la unica diferencia entre la realidad y la ficción es que la ficción debe ser verosímil .- mark twain


mis padres fueron radicales, yo soy peronista, lo de progre vino por default. no entiendo la gracia de guardar secretos, nunca pude hacerlo; siempre lloro en todas las sesiones con mi analista así no siento que desperdicio 300 pé.

dos referencias básicas a la
hora de leer el blog: isidora es mi gata e inés mi psicóloga. con ellas conformamos el triángulo isóceles que perpetúa mi desequilibrio interior. y mis amigos, claro, protagonistas estelares de los numerosos diálogos que rellenan este blog. y mi mamá y mi papá que son los culpables de todos mis problemas emocionales (gracias freud).
que les sea leve, pues.


la vida no es como uno quiere. es como es (mirta legrand)

Buscar este blog

dijo de belén el caricaturista historiador bobrow: "el idiolecto de la autora de este blog asume todos los tópicos culturales más políticamente incorrectos de occidente sin por ello asumir su carga ideológica".

sábado, 18 de agosto de 2012

pomelo y yo

hoy comí por primera vez pomelo. es que voy a la verdulería, viste, y no hay nada. todo cítrico. y la verdad, las mandarinas me tienen harta. hartísima. basta de mandarinas por favor, que monotemáticos que nos ponemos en invierno la puta.

asique miré entre los amarillitos y naranjitas, y vi los pomelos. decidí comprar uno, para probar.

tras consultar la forma de comerlo, lo partí en dos y le puse azúcar (en honor de la verdad, edulcorante, porque la figura es lo primero -¡?). cuestión que nada, ahi empezó todo. la pelea encarnizada, yo y un cuchillo como única arma, frente al pomelo.

ganó el pomelo.

en la contienda me manché una remera blanca, me entró pomelo en el ojo irritandomelo y enchastré todo (la mesa y el piso, en realidad).

el resultado final fue el pomelo 3 - belén 0.

que fruta más agresiva resultó el pomelo che. debería venir con una cinta de seguridad o algo asi.

3 comentarios:

  1. noooo es muy noble el pomelo... van instrucciones. primero corta los polos levemente, es decir, sin llegar a la carne, pero que se vea la partecita blanca. después cortas en dos el pomelo por el ecuador digamos. luego, dale con el cuchillo a toda la circunferencia de una de las mitades, llegando con la punta del tramontina hasta la incisión del paso 1. seguidamente haces dos cortes en cruz, dejando cuatro gajos libres de la cascara para ser degustados con azúcar o edulcorante a gusto. si sobreviviste, repetir pasos para la otra mitad...

    ResponderEliminar
  2. ponerle azúcar a la fruta es un delito de leso gusto.

    yo no suelo encontrar pomelos ricos (salvo los de la casa de una amiga, que tiene árboles en su fondo), así que prefiero las naranjas.
    unos y otros pueden comerse como te dicen acá arriba, pelándolos no sólo la cáscara y los blanco, sino también la película transparente (se llama hollejo?) y comiendo los gajos, o como hago yo -porque eso es mucho trabajo-: cortar en cuatro, llevarse cada cuarto a la boca y morder para que se llene de jugo. Tragar o escupir la pulpa es cuestión de cada naranja.

    ResponderEliminar

comentame toda