la unica diferencia entre la realidad y la ficción es que la ficción debe ser verosímil .- mark twain


mis padres fueron radicales, yo soy peronista, lo de progre vino por default. no entiendo la gracia de guardar secretos, nunca pude hacerlo; siempre lloro en todas las sesiones con mi analista así no siento que desperdicio 300 pé.

dos referencias básicas a la
hora de leer el blog: isidora es mi gata e inés mi psicóloga. con ellas conformamos el triángulo isóceles que perpetúa mi desequilibrio interior. y mis amigos, claro, protagonistas estelares de los numerosos diálogos que rellenan este blog. y mi mamá y mi papá que son los culpables de todos mis problemas emocionales (gracias freud).
que les sea leve, pues.


la vida no es como uno quiere. es como es (mirta legrand)

Buscar este blog

dijo de belén el caricaturista historiador bobrow: "el idiolecto de la autora de este blog asume todos los tópicos culturales más políticamente incorrectos de occidente sin por ello asumir su carga ideológica".

domingo, 23 de junio de 2013

controlate, plis, o facundo y yo/2

esta historia empieza acá
hace diez años empieza. diez años, ¿podés creerlo?. junio del 2003. invierno en puerto madryn.

a las dos semanas, retorné a la biblioteca.

subí a elegir mis próximas dos víctimas y lo vi sentado en un cuartucho repleto de libros rotos, arreglando uno. me gustó lo que vi. la imagen, quiero decir. se lo veía concentrado, entre libros rotosos, y el laburo en esa pequeña pecera que parecía el cuartito vidriado era muy silencioso. trataba al libro que estaba arreglando con una amabilidad extrema, y eso tambié me gustó. lo miré bien: con jean y una camisa verde oliva de esas de laburo, era alto y bien formado. anteojos, pelo negro negrisimo, raya al costado, barba de tres días. de pronto levantó la vista y me vio mirandolo. colorada coloradísima aparté la vista y seguí caminando. me interné en las profundidades de la biblioteca asegurandome que no había pasado nada, que yo justo pasaba y miré, nada más, eso había visto, no pasaba nada, no pasaba nada.
cuando me calmé, empecé a recorrer los estantes de la biblioteca. tenía (aún lo tengo, en realidad), un ritual que implica ladear un poco la cabeza e ir tocando la parte de arriba de los libros con la mano derecha, como acariciandolos. cuando encuentro un nombre, o autor, que me llama la atención, con un rápido movimiento de mi dedo indice lo aparto un poco de los demas y miro la tapa. asi, recorría toda la linea de ese estante en particular, y volvía al inicio. de cada estante, elegía un libro. lo apartaba y siguía con el otro estante. con los 7 libros de los 7 estantes que había en mis manos, elegía los dos libros que me iba a llevar, y a los restantes los volvía a su lugar.
en eso estaba, bajando un libro con mi índice (era uno de phillip roth, me acuerdo como si fuese hoy, "pastoral americana") cuando escuché que alguien me saludaba a mis espaldas. del susto el libro se cayó, y yo me agaché para levantarlo junto con él.
facundo.- ¿te gustan los escritores norteamericanos?
belén.- los judíos, más bien.
facundo.- ¿ah si?
belén.- si.
facundo.- ¿sos judía?
belén.- ¿lo decís por mi apellido, no? ¿o por mi nombre de pila?
facundo.- es que... me pareciste una potentada.
belén.- fue la nariz, decí la verdad.
facundo.- tu olor a jabon fresco.
belén.- te fuiste al carajo. mirá que hitler también mató negritos como vos.
facundo.- hitler, me suena.
belén.- un vegano que pintaba.
facundo..- gente como uno.
belén.- hay un cuento de roald dahl muy bueno, génesis y catástrofe...
facundo.- ah, no. si me hablas en serio lo nuestro se termina acá.
lo miré, midiendolo.
me mantuvo la mirada durante diez segundos. la bajé yo, y lo odié.
belén.- sos muy viejo para mi, juan alberto. solo me relaciono con judios ricos potentados y viriles.
facundo.-no sabés mi apellido. a lo mejor soy un judío encubierto.
belén.- un negrito mas bien, bastante descubierto.
facundo.- jajaja, estas loca.
belén.- soy menor e inimputable.
facundo.- si, se que sos menor. gracias por recalcarlo.
belén.- no quiero secretos entre nosotros.
facundo.- ¿cuanto tenés? decime que 17
belén.- 15
facundo.- bajón.
belén.- ¿vos?
facundo.- 25
belén.- uh. tas viejo.
facundo.- para algunas cosas... para otras no.
belén.- ¿para cuales si?
facundo.- para mantener esta conversación con vos, pendeja maleducada.
belén.- bueno, me voy.
facundo.- no, ¿ya?
belén.- entre roth y vos, me quedo con roth. al menos es judio.
facundo.- te falta uno. si querés te ayudo a elegir.
belén.- mmmm
facundo.- ¿que pasa?
belén.- me llama la atención
facundo.- ¿que cosa?
lo miré de nuevo. "que me des tanta bola, tarado", quise decirle. no me animé. bajé la mirada otra vez, la puta madre, ¿que tenía la mirada de este tipo que me avergonzaba tanto?. no podía darle tanta ventaja. tomé aire y con voz segura, le contesté.
belén.- me voy a ir, antes de enamorarme locamente de ti, juan carlos. no podría soportarlo.
facundo.- creo que ya es inevitable.
belén.- chau, mi amor.
facundo.- ¿me das tu mail?
belén.- ¿para?
facundo.- para escribirte.
belén.- ¿poemas de amor?
facundo.- jajaja. pensaba en contarte el sueño que tuve la semana pasada en el cual estuviste involucrada en realidad.
belén.- nene, por favor. soy virgen, controlate.
facundo.- encima. que hija de puta.

2 comentarios:

  1. jajajajaja me muero, que linda forma de empezar una historia. Eso es bueno, al menos ;)

    ResponderEliminar

comentame toda