la unica diferencia entre la realidad y la ficción es que la ficción debe ser verosímil .- mark twain


mis padres fueron radicales, yo soy peronista, lo de progre vino por default. no entiendo la gracia de guardar secretos, nunca pude hacerlo; siempre lloro en todas las sesiones con mi analista así no siento que desperdicio 300 pé.

dos referencias básicas a la
hora de leer el blog: isidora es mi gata e inés mi psicóloga. con ellas conformamos el triángulo isóceles que perpetúa mi desequilibrio interior. y mis amigos, claro, protagonistas estelares de los numerosos diálogos que rellenan este blog. y mi mamá y mi papá que son los culpables de todos mis problemas emocionales (gracias freud).
que les sea leve, pues.


la vida no es como uno quiere. es como es (mirta legrand)

Buscar este blog

dijo de belén el caricaturista historiador bobrow: "el idiolecto de la autora de este blog asume todos los tópicos culturales más políticamente incorrectos de occidente sin por ello asumir su carga ideológica".

lunes, 22 de abril de 2013

febo el efebo y yo/4 o esto solo puede ponerse mejor

esta es la primera parte
la segunda
la tercera

febo se desconectó, y yo me quedé leyendo un libro que tenía que terminar. cuando volví a levantar la vista, eran las 8 y 20. sobresaltada, me aterroricé. no me había bañado, nada, que pelotuda. mejor le avisaba que no iba nada, a ver si estaba en el face... y, no, obvio. si no estaba ya esperándome  debía estar viajando. me desvestí para meterme a bañar. en bolas, miré el reloj otra vez. 8 y 25. mierda, que me voy a meter a bañar, voy a llegar tardísimo y no tengo el celular para decirle que me acordé que mi papá no me dejaba salir con extraños rubios con culo hermoso y machistas. intenté tranquilizarme y, en bolas, me senté a pensar la solución. me levanté para mirarme al espejo, a ver si se me veía muy sucia. inmediatamente me sentí una pelotuda barbara, te bañaste ayer belén, que pensabas encontrarte, ¿pedazos de barro en la cara?. respiré hondo, me di ánimos. vos podés solucionar esto belén, no es tan terrible, vos podés. miré el reloj, 8.30. reaccioné. me lavé mis partes púdicas (¿se dice así?), abajo de los brazos, la cara y los dientes. si hay mugre que no se note. me cepillé el pelo y me hice dos trenzas, me puse una bombacha y un corpiño negros de algodón, un jean, la remera que tenía puesta y mis all star. busqué mi bufanda y la campera de jean y antes de salir me miré otra vez. no estaba tannn mal, podía haber sido peor. 8.35 salí de casa. pensé en tomar un taxi, pero decidí que no (judiiiiiia). esperé el 146 diez minutos. me subí, y siendo las 8.55 llegué a corrientes y callao. me bajé, muerta de frío; la campera de jean había sido mala elección. me miré a un espejo que había en una vidriera. dos trencitas y una nariz roja me observaban. llegué a corrientes y lo divisé  en la esquina de enfrente de espaldas. se me aflojaron las piernas. pensé un último segundo en volverme a casa. apreté los dientes, metí las manos en los bolsillos y crucé la calle.
me acerqué despacio y me frené en seco a 5 cm de él. levantó la vista y sonrió complacido.

no puedo creer que viniste. esto solo puede ponerse mejor.

2 comentarios:

  1. AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAh!
    Z

    ResponderEliminar
  2. nooo no podes dejar la historia ahi!!! queremos continuación!!!

    ResponderEliminar

comentame toda