la unica diferencia entre la realidad y la ficción es que la ficción debe ser verosímil .- mark twain


mis padres fueron radicales, yo soy peronista, lo de progre vino por default. no entiendo la gracia de guardar secretos, nunca pude hacerlo; siempre lloro en todas las sesiones con mi analista así no siento que desperdicio 300 pé.

dos referencias básicas a la
hora de leer el blog: isidora es mi gata e inés mi psicóloga. con ellas conformamos el triángulo isóceles que perpetúa mi desequilibrio interior. y mis amigos, claro, protagonistas estelares de los numerosos diálogos que rellenan este blog. y mi mamá y mi papá que son los culpables de todos mis problemas emocionales (gracias freud).
que les sea leve, pues.


la vida no es como uno quiere. es como es (mirta legrand)

Buscar este blog

dijo de belén el caricaturista historiador bobrow: "el idiolecto de la autora de este blog asume todos los tópicos culturales más políticamente incorrectos de occidente sin por ello asumir su carga ideológica".

miércoles, 27 de febrero de 2013

breviarios de (des) amor

ayer a la noche volví a gimnasia.
estaba medio triste, medio enojada.
me sentía fea gorda gorda fea fea gorda.
pasé por un local que vendía comida. sentados en la entrada había un par de pibes tomando una cerveza. el calorcito que acentuaba mi mal humor les generaba un clima propicio para eso. tendrían unos veinti pocos. en cuanto notaron que me acercaba se me quedaron mirando. nerviosa, aceleré el paso y bajé la vista. al pasar al lado, uno silbó suavecito y soltó:
¿donde andabas petisa? desde diciembre no te veía. pensé que habías dejado el barrio y me habías abandonado.
cuando le sonreí el morochón me devolvió el gesto mostrando todos los dientes blancos, blanquisimos, haciendo contraste.

a la vuelta, ya sin cerveza, me lo encontré solo sentado en el zaguán.
te estaba esperando princesa, retrucó, vení, sentate conmigo que transpiradita me gustás más.
le volví a sonreír y seguí mi camino reconciliada con la existencia. no había hecho mas de diez pasos cuando escuché que me gritó:
bueno, pero ahora que nos sonreímos, tengo como mas chances, ¿no?

4 comentarios:

  1. te sentís gorda y fea (y enana), pero eso cambia cuando te encontrás con un "morochón"
    a) cuánto morbo te da el populacho
    b) un rubio no te hubiera hecho sentir mejor, un negro sí. fijate

    ResponderEliminar
  2. cada vez que me bardeas por ser enana me acuerdo de quien sos.

    el unico infradotado que pensó que podía herirme criticandome por mi altura. mira que hay que ser pelotudo, eh. sobre todo con esa caga de mogo infradotado y dientes de caballo ex gordito que tenes vos.

    lo demas, épico. tu pelotudez roza extremos inesperados.

    ResponderEliminar
  3. Que lindo que la gente se quiera.

    ResponderEliminar

comentame toda