mis padres fueron radicales, yo soy peronista, lo de progre vino por default. no entiendo lo de guardar secretos y siempre lloro en todas las sesiones con mi analista así siento que no desperdicio 700 pé.

la unica diferencia entre la realidad y la ficción es que la ficción debe ser verosímil .- mark twain

Buscar este blog

dijo de belén el caricaturista historiador bobrow: "el idiolecto de la autora de este blog asume todos los tópicos culturales más políticamente incorrectos de occidente sin por ello asumir su carga ideológica".

sigamosnos:

sígueme en Instagram siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en facebook Rss feed

miércoles, 1 de agosto de 2018

lautaro TE AMO 7 o espejito rebotín


se inclinó sobre mi. cerré los ojos. ¿me va a besar ahora, ya, ahora mismo? me muero muerta te amo lautaro.

pero no chicus, obvio que no.
apoyó sus labios en la parte baja de mi mejilla y me dio un beso chiquito, muy cerca de las comisuras. se quedó ahí unos segundos y pude sentir el olor a cigarrillo impregnado y mi mejilla mojada. estaba realmente empapado.

se metió al bar y yo lo seguí, en silencio.
se paró delante de la barra, decidido. yo solo lo miraba.

lautaro: ¿que querés tomar?
belén: mmm. 
lautaro: ¿decisión difícil? ¿te ayudo?
belén: no no... eh...¿un gin tonic?
lautaro: dale. elegí dónde sentarnos, yo te llevo.
belén: bueno dale. esperá que te doy la guita.
lautaro: no te hagas drama. te invito yo.
belén: no no, yo te doy bancá.
lautaro: no, belén. te la debo. por las cancelaciones.

su tono fue definitivo. le obedecí, como en todo a partir de ahí.


me senté en la barra y lo esperé.
se sentó al rato. se sacó la capucha.  
tenía el corte ese que está de moda, rapado a los costados. tenerlo un poco largo no le favorecía. ahí me di cuenta que no era perfecto y un poco me regocijó, debo confesarles.
ya no me sentía tan en desnivel.
me sonreí. bien belén.

vio mi sonrisa.
lautaro: es el pelo, ¿no?
belén: ¿eh?
lautaro: se que no está en mi mejor momento. el tuyo está bien. espero que sigas en 3.
belén: bueno, te diría que estoy en un 2,50 ya.
lautaro: ahhh, bien. veo que sos fácil.

¿queeeeee? me dijo fácil????


belén: bue
lautaro: no te enojes. ¿no era nuestro código?.
belén: ¿cuál, ser fácil? porque yo no te describiría así la verdad.
lautaro: qué decís. la re remé para vernos.
belén: me estás jodiendo.

lautaro se sonrió ampliamente. noté que tenía los dientes torcidos. le sonreí generosa, para que viera que los míos formaban una hilera perfecta. tomá, puto.

lautaro: no boluda, en serio que no podía el lunes. mirá, vinimos hoy con este diluvio porque sabía que ya no podía cancelarte y quería verte. me ibas a matar sino.
belén: ¿yo? vos me mataste.
lautaro: ¿yo? te hice un chiste y saltaste como leche hervida.
belén: NO LEÍ LO DEL DOMINÓ
lautaro: porque sos una demente.
belén: PORQUE YA ME HABIAS CANCELADO DOS VECES
lautaro: jajaja, que sacada.
belén: de que te reís tarado.
lautaro: nada, nada.
belén: lo disfrutaste.
lautaro: creí que nos hacíamos bullying. eso habíamos quedado.
belén: pero no como para hacer llorar al otro. hay límites. 
lautaro: ¿lloraste?
belén: NO
lautaro: ves, todavía tengo resto entonces.
belén: no, pero esperá. yo me la mandé, ok, consensuemos eso.

lautaro se tomó el último trago a su cerveza y se quedó callado. al rato, como si lo hubiese meditado, contestó.

lautaro: estamos de acuerdo.
belén: bien. pero vos hiciste una de más.
lautaro: ¿yo? 

levantó las manos y fingió sorpresa. que hermoso que sos te amo.

lautaro: consensuemos que estuve divino.
belén: QUÉ
lautaro: divino. soporté con entereza...
belén: ah bue. ya fué.
lautaro: tus enojos y abandonos de conversación.
belén: salímos si no estás IRASCIBLE me dijiste. te fuiste al carajo.

lautaro se acomodó en la banqueta con parsimonia. otra vez hizo una pausa ridícula e inconexa en medio de la conversación. tras un silencio parecido a la muerte, acotó.

lautaro: no dije eso.
belén: si.
lautaro: claro que no.
belén: está todo escrito.
lautaro: no, bancá. yo lo que dije es que salíamos si te bajaba la ira.
belén: totalmente de más. 
lautaro: no me parece, la verdad. creo que fueron las palabras justas.
belén: dale, yo ya estaba arrastrada en el suelo.
lautaro: jaja, ¿para tanto?
belén: buscaba los restos de mi dignidad.
lautaro: ¿y los encontraste?
belén: ajjjjj. te odio.

lautaro se paró de pronto y, sin decir nada más, me dejó ahí. volvió al rato con otra cerveza y otro gin tonic. se sentó, en silencio.
de pronto, retomó la conversación como si nada.

lautaro: na, no me odiás. se que me amás.
belén: ¿ah si?
lautaro: si. no te culpo, igual. les pasa a todos.

fue exactamente en ese momento cuando me di cuenta de que este chico era yo. lo ví, de pronto: estaba sentada, con mi alter ego masculino, manteniendo una cita. 
y lo peor de todo era que estaba siendo, claramente, derrotada. 
sentí que desde el estomago me subía un mal humor furibundo.

7 comentarios:

  1. leer este posteo es como ver a a la chilindrina levantándose al chavo del 8. Ambos en sus adolescencias torpes, sociabilizando inseguros y forzadamente con en el fin de la desvirgación.
    Ayy me dijiste fea -patada a la rodilla- ay me dijiste malo, porrazo en la cabeza.
    Ni amelié se animó a tanto.

    ResponderEliminar
  2. A mi me latió a capa

    ResponderEliminar
  3. Me pasó lo mismo que a vos en mi cita..el chico es como una versión mía en masculino pero más sensible y me di CTA también que cuánto más bueno es el pibe menos nos gustan así que hice un esfuerzo por cambiar esa mentalidad en mí(porque es lindo pero demasiado bueno , atento y sensible!) y hubo chape. Pronto habrá 2da salida pero me estoy haciendo la dura para ir más despacio porque el flaco está en modo ansioso. Veremos cómo sigue...

    ResponderEliminar
  4. un dia voy a usar el texto en tu blog para escribir un paper

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé. Si supiese lo estaría escribiendo ya en vez de estar gordeando el desayuno.

      Eliminar

comentame toda