mis padres fueron radicales, yo soy peronista, lo de progre vino por default. no entiendo lo de guardar secretos y siempre lloro en todas las sesiones con mi analista así siento que no desperdicio 700 pé.

la unica diferencia entre la realidad y la ficción es que la ficción debe ser verosímil .- mark twain

Buscar este blog

dijo de belén el caricaturista historiador bobrow: "el idiolecto de la autora de este blog asume todos los tópicos culturales más políticamente incorrectos de occidente sin por ello asumir su carga ideológica".

sigamosnos:

sígueme en Instagram siguenos en facebook siguenos en Twitter siguenos en facebook

miércoles, 16 de enero de 2013

necesito un poco de libertad aunque te empiezo a extrañar, de repente

solo estuvimos una vez y no estuvo bueno. creo que no teníamos nada en común... ni siquiera química. después de eso, charlamos un par de veces más, pero sin demasiado interés de ninguno de los dos lados. hizo un intento de vernos otra vez, que desestimé, y así como empezó se agotó.
sin embargo aún en la peor historia de desencuentros (que esta no lo fue, aclaro) siempre hay por lo menos un momento chiquito de conexión. al fin y al cabo somos dos seres humanos que vivimos en el planeta tierra, algo tenemos que compartir, ¿no?. bueno, nuestro momento fue mientras èl ponía musica berreta y nos reíamos mientras la cantábamos. de repente puso este tema y se puso serio. yo me reí. me dijo que no sea tonta, que este tema era un gran tema. yo le dije que sí, claro. me chistó y subió el volumen. escuchá atentamente el estribillo, me dijo. y me lo empezó a cantar haciendo énfasis en cada sílaba:
de repente no puedo respirar
necesito un poco de libertad
que te alejes por un tiempo de mi lado
que me dejes en paz
siempre fue mi manera de ser
no me trates de comprender
no hay nada que se pueda hacer
soy un poco paranoico lo siento
al ratito ya te empiezo a extrañar
me preocupa que te pueda perder
necesito que te acerques a mí
para sentir el calor de tu cuerpo

(...) 
son esos momentos, de repente.


cuando el estrbillo terminó, me miró como un nene esperando el veredicto. como cuando le mostrás algo que te gusta mucho a tu mamá y esperás que lo aprecie tanto como vos.
está bueno, me limité a contestar.
es de esos temas a los que uno no les presta atención nunca, viste. y de pronto tan, aparecen, me dijo.
si, puede ser, le contesté.
no te veo convencida, se rió, pero vas a ver. ahora cada vez que lo escuches te vas a acordar de mi. acto seguido me pegó un almohadonazo.


acabo de escuchar el tema en la radio y me acordé de él. que cosa, esto de la trascendencia de los intrascendentes. al final, el chico glamour y yo teníamos más en común de lo que pensábamos.
digo, esa necesidad de dejar una marquita; boluda, chiquita, intrascendente... hasta que te acordás.

2 comentarios:

  1. A un ex mio le encantaba esa canción, al muy goma.
    A mi me cae simpática. Aunque ahora me hacés dudar si me cae simpática por él, o por la canción propiamente dicha.

    Una duda pelotuda: ¿Siguen vendiendo con tanto entusiasmo en Puerto Madryn esos colgantes de la cola de la ballena que se recontra usaban en los noventas?
    Mi tio me trajo uno y, durante mucho tiempo, creí que las ballenas solo existían en Puerto Madryn, o algo así.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. y sí, el problema de los temas boludos es que, cuando toman significad, ya no pueden perderlo más.

    ResponderEliminar

comentame toda