mis padres fueron radicales, yo soy peronista, lo de progre vino por default. no entiendo lo de guardar secretos y siempre lloro en todas las sesiones con mi analista así siento que no desperdicio 700 pé. mi último gran descubrimiento es que soy una discapacitada vincular. lo específico nunca fue mi fuerte, amo odiarme y te juro que soy mejor con la cara en movimiento.

la unica diferencia entre la realidad y la ficción es que la ficción debe ser verosímil .- mark twain

Buscar este blog

dijo de belén el caricaturista historiador bobrow: "el idiolecto de la autora de este blog asume todos los tópicos culturales más políticamente incorrectos de occidente sin por ello asumir su carga ideológica".

sigamosnos:

sígueme en Instagram siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en facebook Rss feed

lunes, 13 de mayo de 2013

ÉL o elegime elegime elegime/1

llegué tarde, trastabillando y transpirada, a la primera clase.
abrí la puerta y la cerré demasiado fuerte.
35 pares de ojos voltearon para mirarme.
me sequé la transpiración de la frente (el flequillo y la humedad son una de esas combinaciones bien pésimas, viste, como la barba candado con la musculosa blanca o un peronista nacido en recoleta) y me quedé parada ahí, expectante, hasta que el profesor retomó el hilo de la conversación.
estaba ahí, en mi primer día de clase en la di tella, becada, transpirada y llegando 50 minutos tarde. todo parte de mi encanto.
busqué una silla cercana y me senté.
me saqué la campera de jean y me acomodé el flequillo como pude.

profesor.- ¿su nombre, señorita?
belén.- ehhh, mi nombre... belén.
profesor.- cuéntenos de usted.
belén.- ...
profesor.- que hace, que espera, que le interesa, a que vino.
belén.- ahhh. es que... si, soy de historia, y me interesa la historia.
profesor.- me imagino.
belén.- me recibí el año pasado... me interesa el peronismo...
profesor.- bien bien, acomódese tranquila.

hice un paneo rápido por la sala. de 35 personas, 20 debían de ser mayores de 45. de las 15 restantes, 9 eran minas y el resto tipos mehh.
maldije en voz baja. ni eso de estímulo. pfff.

de pronto se abre la puerta y aparece en escena ÉL (no, no es kirchner).
camisa con corbata semi anudada, zapatillas de lona y pantalón de vestir. el pelo desordenado le daba ese toque de clase que lo distinguía. no debía de tener mas de 30.

ÉL.- ¿esto es la maestría de historia?
profesor.- si. ¿tu nombre?
ÉL.- fabricio.
profesor.- ¿y qué haces fabricio?
ÉL.- soy profe de historia.
profesor.- esta bien, acomodate.

hace un paneo general a la clase. se queda 20 segundos parado en la puerta.
yo, con la mirada hacia el frente y haciéndome la que no me interesaba para nada, solo podia pensar elegime  elegime elegime porfa porfa porga aca aca aca mirame mirame mirame yo yo yo

ÉL se acerca. me muerdo el labio, ya casi. ya casi. que no se note belén, que no se note. respirá normal, pensá fuerte, deseá a full. las tarjetas con brillantina y rinconcito de luz tienen y tuvieron éxito porque alguna vez la tenían que pegar.

ÉL.- disculpá, ¿me puedo sentar acá?

3 comentarios:

comentame toda