la unica diferencia entre la realidad y la ficción es que la ficción debe ser verosímil .- mark twain


mis padres fueron radicales, yo soy peronista, lo de progre vino por default. no entiendo la gracia de guardar secretos, nunca pude hacerlo; siempre lloro en todas las sesiones con mi analista así no siento que desperdicio 300 pé.

dos referencias básicas a la
hora de leer el blog: isidora es mi gata e inés mi psicóloga. con ellas conformamos el triángulo isóceles que perpetúa mi desequilibrio interior. y mis amigos, claro, protagonistas estelares de los numerosos diálogos que rellenan este blog. y mi mamá y mi papá que son los culpables de todos mis problemas emocionales (gracias freud).
que les sea leve, pues.


la vida no es como uno quiere. es como es (mirta legrand)

Buscar este blog

dijo de belén el caricaturista historiador bobrow: "el idiolecto de la autora de este blog asume todos los tópicos culturales más políticamente incorrectos de occidente sin por ello asumir su carga ideológica".

martes, 29 de mayo de 2012

del autoboicot y otros placeres

es una secuencia que empieza mas o menos así.

estás de mal humor. por algo, cualquier cosa: el goma de turno te vuelve a saludar por chat del face, o isidora descubrió una nueva forma de acceder a los estantes mas altos donde guardas las cosas que querés salvar de su baba, o escuchaste el nuevo cd de ismael serrano y te dieron ganas de cortarte las venas, lo que sea.
es el inicio. el mal humor, cierto malestar que hace que el mundo en general y lo que te rodea en particular te fastidie mas de lo acostumbrado. molesta, buscás algo con lo que entretenerte, pero nada funciona. la gente que te habla por msn es aburrida, los locutores de la radio te molestan, no logras musicalizar correctamente la situación, el libro que estás leyendo resulta terriblemente soso.
y ahí empieza. te concentrás en un punto x, el que sea. en general, tiene que ser algo con lo que estás insatisfecha (tu desempeño académico, tu casi inexistente vida social, el pantalón que te aprieta más de lo normal y denota que te fuiste al joraca con la dieta, que estés sola un viernes por la noche encerrada en tu casa, que fulanita que es fea, sin gracia y estúpida tenga novio y vos no. el dato empírico que más te moleste en ese momento, da igual). es este el momento en que sentís cierto placer medio masoca, el cosquilleo pre estornudo que te hace saber que te traes entre manos algo que puede hacerte mierda... y sin embargo seguís.
ahí fue cuando fuiste. ya está, ya te tiene, ya te metiste el dedo en el ojo, ya te arrancaste la cascarita y empezó a sangrar, es TU momento: empezás a sentir lástima por vos. repleta de auto compasión, te ponés existencialista y dramática, y  llegás a la conclusión de que las cosas que querés no van a salir tan bien como las planificás... ni siquiera van a salir bien a secas. ¿pero qué estás diciendo?, es obvio que ni siquiera van a salir. sin querer queriendo, y con una voracidad sorprendente, tu cerebro enfermo y obsesivo se retuerce emocionado. el dolor de cabeza aumenta, al son de la desazón y el desprecio por vos misma. era claro que todo iba a salir para la mierda, al fin de cuentas eras vos, que más podías esperar. está en tus genes, en los astros, en el azar. jamás tuviste suerte, jamás la vas a tener, nadie te va a querer nunca, menos si seguís comiendo y te volvés una gordita amargada, como te decía papa. te das cuenta de que nunca vas a tener éxito, nunca te vas a recibir, nunca vas a llegar a nada porque ni siquiera resolviste algo tan básico como el edipo, ni hablemos de la cuestión de madurar: ni siquiera te ocupás de hacer la cama o peinarte cuando te levantás, te cuesta sonreir, te está saliendo una arruga en la frente que denota los años, el primer cuarto de vida, 25 años, y la puta madre, se te pasa la vida  belén , y estás acá, comiendo a cucharadas mermelada light como si por el solo hecho de tener tapa verde implicara que mágicamente adelgazas.

.-

todavia estoy tratando de averiguar si este temita del autoboicot es una cuestión intrínseca de mi género, o de mis genes, o de mi carta astral virginiana, o propio de cualquier persona que estudie una carrera como historia. como sea, me da cierto placer pecaminoso pensar que ambas estamos bien cagadas.
(mi vida y yo, claro está).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

comentame toda