la unica diferencia entre la realidad y la ficción es que la ficción debe ser verosímil .- mark twain


mis padres fueron radicales, yo soy peronista, lo de progre vino por default. no entiendo la gracia de guardar secretos, nunca pude hacerlo; siempre lloro en todas las sesiones con mi analista así no siento que desperdicio 300 pé.

dos referencias básicas a la
hora de leer el blog: isidora es mi gata e inés mi psicóloga. con ellas conformamos el triángulo isóceles que perpetúa mi desequilibrio interior. y mis amigos, claro, protagonistas estelares de los numerosos diálogos que rellenan este blog. y mi mamá y mi papá que son los culpables de todos mis problemas emocionales (gracias freud).
que les sea leve, pues.


la vida no es como uno quiere. es como es (mirta legrand)

Buscar este blog

dijo de belén el caricaturista historiador bobrow: "el idiolecto de la autora de este blog asume todos los tópicos culturales más políticamente incorrectos de occidente sin por ello asumir su carga ideológica".

viernes, 6 de septiembre de 2013

no se si cortarme las venas o dejarmelas largas o ando buscando un corazón

esta entrada se lee con este tema, mi recurrente, de fondo.
 
se amontonan los libros,
las hojas de pruebas horribles de alumnos que no estudiaron,
la cama deshecha,
los platos sucios que ya no dejan espacio en la pileta.
la heladera vacía, una manzana y un tarro de mermelada light.
ropa sobre las sillas,
zapatos sin pares,
listas de cosas que no hago, que se acumulan.
tildada me siento y giro sobre mi misma en la silla.
giro una vez más, y otra.
pienso que tengo que bañarme y me pesa.
pienso que tengo que hablar con inés de esto.
que es esto, que es.
no hago nada que no sea imperante hacer.
solo voy a trabajar. llego a casa y me sumergo en mi pijama.
y giro sobre la silla.
giro y giro.
pienso que no puedo empezar de nuevo a hacer las cosas bien.
¿quién empieza algo un jueves?, no tiene sentido.
pienso que a lo mejor si se termina el año.
si me mudo a un lugar donde no conozca a nadie.
a lo mejor si me pudiese quedar acá girando, tal vez.
tengo que contarle esto a inés, pienso.
pensamientos recurrentes, ¿me estaré poniendo mala?
uno nunca sabe cuando empieza a volverse loco.
los pensamientos recurrentes y repetitivos pueden ser una señal.
el desgano también.
tal vez esté depresiva.
antes no me preocupaba que las cosas tuvieran sentido.
porque vos sabés, bien, belén, que en la vida nada tiene sentido.
que el racionalismo es una forma de histeria pedorra buscando ordenar un sinnumero de idioteces para intentar explicarnos nuestra existencia. como si tuviesemos que explicar realmente algo.
que mania de mierda esta, del ser humano moderno, la de explicar, buscar explicar todo. dame un dios al que rezarle, dame una nube a la que bailarle, tal vez así todo vuelva a su lugar.
tengo que hablar con inés de esto. de que estoy mal, de que tengo pensamientos recurrentes, pienso.
el problema es que voy con inés los lunes, vuelvo a pensar. y los lunes son como en el corto plazo los primeros de año.
todos los lunes pienso que puedo empezar de nuevo, que puedo hacer las cosas bien. me miento que tiene sentido, que hago lo que quiero, lo que me gusta. justo los lunes veo a ines.
el problema son los martes, ahí me empiezo a complicar. me saca de quicio un adolescente pesado, leo estupideces redactadas por alguien que no estudió, tomo mate y quemo el agua, el clima pegajoso me pone de mal humor y solo es martes, quemo la comida, discuto con algun pelotudo, pierdo el colectivo llego a casa me saco los zapatos y digo que carajo que mierda que onda que se supone que es todo esto para qué.
los miercoles me levanto a las 5 am y no vuelvo a casa hasta doce horas mas tarde. tomo subtes, colectivos, miro a la gente, sus caras, la rutina, la mugre de esta ciudad. cuando por fin vuelvo cierro la puerta de casa y quiero quedarme acá encerrada, pongo llave y me saco las zapatillas acá estoy segura todo lo horrible queda afuera estoy bien acá en mis 30m2 de soledad. pienso que me estoy volviendo fóbica, que tengo que hablar con alguien, con inés, pero hasta el lunes falta mucho. ¿esto será locura? ¿me estoy volviendo loca? pensamiento recurrente. me siento en la silla y giro.
el jueves me arrastro fuera de mi cama, puteo. abro la puerta para ir a trabajar con dificultad. la horribisibilidad porteña me golpea en la jeta, me escucho dando clases sobre estupideces, idioteces que a nadie le importan, que nadie va a estudiar ni se va a acordar que a mi no me importan. algún directivo me dice que venga con tacos mas altos, que sino parezco una estudiante más. solo lo miro, cansada. pienso que taradez, esto. no tengo que parecer lo que parezco, como si 4 cm de tacos me hicieran otra persona, mas vieja, mas fea, mas mierda. vuelvo a casa y pongo la musica fuerte, me tiro en la cama vestida la cancion se repite una y otra vez, una y otra y otra más. dormito y suena la alarma reclamando que corra atrás de pelotudeces, abro un ojo perdida, sin saber donde estoy, ni que día ni que hora es y es agradable. la sensación de alivio se pasa cuando me doy cuenta de que es jueves, de que son las 18 hs de que tengo que tomar otro colectivo para ir a cursar otra vez y a escuchar a alguien diciendo cosas que a nadie le importan, que a mi no me importan. vuelvo tarde, pensando que me voy a dormir y que mañana todo va a ser mejor, que mágicamente todo vuelve a tener un sentido, una finalidad, y me duermo. dormir es lo que mejor me sale ultimamente.
el viernes me despierto a las 9. abro los ojos antes que me demande la alarma y escucho el tic tac del reloj de la habitación. los cierro de nuevo y fantaseo con faltar a la escuela, no ir, decir que estoy enferma, que estoy mal, que estoy muerta. no decir nada. que importa, a quién le importa. pero me levanto igual, me arrastro hasta el baño, me desnudo, me siento en la bañadera y me hago un ovillo, dejo que el agua de la lluvia caiga en mi nuca, en mi espalda. dormito bajo la calidez del agua, el vapor, el sonido de las gotas golpeteando contra la bañera, me quiero quedar acá, aca estoy bien, pienso, esto es agradable, esto está bien. suena el telefono y me despierta de mi adormecimiento, termino de lavarme, salgo, me cambio y salgo otra vez, una más. me choca alguien mientras cierro la puerta de entrada y me putea, la gente no mira, la gente no ve. la gente no me ve. subo al colectivo, entro al aula, me rio con mis alumnos, grito, intento enseñar cosas que no me interesan. uno me pregunta para qué le sirve saber de grecia, de roma, todo esto, lo miro y le digo que es mal momento para preguntas existenciales. me mira sin entender. me siento en el escritorio y los veo hacer, toca el timbre vuelvo a tomar el 132 pensando solamente en volver a casa en que tengo que estar en casa y me encierro otra vez y me convenzco de que esto es fobia, de que tengo que hablar con alguien, tal vez con ines, de que no soy normal, de que esto no es normal. me siento en el piso con la espalda contra la puerta para mas seguridad, una traba más para que todo lo de afuera no pueda entrar me hago un ovillo y me quedo ahí en el silencio una hora, hora y media con la mente en blanco, mas bien en negro, no puedo pensar en nada salvo en que esto no está bien, que me estoy volviendo loca, que yo no soy asi, no quiero ser asi, que no puedo vivir asi. cuando logro pararme el quilombo de la cocina me desalienta, tomo mates aunque esten frios y revulsivos y entro una y otra vez al mail no se para que. ya nadie escribe mails, no estoy esperando ningun mail, pero entro igual, tal vez esperando que alguien se haya decidido a escribirme la respuesta. la respuesta a el qué, al por qué, al para qué. tengo que salir a trabajar otra vez, es tarde, estoy cansada pero salgo igual, vuelvo a las doce de la noche, me tiro en la cama como estoy y pienso que tengo dos días de libertad, dos días totalmente míos para quedarme libremente encerrada sin hablar con nadie en mi departamento de 30m2 y que el lunes ya está, el lunes ya fue, el lunes empezaré otra vez, pero esta vez de verdad, y todo va a ser lindo y solícito, todo va a tener sentido, proque es lunes y los lunes la vida empieza de nuevo, es borron y cuenta nueva, es como año nuevo, como cuando te mudás, como cuando te separás, todo otra vez. una más. otra oportunidad para empezar de cero, dejar de ser quien sos, de pronto, e intentar.
tal vez esta vez reconozca al deseo.
porque el deseo pesa.
y pesa más cuando uno no sabe donde está.
deseo desear,
de pronto.

                  y despertarme.

10 comentarios:

  1. terminé mareado pero está muy bien. me imagino a alguien diciendo "son muchas palabras". y bue, a mozart le decían "muchas notas"... beso. artur.

    ResponderEliminar
  2. 30m2,..., es algo, yo estoy en 6m2. Hace tiempo te había leído escribir algo sobre tus parejas, que vos no las encarabas, sino que ellas se te acercaban y vos elegías la que más te gustaba, y ahora ésto de "deseo desear". A mí me pasa parecido. Tal vez Inés diría que tenemos una actitud pasiva frente a la vida. Quiero hacer algo, no sé qué, no sé cómo, pero quiero empezar. Pero no empiezo. Deseo desear. Y, por el contrario, me pasa que si tengo que hacer algo por necesidad lo hago estupendo. Por ejemplo hacía radio, y allí era otra persona, una con iniciativa, alegre, fuerte, desinhibido, etc. Pero si algo no me obliga con bastante fuerza no arranco. Deseo desear algo en el día a día. Entonces la solución que encontré es ésta: hacer un personaje. No quiero decir que tenga que ser falso o mentir o ser otra persona. En realidad no puedo mentir sobre lo que quiero, porque quiero querer, no sé que quiero. Entonces pienso: ahora quiero ésto, ahora soy así. Y pruebo a ver como sale. Tal vez no logreas nada, tal vez todo sale mal, pero al menos te divertís, imaginas, ideas, creas. Salís de los 6m2.

    ResponderEliminar
  3. desear desear es el deseo más absoluto que un ser humano pueda tener. es el registro de la importancia de la falta de algo para sentirse vivo. si lo pudiste registrar, no estás loca: estás más viva que nunca. salí a pasear, dejate mimar por el sol, dormí en el pasto, leé una novela, llamá a un amigo, comete una porción pizza, tomate una birra, andá al cine, recorré la ciudad. disfrutá de la vida que sucede mientras deseás desear.

    ResponderEliminar
  4. yo lo leería de nuevo escuchando esto...
    http://pablodacal.bandcamp.com/
    y todo empieza otra vez.

    ResponderEliminar
  5. ch no da...no te banco cuando estas así,sos yo en bajón...y te digo q algo tens q hacer,así como hice yo en su tiempo y las cosas tomaron otro rumbo,aveces es cuestión de voluntad,un toque de voluntad cambia las cosas,en serio,x experiencia propia...distraete con algo,ponele pilas al gym o nose,buscate algo q te distraiga y q no te deje darte maquina con algunas cosas...tengo tu misma edad y en algún tiempo estuve para atrás x diferentes cosas..pero se sale,se sale...ojala te acuerdes de nos.tus humildes seguidores cuando estés allá arriba en la cima... En serio,propondré algo gde.y dale pa adelatee,después ns contas...besosss!
    cinnn

    ResponderEliminar
  6. es una de las mejores cosas que escribiste

    ResponderEliminar
  7. pensaste en cambiar de trabajo alguna vez?
    no lo termine de leer todo porque medio que me perdí a lo último. estoy esperando el final del italiano.
    saludos!

    ResponderEliminar
  8. Mieeeeerrda que me identifiqué. Igual siempre siempre siempre tengo ese cachito de ánimo como para decirte que por lo menos tenés una silla con rueditas.
    A menos que me digas que lo que dije es una pelotudez y me deprimo más peor

    ResponderEliminar
  9. No entiendo cómo te animás a publicar entradas así de emo. Sos muy valiente lilu.

    ResponderEliminar

comentame toda