la unica diferencia entre la realidad y la ficción es que la ficción debe ser verosímil .- mark twain


mis padres fueron radicales, yo soy peronista, lo de progre vino por default. no entiendo la gracia de guardar secretos, nunca pude hacerlo; siempre lloro en todas las sesiones con mi analista así no siento que desperdicio 300 pé.

dos referencias básicas a la
hora de leer el blog: isidora es mi gata e inés mi psicóloga. con ellas conformamos el triángulo isóceles que perpetúa mi desequilibrio interior. y mis amigos, claro, protagonistas estelares de los numerosos diálogos que rellenan este blog. y mi mamá y mi papá que son los culpables de todos mis problemas emocionales (gracias freud).
que les sea leve, pues.


la vida no es como uno quiere. es como es (mirta legrand)

Buscar este blog

dijo de belén el caricaturista historiador bobrow: "el idiolecto de la autora de este blog asume todos los tópicos culturales más políticamente incorrectos de occidente sin por ello asumir su carga ideológica".

martes, 6 de mayo de 2014

soltar

               "endijpué de tantos años, si tengo que elegir otra vez, la elijo a la eulogia con los ojos cerrados... porque si los abro, elijo a otra"*
inodoro pereyra
                                   

hay un momento maravilloso, para mi.

cuando la vida se vuelve pesada. cuando las situaciones se vuelven tan enredadas y desgastantes que pasas mas tiempo sintiéndote mal que bien.
cuando los días solo son una sucesión de malos momentos.
cuando mantenés vínculos enfermos, pestilentes, o muertos.
cuando te abrazas a lo que no va.
cuando querés y no te quieren.
cuando te ganan obsesiones ridículas, cuando parte de tu vida gira en torno a sentirte despreciado, chiquito, casi que invisible.
cuando pataleas en el vacío, cuando te miran hablar pero no te oyen.
cuando insistís y al otro no le importa.
cuando no te ven si no estás enfrente.
                                   si no estás arriba.
                                           si no estás adentro.


muchas veces sentí vergüenza de que no me quisieran.
desde chiquita preferí no querer a que no me quieran.
cuando alguien no me quería parecía confirmarle a mi autoestima todo lo que pensaba de si misma. que era poco, que no era suficiente, que no valía nada, para nadie.

hace poco empecé a darme cuenta de que es al revés. de que no hay que sentir vergüenza si alguien no te quiere. hay que sentir vergüenza por no querer. por no saber querer. por no poder. por querer mal.


cuando me quedé sin la persona que mas me quería mi mundo se quebró. me enojé con ella, por quererme siempre, por quererme tanto, por quererme bien. pensaba que, después de haber experimentado eso, nada me sería suficiente, nunca. y en parte tenía razón.

un invierno de hace un par de años atrás, sentada en el piso de mi casa y llorando desconsolada con una amiga, ella me abrazó y me dijo, suavecito al oido, que a mi me dolía tanto ese amor perdido porque no estaba dándome cuenta de que ese amor, que conocí yo, mucha gente, como ella, no lo había conocido nunca. se alejó un poco, me miro tranquila y sonrió: te quisieron tanto, toda, siempre. ¿no te das cuenta?. con eso te basta para sobrevivir hasta que te mueras, haber sido querida como te quisieron a vos basta y sobra para nuestro paso en el mundo. que suerte tuviste, belén, de que te quisieran así, tan grande, tan toda, tan siempre.

a veces me olvido. me enrosco en historias ridículas con gente que no quiere quererme para regordearme en mi soledad, en ese amor perdido, para constatar que ya está, que ese amor no existe mas. que no me lo merezco nunca mas.

pero por suerte, cada tanto, me salva un destello de lucidez mental. de pronto la sensación de malestar, el proceso cognitivo de autoflagelación, decanta, y me doy cuenta.
así, instantáneamente, la cadena se rompe.

cuando sucede, entra la luz. es un momento maravilloso, para mi.

de pronto me doy cuenta de que cuando algo no va, que cuando alguien no me ve, cuando alguien no me quiere, hay que soltar.

ese momento es único. el pecho se distiende, la sonrisa aparece, la cabeza se relaja.

yo te quise todo lo que pude.
                           vos no pudiste quererme.

en boxeo, para no comerte todas las piñas, tenés dos estrategias: o abrazás, o te alejás. siempre hay un ganador y un perdedor.
         
te dejo adivinar cual de los dos sos vos.


pero te debo una, eso si.
por permitirme sentir
                         
                 
 me hizo recordar todo lo viva que estoy
gracias, entonces, por eso.

te deseo que cierres bien fuerte los ojos y que te vaya bien,
muy bien
y seas siempre muy feliz
  mi amor.



*gracias sil. por ya sabés qué.

10 comentarios:

  1. uy... estamos en la misma.. en aprender a soltar. Yo de un tiempo a esta parte me di cuenta que no me quieren como necesito que me quieran, y que quizás misma no sepa querer... dar lugar para que me quieran.. un matete... Lo único, es que hay q soltar, y no hundirse en las profundidades del desamor...

    ResponderEliminar
  2. Como me gusta leerte!...

    ResponderEliminar
  3. O sos como Rocky; te muelen a trompadas pero al final no importa, porque en el fondo capaz que te gusta.
    En todo caso, brutal la analogía.

    ResponderEliminar
  4. "Me siento campeónnnn coooomo Locche en Japón..."

    ResponderEliminar
  5. Exactamente todo eso. Gracias por tanto.

    ResponderEliminar
  6. Cómo te entiendo Belén, cada vez que escribís este tipo de cosas me re llegás flaca, beso grande♥

    ResponderEliminar
  7. Ayer te leí, no podía dormir pensando en él. Pero soñé con la palabra soltar, a la mañana siguiente me desperté más liviana entendiendo lo que tengo que hacer.
    Gracias por tu blog!
    Anónima (seguidora desde hace unos meses)

    ResponderEliminar
  8. El tema para esta entrada es Amazing, de Aerosmith. "It's amazing when the moment arrives that you know you'll be all right."

    G.-

    ResponderEliminar

comentame toda