su pelvis ya lista se frotaba contra la mía y yo solo sentía que me expandía, una vez, y dos y cerraba fuerte los ojos para no despertar de esta catarata de placer que me llenaba.

con los ojos no te veo
se que se me viene el mareo

con un movimiento rápido me sacó la remera y quiso desprenderme el corpiño pero no lo dejé. me obsesionaba su boca, no quería soltarla, las pulsaciones aumentaban y nuestras respiraciones se agitaban más, cada vez más, más. me quejé, levemente. me quejé del placer que sentía, por primera vez en mi vida no podía pensar en nada, y de mi boca salían naturalmente pequeños gemidos. él me siguió, gravemente. nuestras bocas semi abiertas ya no se besaban, no se tocaban, solo sentíamos las respiraciones acompasadas.

las ganas que quedan se marchan
con vos

se incorporó, y con él, yo, enganchada, enganchadísima, entregada ya. sosteniéndome con un brazo y yo con mis piernas envolviendo sus caderas caminamos, balanceándonos al ritmo del mar. giró suavemente; se agachó y agarrándome la cabeza con la otra mano me apoyó en el piso alfombrado. cerré los ojos y los volví a abrir, mis piernas seguían enganchadas a su pelvis. me sonrió, le sonreí y supe que ya está, ya estaba, ya tenía mi historia.
volví a cerrar los ojos, pero ahora segura, segurísima, que ya no desaparecería.

ya no me da pena
dejarte un adios

6 comentarios:

  1. Irreconocible en tu éxito. Una parte del blog ha muerto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. te parece ano?

      que malo. igual depende de la optica que lo mires eh. es casado y se queda acá, vos fijate, tanto exito no es. pero bueno, que la puse la puse.

      igual tuve otros exitos similares, capaz que no leiste todo. o capaz no entendi que quisiste decir. seguime queriendo igual, aunque cada tanto coja lindo, dale.

      Eliminar
  2. ufffffffffffffffffff, terrible. Terrible erotismo destila ese relato. Y sí, la voz de Cerati, banda de sonido de mis soundtrack para cojer.
    Maravillosa historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y eso que no llego la mejor parte eh. quedate ahi que ya llega.

      Eliminar
  3. Lo de la "catarata de placer" me resuena al gran Johnny Allon... muy grosa!!!

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no sabia quien era johnny. ahora gracias a wikipedia se. no se si agradecerte.

      Eliminar

comentame toda