la unica diferencia entre la realidad y la ficción es que la ficción debe ser verosímil .- mark twain


mis padres fueron radicales, yo soy peronista, lo de progre vino por default. no entiendo la gracia de guardar secretos, nunca pude hacerlo; siempre lloro en todas las sesiones con mi analista así no siento que desperdicio 300 pé.

dos referencias básicas a la
hora de leer el blog: isidora es mi gata e inés mi psicóloga. con ellas conformamos el triángulo isóceles que perpetúa mi desequilibrio interior. y mis amigos, claro, protagonistas estelares de los numerosos diálogos que rellenan este blog. y mi mamá y mi papá que son los culpables de todos mis problemas emocionales (gracias freud).
que les sea leve, pues.


la vida no es como uno quiere. es como es (mirta legrand)

Buscar este blog

dijo de belén el caricaturista historiador bobrow: "el idiolecto de la autora de este blog asume todos los tópicos culturales más políticamente incorrectos de occidente sin por ello asumir su carga ideológica".

miércoles, 20 de marzo de 2013

basta martín, basta

me la pasé retandolo todo el puto día.
- martín, basta.
- martín, dame ese celular.
- martín, dejá de tirarle cosas a cecilia.
- martín, estoy hablando acá adelante.
- martín, copiá, haceme el favor.
- martín, callate la boca.
- martín, me hartaste.
- martín, vení a sentarte acá adelante, a mi escritorio. no, si, ya. no te pregunté si querías, sentate acá.
- martín, dejá de hamacarte en la silla.
- martín, la silla martín.
- te dije que te ibas a caer martín. levantate.
- martín, me tenés harta.
- martín, dejá de tirar cosas al tacho de basura y prestá atención.
- martín, ¿qué acabo de decir?
- ya está martín, volvé a tu banco. no se que es peor, si tenerte atrás o adelante.
- martín, ¿podés dejar a tu compañero en paz?
- cortala. si, vos, martín. callate un segundo.
- martín, te odio.

agotada y de mal humor, agradecí al papa francisco que sonara el timbre del recreo. de pronto siento que me tocan el hombro. me doy vuelta. alto, morocho y con semblante preocupado, martín me mira.
contengo una mueca de desagrado, no quiero verlo ya ni en figuritas. le pregunto que quiere.

baja la vista, espera a que se aleje una compañera y tironeándose el buzo para abajo, lo suelta:
que sepa que yo, aunque me trate mal, la quiero igual.

5 comentarios:

  1. Decile que se mate a superpajas, que libere tensiones, el pibe está loco porque debe estar acumulando miles de hectolitros de chele.

    ResponderEliminar
  2. Siempre tratando mal a los que te quieren, que mala que sos, hinchapelotas.

    ResponderEliminar

comentame toda