la unica diferencia entre la realidad y la ficción es que la ficción debe ser verosímil .- mark twain


mis padres fueron radicales, yo soy peronista, lo de progre vino por default. no entiendo la gracia de guardar secretos, nunca pude hacerlo; siempre lloro en todas las sesiones con mi analista así no siento que desperdicio 300 pé.

dos referencias básicas a la
hora de leer el blog: isidora es mi gata e inés mi psicóloga. con ellas conformamos el triángulo isóceles que perpetúa mi desequilibrio interior. y mis amigos, claro, protagonistas estelares de los numerosos diálogos que rellenan este blog. y mi mamá y mi papá que son los culpables de todos mis problemas emocionales (gracias freud).
que les sea leve, pues.


la vida no es como uno quiere. es como es (mirta legrand)

Buscar este blog

dijo de belén el caricaturista historiador bobrow: "el idiolecto de la autora de este blog asume todos los tópicos culturales más políticamente incorrectos de occidente sin por ello asumir su carga ideológica".

martes, 11 de marzo de 2014

pedro el que espera, 7 y mis fantasías y yo

primera parte
segunda
tercera
cuarta
quinta
sexta


¿vamos a bailar con sole y matías? y festejamos.

el mensajito había aparecido, inoportuno, y allí estaba, fijo, en mi celular.

me revolví nerviosa y seguí corrigiendo la pila de exámenes de segundo año que nunca parecía terminar.
sin embargo no pude volver a concentrarme. mi nokia ME MIRABA, les juro.
me mordí el labio y calenté el agua del mate.
si hay desesperación que no se note, pensé.
corregí una V donde iba una B, y miré el celular de nuevo.
basta, belén, no te importa. ya está, ya fue pedro, hace una semana que no pensás en él ni te metés en el perfil del face. no la cagues ahora.
miré el celular de nuevo. lo agarré. lo puse encima de mis piernas cruzadas, en la silla. miré el reloj, los minutos pasaban lentos. ¿cuanto podía tardar en contestarle para que se sintiera igual de ansioso de lo que estaba yo? ¿estaría ansioso? sería genial no contestarle. si pudieras aguantar, belén...
suspiré.
volví a la letra indescifrable de lautaro, pero no podía concentrarme. juegueteaba con el celular sobre mis rodillas. ya había pasado media hora, era un tiempo prudencial.
no, belén. controlate. bañate, anda al super, hacé la cama, algo. mientras me desnudaba intentaba recordar todas las cosas que odiaba de él. su risa nerviosa, su altura, su indecisión, su pelotudez.
me solté el pelo, me saqué las medias, el corpiño y la bombacha. abrí la canilla de agua fría y me sumergí en ella con los labios apretados. por un segundo el impacto del agua helada me hizo olvidarme de pedro. cuando no aguanté más y abrí la caliente, el pensamiento recurrente volvió.
me quedé todo lo posible bajo el agua. mis dedos estaba arrugados cuando salí. desnuda, fui al celular, esperando que me haya escrito otra vez preguntándome si estaba todo bien, si me había llegado el mensaje, si estaba viva, diciendome que me amaba y que no podía vivir sin mi, que nos casemos mañana, no se, ALGO. algo que me diese la pauta de que el boludeado de la relación era él, y no yo. no soportaba ser la protagonista de ese papel.
el nokia me informó que no había nuevos mensajes. volví a releer el último que me había llegado.
¿vamos a bailar con sole y matías? y festejamos.
había sido enviado 18.52 y eran 20.15. mi dignidad estaba, al menos, maquillada. tomé aire, y le contesté:
¿festejar qué?
su respuesta al instante me satisfizo. me lo imaginé esperando la respuesta con el celular en la mano, con el corazón latiendole, con su alma... bueno, tal vez tanto no.
que te voy a volver a ver después de casi un mes.
sonreí al celular. con que tenía CONCIENCIA real del tiempo que había pasado. mi cerebro obsesivo se relajó. estaba pensando que contestar cuando sonó otra vez:
te paso a buscar el viernes a las 23 hs. y ponete ese enterito. necesito verte.

me tiré desnuda sobre la cama, feliz. ya estaba, ya no podia retractarse. no tendría sentido. era mañana, o no era nunca. estaba ahí, a un paso. concentrate, belén, concentrate.

después de 20 minutos de fantasear despierta le contesté muy sobriamente: ok.
dejé el celular en la mesita de luz, cerré los ojos, y, mientras me acariciaba como seguramente él lo haría mañana, apagué la luz y después de tantos meses de tensión, nos imaginé a los dos.

y estuvimos bastante bien, eh.

4 comentarios:

  1. esta historia me tiene al borde del abismo de la ansiedad. me voy a morir.

    ResponderEliminar
  2. Cuando me pregunten por mi vida amorosa voy a responder 'Pedro el que espera...'

    ResponderEliminar
  3. ¿cuántas veces entré para ver si había un nuevo post? (me gusta sorprenderme, por eso no me suscribo)... ya perdí la cuenta... entiendo que no nos debés nada pero al mismo tiempo "el pueblo quiere saber"... si está lloviendo... en tu corazón (puaj qué cursi) pero eso puede ser señal de algo va a crecer (metáfora cósmica a-la-VHMorales). adieu

    ResponderEliminar
  4. A pesar de no comentar disfruto mucho leer cada uno de tus posteos
    Saludos y no nos dejes tanto tiempo esperando !!!

    ResponderEliminar

comentame toda